‘Que también venga el Ejército’: vecinos esperan que Banco del Bienestar les dé seguridad
Funcionarios federales y de la Ciudad de México inauguran una sucursal del Banco del Bienestar. Foto: @Claudiashein

Alma Ríos dice que en cuestión de seguridad el momento más riesgoso dentro de la colonia Gertrudis Sánchez II Sección, en la alcaldía Gustavo A. Madero, es en la madrugada, cuando todos duermen y personas ajenas a la zona aprovechan para hurtar autos o en el peor de los casos se meten a robar en los hogares que están vacíos.

“Aquí no puedes dejar tu carro afuera porque vienen de otras colonias y se lo llevan. Tampoco te puedes ir un fin de semana porque se meten a robar. Antes no era así, la situación empeoró desde hace un año que empezó la pandemia”, indica Alma, quien también critica la falta de presencia de elementos de la policía. “Necesitamos que también venga el Ejército, la policía no porque está un rato y se va”.

Alma vive en la calle Norte 94, en frente de una sucursal del Banco del Bienestar que este miércoles fue inaugurada por el presidente Andrés Manuel López Obrador y por la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum. Al igual que ella, sus vecinos aprovecharon la visita del titular del Ejecutivo federal y de la mandataria capitalina para exponerles los problemas de inseguridad que atraviesan y lo que necesitan para mejorar.

Para la inauguración de la sucursal fueron cerradas varias calles y se levantó un templete donde se sentaron funcionarios y funcionarias del gobierno capitalino, la Secretaría del Bienestar y la Secretaría de la Defensa Nacional. Un elenco de primer nivel que los habitantes de la colonia Gertrudis Sánchez veían y escuchaban desde sus puertas, sus ventanas o sus balcones.

Esta fue la primera sucursal que el presidente López Obrador inauguró de manera personal. En total el gobierno federal tiene planeado abrir más de 2,700 inmuebles de este tipo, los cuales servirán para que las personas retiren los recursos de los programas sociales y en un futuro para que se depositen las remesas, que se paguen las nóminas del personal educativo, de los activos del Ejército y la Marina.

En el evento de este miércoles, los oradores hablaron sobre la forma en que los bancos han excluido de sus negocios a las personas más pobres, aunque las principales demandas de los vecinos giraban en torno a la seguridad pública. Para ellos la instalación de la sucursal del Banco del Bienestar no solo representa que ya no deberán viajar a las colonias aledañas para tener dinero, sino que tienen la esperanza de que el inmueble traiga consigo a más elementos de seguridad que los protejan.

“Ya que tenemos aquí el Banco del Bienestar, le solicitamos una mejora a la comunidad, que nos pongan una cámara de seguridad del C5 porque hay un alto riesgo de robo a casa habitación, de autos y transeúnte”, dijo a Claudia Sheinbaum una mujer que habló en nombre de los vecinos al concluir el evento del Banco del Bienestar.

“Un parque, una cámara, PILARES, un reflector, un C5, lo que se pueda para evitar tanta delincuencia”, insitía otra vecina mientras la jefa de gobierno capitalina tomaba nota de todas las peticiones.

Los datos oficiales muestran una parte del problema de la alcaldía Gustavo A. Madero. Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en la demarcación se abrieron 5,140 investigaciones por el delito de robo, con y sin violencia, en los primeros ocho meses del 2021.

Un promedio de 18 carpetas de investigación por robo al día le quitan la tranquilidad a habitantes como Rosa Gutiérrez, quien comparte que en la calle Norte 94 el año pasado los residentes alertaban sobre un grupo de personas que por las noches se transportaba en una camioneta pick up con una escalera para saltarse a las casas.

“Aquí sí hay patrullas, el problema es que cuando roban nunca están”, dice Rosa, quien relata que en el lugar donde fue construida la sucursal del Banco del Bienestar había un terreno baldío que los ladrones aprovechaban para escapar. De ese tiradero todavía queda un espacio donde por las noches guardan camiones para recoger la basura.

De momento, el primer cambio que los vecinos han notado a raíz de la instalación de la sucursal es que los focos de los postes de luz fueron cambiados para que la calle donde se ubica la sucursal esté bien iluminada. Esto ha dado confianza en los vecinos de la colonia respecto a que sus peticiones puedan ser atendidas, aunque eso no les quita la preocupación de que incluso la nueva sucursal pueda ser vandalizada o robada, como ya ha ocurrido dos veces con otro inmueble ubicado en Actopan, Hidalgo.

“¿Podría ser posible que esta sucursal sea robada?”, se le pregunta a la señora Rosa. “Podría ser, así como está la delincuencia, podría ser”.