Presas de Santa Martha Acatitla exponen a Zaldívar abuso de prisión preventiva y falta de perspectiva de género
El ministro Arturo Zaldívar sostuvo un encuentro con presas de Santa Martha Acatitla

En su visita al penal femenil de Santa Martha Acatitla, el ministro presidente, Arturo Zaldívar, escuchó las historias de las mujeres presas por diferentes razones y delitos. Sus historias revelaron las fallas de fiscalías y jueces, así como del sistema de justicia penal, pero hubo dos temas principales que resaltaron las 220 internas: el abuso de la prisión preventiva y la falta de perspectiva de género.

Arturo Zaldívar dijo a su salida de la reunión que todas las historias que escuchó fueron conmovedoras y tristes, pero hizo énfasis en el caso de una mujer que fue recluida a ala edad de 19 años y ha pasado alrededor de 20 años en la prisión porque su caso no fue juzgado con perspectiva de género y recibió una condena por actos de su pareja.

“Ella llorando decía: ‘Lo único que pido es una segunda oportunidad porque mi proceso no se llevó bien, estuve en un lugar donde no debía estar’. La queja recurrente de muchas de ellas era que estaban en el lugar equivocado con la persona equivocada y a ella la sentenciaron simplemente por ser pareja de alguien o por haberse enamorado de alguien”, contó Zaldívar.

A pesar de que existe un Protocolo para Juzgar con Perspectiva de Género, creado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, muchos de los casos de mujeres presas no fueron llevadas bajo esta metodología, sin embargo, para Arturo Zaldívar, el protocolo es suficiente para garantizar la justicia, pero no es aplicado correctamente por las autoridades judiciales, particularmente por los tribunales de los estados.

“El protocolo es suficiente, lo que pasa es que no se aplica. (…) No es un problema de normatividad (…) es un problema humano que lamentablemente las juezas y jueces mexicanos, en un gran número, no se acostumbran a juzgar con perspectiva de género o a veces no entienden ni siquiera de qué se trata”, respondió el ministro a la pregunta de La-Lista.

Además, refirió que hay casos en los que las reclusas tienen 12 o 15 presas sin sentencia, sin abogado ni audiencias. 

“A algunas no les queda claro ni por qué o de qué las están acusando”, dijo Zaldívar y aclaró que sin importar si son o no culpables, ese trato es violatorio de derechos humanos por parte de autoridades, así como lejano a las personas que necesitan obtener justicia.

El ministro explicó que el sistema penal acusatorio, que entró en vigor en 2016, es una oportunidad para revertir las fallas constantes de fiscalías locales y tribunales estatales, pero sólo si se revierte el abuso de la prisión preventiva oficiosa, pues uno de los objetivos de este nuevo sistema era la aplicación de sanciones o medidas alternas a la prisión.

“Para vincular a proceso a alguien con el nuevo sistema es muy fácil, son datos de prueba y eso va de la mano de que la persona pueda estar en libertad. Si generamos nosotros un régimen muy estricto de prisión preventiva oficiosa con un nuevo sistema que requiere simplemente datos de prueba me parece que es una contradicción pavorosa que genera muchas injusticias”, explicó Zaldívar.

Arturo Zaldívar llegó a las 10:30 horas a Santa Martha Acatitla y fue recibido por un coro de cuatro mujeres, conoció las artesanías y trabajos que realizan las internas y en la reunión con 220 mujeres presas de Santa Martha Acatitla, se encontró con Rosario Robles, exsecretaria de Sedesol y Sedatu durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, presa desde 2019 por omisión en el ejercicio del servicio público, relacionados con desvíos de recursos en las dependencias que encabezó.

La hija de Robles, Mariana Moguel, fue quien entregó la invitación al ministro Zaldívar en la Oficialía de Parte de la SCJN, en marzo de este año y fue esa carta, firmada por 663 mujeres en prisión, la que abrió la posibilidad de que por primera vez, un ministro presidente visitara un centro de reclusión.

Sin embargo, Robles no le expuso su caso, el cual está en manos de magistrados federales, pues prefirió que se escuchara a sus compañeras con las que ha convivido durante estos tres últimos años y le entregó al ministro un documento hecho por todas las internas en donde explican las problemáticas constantes de las mujeres que tienen un proceso penal en su contra y horas después le agradeció la visita a Arturo Zaldívar por medio de Twitter.

“Ella expresamente dijo que esto no se trataba de Rosario Robles y expresó los temas genéricos: prisión preventiva oficios, prisión preventiva justificada, no juzgar con perspectiva de género, las mujeres que son sentenciadas simplemente por su pareja o por estar con el hombre equivocado, los procesos largos, el tema de los niños”, aclaró Arturo Zaldívar.

A pesar de esto, Arturo Zaldívar no descartó que el Poder Judicial de la Federación revise el caso de Rosario Robles en algún momento del proceso y que en casos similares al de la exsecretaria, la Defensoría Pública de la Federación (DPF) podrá intervenir para garantizar una defensa adecuada.

“La gran reflexión sobre la prisión preventiva oficiosa es general y la prisión preventiva justificada es general, lo que no puedo, porque no tengo atribuciones, es determinar si en el caso concreto los elementos que tomaron los jueces y los magistrados para determinar una prisión preventiva justificada son correctos o no”, dijo Arturo Zaldívar.

El ministro estuvo acompañado de su esposa, Mariana Bojorquez; la directora del penal, María del Carmen Serafín; así como Alejandra Spitalier, secretaria general de la presidente de la Corte y Fabiana Estrada, coordinadora de asesores de la presidencia de la SCJN.

De la visita de Mariana Bojorquez, también se desprendió la posibilidad de que acuda a Santa Martha, como psicóloga infantil, a dar terapias a los hijos de las reclusas, además, se planteó que la producción de artesanías de las internas sean vendidos en stands de la Corte y a partir de eso, crear un fondo para apoyar a las mujeres.

Esta visita se da dos días después de que el Gobierno de la Ciudad de México y el Poder Judicial de la Federación firmaran un convenio de colaboración para que abogados de la DPF participen en los casos de fuero común de la capital.