Kamala Harris vino por la migración y dejó acuerdos en inversión, trabajo, aviación…
Foto: @VP / Twitter.

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, se fue de México cumpliendo con lo que dijo ser uno de sus convencimientos: “Si quieres solucionar un problema, tienes que ir adonde existe el problema”, afirmó desde México, el 8 de junio. “Esta es la razón de este viaje”.

Harris dejó el país después de una visita que duró menos de 24 horas. La vicepresidenta llegó la noche del 7 de junio procedente de Guatemala. Se había dicho que la agenda se centraría en abordar la crisis migratoria en la frontera sur de EU. Pero de todos los compromisos que se firmaron, el del fenómeno migratorio del Triángulo Norte en Centroamérica, integrado por Guatemala, Honduras y El Salvador, no fue el más concreto.

Pasaban de las 10 de la mañana cuando un Palacio Nacional engalanado de banderas recibía la visita de la funcionaria. “Mucho gusto”, saludó el anfitrión, el presidente Andrés Manuel López Obrador, sin cubrebocas. “Mucho gusto. ¡Qué bueno verle! Esto muy contenta de estar aquí”, le respondió Harris, tras un cubrebocas negro, mientras ambos líderes se llevaban la mano al corazón.

Migración

La jornada de trabajo comenzó con la firma de un memorándum de entendimiento entre los dos países para abordar el fenómeno de la migración forzada procedente del Triángulo Norte. El documento busca dar oportunidades a los ciudadanos de los tres países.

En el comunicado que la Casa Blanca compartió luego de la reunión, se explica que “los dos gobiernos trabajarán juntos para fomentar el desarrollo agrícola y programas de empoderamiento de los jóvenes”, una propuesta en línea con los programas estrella del presidente mexicano: Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro. 

El documento de seis páginas menciona acciones de cooperación, y de las más concretas que se prevén incluyen compartir prácticas en materia de género, impacto ambiental y metodologías para medir de los programas o proyectos que se implementen en esos países. No se especifican de dónde saldrán los fondos y los Estados acuerdan que se reunirán periódicamente para monitorear el desempeño de las acciones. 

Harris explicó que a pesar de que no se llegó a ningún acuerdo, habló con el presidente López Obrador sobre la posibilidad de aumentar las visas de trabajo temporales a los migrantes que entren en la frontera de México y Guatemala y sobre reevaluar las restricciones de viaje establecidas por el Covid-19.

Kamala Harris se despide del Canciller, Marcelo Ebrard. Foto: Twitter @SRE.

Reforma laboral

EU se comprometió a invertir 130 millones de dólares adicionales en los próximos tres años para implementar la reforma laboral y financiar programas que apoyen a los trabajadores, mejoren las condiciones laborales y aborden el trabajo infantil y forzado. Por el lado de EU, ofrecieron impulsar y hacer valer los derechos de las personas mexicanas trabajadoras en Estados Unidos.

“El presidente Joe Biden y yo estamos orgullosos de ser la Administración más pro sindicatos que hemos visto”, aseguró Harris en la conferencia de prensa que dio a medios estadounidenses. “Hemos visto buena disposición de los líderes en México”, añadió, desde el hotel Sofitel Mexico City, cerca del Ángel de la Independencia. 

Mientras la vicepresidenta se reunía con representantes de la sociedad civil del país, hacia las 15:00 horas, representantes y miembros de sindicatos protestaron contra “el sindicalismo charro de México”, como repetía uno de sus miembros desde el megáfono, delante de la puerta de entrada principal del hotel. 

“Sabemos que están reunidas las autoridades del mundo laboral del país, sindicatos y la misma secretaria del Trabajo junto con la vicepresidenta hablando de las bondades de la reforma laboral”, decía Rafael Soto, enfermero del IMSS e integrante de la Unión Nacional de Trabajadores de la Salud. “Nosotros decimos que es mentira. Por la vía de los hechos, son los mismos charros de siempre los que siguen gobernando y el gobierno les protege”. 

Soto se refirió a los puntos de la reforma laboral de 2019 que se reflejan las exigencias del T-MEC. En especial, el derecho a la libre afiliación sindical y a la democracia interna para elegir a los dirigentes de esas agrupaciones.

Integrantes de varios sindicatos protestando delante del hotel Sofitel Mexico City. Foto. Anna Portella / La-Lista.

Inversión en el sur

La región del sureste de México se suma al Triángulo Norte cuando se habla de los territorios que expulsan a las poblaciones migrantes indocumentadas. Por eso, EU se comprometió a potenciar el desarrollo económico y social en la región.

Parecido a lo que acordó con Guatemala, la Cooperación Internacional de Financiamiento para el Desarrollo de los Estados Unidos concederá préstamos para hipotecas de viviendas asequibles, entre el 40 y 50% de las cuales, se construirán en el sur del país. 

Además, EU se comprometió a atraer inversión estadounidense en con los proyectos de infraestructura que se están construyendo en esa área, como en el Istmo de Tehuantepec, y a llevar tecnologías ambientales. 

“El gobierno de los Estados Unidos tendrá como objetivo crear nuevas inversiones y ventas por un valor de 250 millones de dólares en el sur de México mediante el fortalecimiento de las cadenas de valor rurales como el cacao, el café y el ecoturismo”, dice el comunicado de la Casa Blanca. 

Harris recordó que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) preveía un crecimiento del PIB de EU para este año del 6.9%, “el mayor en 40 años”, dijo. “Creemos que esta prosperidad se compartirá y se debe compartir con nuestros vecinos, en particular, los más cercanos”.

Kamala Harris se reunió con mujeres emprendedoras. Foto: Twitter @VP.

Miscelánea

Los acuerdos entre EU y México también se comprometieron a intercambiar información y a tomar acciones para desarticular las organizaciones de trata y tráfico de personas.

Además, la Agencia de Comercio y Desarrollo de EU (USTDA, por su sigla en inglés) planea otorgar una subvención al regulador de aviación de México para asistencia técnica con el fin de mejorar la eficiencia. A finales de mayo, la Administración Federal de Aviación de EU degradó la calificación de la seguridad de la aviación mexicana de la categoría 1 a la 2.

A diferencia de Guatemala, nada se dijo en relación a la lucha contra la corrupción. “No fue un tema porque ya lo dan por hecho”, dijo el canciller Marcelo Ebrard, desde el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, donde fue a despedir a la vicepresidenta.

Los mandatarios tampoco hablaron sobre la posible desaparición del polémico Título 42, una cláusula de una ley de salud de EU que permite deportar de forma exprés a quienes entren sin documentos por razones de seguridad pública. La Casa Blanca lo aplica desde el inicio de la pandemia, en marzo de 2020. 

Harris se despidió del canciller pasadas las 20:00 horas. Ebrard aseguró que la relación entre ambos países es “cada vez mejor y más cercana”. La vicepresidenta, que el viaje de dos días fue un “éxito”. Pero Harris reconoce que lo que sembró hoy tardará en dar resultados. “Estoy comprometida a hacer lo que se necesite en el tiempo que tenemos”, concluyó.

Reunión de los gabinetes de ambos países. Foto: @VP / Twitter.