La caravana migrante cumple una semana y Mexico insiste en regularizarlos
Migrantes centroamericanos toman un descanso e Ulapa, Chiapas. Foto: Juan Manuel Blanco/EFE.

La caravana migrante cumple una semana de tránsito por Chiapas, mientras el gobierno de México continúa en pláticas con los líderes para regular su estancia en territorio nacional. 

Este 29 de octubre arribó a la comunidad de Ulapa, en el municipio de Acapetahua, Chiapas, después de recorrer a pie unos 15 kilómetros. Sin embargo, fue aquí donde algunos de los integrantes, especialmente los niños, comenzaron a presentar fiebre, deshidratación, dolores de cabeza, diarreas, esguinces y sarpullidos.

Andrea Pérez, de origen venezolano, solicitó desde la madrugada a las autoridades de salud atención para su hijo Jesús, quien presentaba síntomas de deshidratación, sin que tuviera atención inicial.

Cinco horas después, paramédicos de Protección Civil acudieron a revisarlo y lo trasladaron en una ambulancia al centro de salud de Mapastepec para su atención, junto a otros niños y una mujer.

Muchos niños de la caravana sufren diarrea, fiebre y dolor de cabeza, probablemente por beber agua no purificada y por la falta de alimentos.

Algunas mujeres también han solicitado la atención de los paramédicos por complicaciones relacionadas con diabetes, presión arterial, enfermedades degenerativas, pero sobre todo deshidratación.

Al respecto, el Instituto Nacional de Migración (INM) hizo un llamado a los organizadores de la caminata para evitar que la salud de menores de edad, mujeres embarazadas y personas con discapacidad o alguna enfermedad “se utilice con fines mediáticos”.

México plantea regulación a integrantes de la caravana migrante

En un comunicado, el INM detalló que ha ofrecido a los integrantes de la caravana servicios de transporte rumbo a otras entidades de México para regularizar su estancia en el país.

“La propuesta ha sido rechazada ante las autoridades migratorias y personal de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), de manera directa, por quienes se autonombran líderes de este contingente migrante, que partió de Tapachula, Chiapas, el pasado 23 de octubre”, aseveró.

La dependencia informó que mantiene diálogos con los líderes a fin de llegar a un acuerdo sobre la estancia de las personas migrantes.

A la par, reiteró que “no pretende ni busca la separación de las familias, sino mantener la unidad e integración de las mismas, así como la atención y salvaguarda de las personas migrantes, sobre todo los grupos vulnerables que viajan en caravana desde el estado de Chiapas”.

Por lo que refrendó su compromiso de entregar tarjetas de visitante por razones humanitarias a quienes integran dichos grupos vulnerables, bajo el principio de unidad familiar, respeto a los derechos humanos y protección a su integridad.

Caravana de migrantes
Caravana de miles de migrantes centroamericanos y suramericanos. Foto: Juan Manuel Blance EFE

Además dijo que mantiene colaboración con la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) para proporcionar residencia permanente a quienes cuenten con una resolución definitiva de refugio. 

La caravana prevé seguir su recorrido este sábado con destino Mapastepec, a 40 kilómetros de Acapetahua.

El objetivo principal es llegar a la Ciudad de México para luego partir rumbo a la frontera con Estados Unidos.

Tras las duras imágenes de la disolución de anteriores caravanas, esta vez el gobierno mexicano anunció que actuaría con “prudencia” ante la nueva peregrinación, pero les avisó que Estados Unidos no les permitirá entrar a su territorio.

Los cerca de 5 mil migrantes son escoltados por elementos de la Guardia Nacional y policías de tránsito que los guían en la carretera por donde circulan cientos de vehículos de carga pesada y unidades de transporte público para evitar algún incidente.