Alcaldesa presenta corredor turístico para la Zona Rosa y le llueven críticas
El corredor de la Zona Rosa sería inaugurado en febrero de 2022. Foto: Especial.

Sandra Cuevas, alcaldesa de Cuauhtémoc, presentó un proyecto para transformar la calle Génova en el Corredor Turístico-Tecnológico de la Zona Rosa, aunque su propuesta generó una serie de críticas ante la falta de información sobre la obra.

Este 28 de octubre, la funcionaria dio a conocer el proyecto, que pretende iniciar en noviembre e inaugurarlo el 14 de febrero de 2022.

El corredor turístico de la Zona Rosa, detalló Sandra Cuevas, busca convertir la calle Génova en una especie de túnel audiovisual, a través de pantallas led, paredes, columnas y una tirolesa. 

Con ello, aseveró, busca reactivar la economía del sitio y de la alcaldía Cuauhtémoc. 

“Vamos a lograr el renacimiento de Zona Rosa, una zona que en los años 70, 80, era la zona de todos, hoy es una zona olvidada”, dijo durante la presentación del proyecto. 

La transformación del sitio implicará emplear cerca de 4,000 metros cuadrados de pantallas y equipar el lugar con equipo de sonido.

Con ello, aseguró José Medina, director general de Gobierno de la Cuauhtémoc. se busca duplicar el número de personas que transitan por el lugar, que actualmente es de 150,000.

Sandra Cuevas estimó que el Corredor Turístico de la Zona Rosa necesite alrededor de 300 millones de pesos de inversión, de los que ya tiene 150 luego de donaciones de empresarios. 

Confió que el restante pueda ser aportado por las autoridades de la Ciudad de México.

“Espero que nos apoye la doctora Claudia Sheinbaum Pardo, pero si no, pues los vamos a conseguir de cualquier forma con la iniciativa privada. Sin embargo, como ya lo había comentado, el 50% ya lo tenemos”, detalló.

La presentación del proyecto ha generado críticas en redes sociales, donde han lamentado que la funcionaria no haya consultado a la comunidad ni haya informado sobre los procesos de licitación o los estudios de impacto en el sitio.

Además, acusaron un intento de privatizar el lugar y provocar una mayor gentrifricación.

Hasta el momento, el Gobierno de la Ciudad de México no se ha pronunciado al respecto.