Niñas y niños inician campaña contra granja porcina en Homún, Yucatán
Foto: organización Indignación.

Un grupo de niñas y niños mayas, denominado Guardianes de los Cenotes, iniciaron una campaña en contra de una granja porcina en el municipio de Homún, Yucatán, la cual afectaría los cenotes de la región y con ello dañaría el bienestar y economía del la comunidad.

Esto debido a que el próximo jueves 26 de agosto se llevará a cabo la audiencia en la que el Juez Segundo de Distrito, Rogelio Leal Mota, decidirá si mantiene o revoca la suspensión de las operaciones de la empresa Producción Alimentaria Porcícola (PAPO), que pertenece al Grupo Porcícola Mexicano (Kekén).

Inicialmente, la audiencia se iba a llevar a cabo el 5 de agosto, pero debido a que no llegaron los informes de las autoridades radicadas fuera de la capital yucateca, relacionados al alegato que promovió la empresa PAPO, se decidió llevarla a cabo durante esta semana.

Ese alegato corresponde a que el 6 de julio de este año la empresa PAPO presentó ante el juez Segundo de Distrito un documento emitido por la Secretaría de Desarrollo Sustentable en el cual la directora jurídica, Karen Aguirre Bates, afirma que “la planta de tratamiento de la granja en Homún fue analizada y que cuenta con los elementos suficientes para alcanzar el cumplimiento de los límites máximos permisibles de descargas contaminantes”.

Por ello, un video publicado en redes sociales este lunes 23 de agosto comparte la palabra de niñas y niños Guardianes de los Cenotes frente a la decisión que tomará el Juez Segundo de Distrito.

“Aquí quieren abrir una granja de cerdos muy grande que porque van a hacer más empleos, pero yo sé que ensuciarán el agua que yo tomo y dañarán la flora y la fauna de mi bello Homún“, dice una niñas de 9 años que reside en la región.

A lo que agrega: “Muchas personas que viven de los cenotes se van a quedar sin trabajo. Quiero pedirles que me ayuden a que esto no suceda, porque somos muchos en el pueblo quienes trabajamos en el cenote, pero todos tomamos de la misma agua”.

La granja porcina se ha mantenido cerrada desde octubre de 2018 debido a la suspensión otorgada por la Juez Miriam de Jesús Cámara Patrón a partir del amparo promovido por seis niñas y niños de Homún, pero el pueblo maya ubicado en la Reserva Geohidrológica Anillo de los Cenotes lleva luchando contra su establecimiento desde finales de 2016 “cuando esa empresa obtuvo permisos de manera irregular y sin consultar al pueblo”.

Apenas hace unas semanas, cientos de habitantes de Homún acudieron al Palacio de Gobierno de Yucatán para exigir al gobernador Mauricio Villa Dosal que no “meta las manos” en favor de la empresa PAPO.

“Hace poco nos enteramos de que el gobierno estatal de Yucatán quiere avalar las maniobras de la mega fábrica de cerdos para levantar la suspensión otorgada por la jueza Miriam Cámara Patrón”, dijo la organización Indignación, que asesora a la comunidad.

En un comunicado alegaron que “todo este problema ha sido generado por el gobierno del estado de Yucatán cuyas instituciones que supuestamente cuidan el medio ambiente dieron permiso a la granja de operar”.