El INE observa segunda vuelta de la votación del contrato colectivo de GM en Guanajuato
Foto: EFE/Alex Cruz/Archivo

El Instituto Nacional Electoral (INE) participará como observador en la segunda vuelta de la votación para ratificar el contrato colectivo de trabajo de la planta de General Motors (GM), en Silao, Guanajuato.

El proceso, llevado a cabo este 17 y 18 de agosto, se trata de una segunda elección a cargo del Sindicato “Miguel Trujillo López”, cuyos resultados serán validados por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

Esto debido a que el primer proceso realizado el 20 y 21 de abril pasados fue suspendido por la STPS debido a irregularidades.

Así, el INE participará como observador nacional a petición de la STPS; mientras que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) será observadora internacional por sugerencia del Sindicato.

Lorenzo Córdova, consejero presidente del INE, informó a través de un video en redes que el proceso en el que participará es inédito a nivel mundial.

Asimismo, explicó que en la misión participan tanto el INE como la organización internacional del trabajo que ha sido acordada entre los gobiernos de EU y México para darle cumplimiento a las cláusulas de democracia sindical establecidas en la Ley Federal del Trabajo y en el tratado comercial suscrito por ambos países y Canadá, el T-MEC.

“Las y los funcionarios del INE que integran esta misión de observación rendirán un informe objetivo, imparcial y profesional sobre la jornada en la que habrán de participar más de 6 mil 400 trabajadores al llevarse a cabo, en principio, los días 17 y 18 de agosto”, dijo.

Recalcó que no se trata de un proceso organizado ni instrumentado por el INE, sino por el propio sindicato.

“Corresponde a las y los trabajadores sindicalizados desarrollar esta jornada de votación y al INE, únicamente, llevar a cabo el proceso técnico de observación para el que fue invitado”, aseguró.

Finalmente, Córdova expuso que el ejercicio será un referente importante, debido a que México tiene hasta 2023 para que todos los sindicatos de empresas con inversiones de los países socios del T-MEC realicen procesos democráticos para la determinación de sus liderazgos sindicales y la aceptación o rechazo de los contratos colectivos de trabajo vigentes.