Las autoridades de Puebla detuvieron a 19 trabajadores del penal de San Miguel, incluidos directivos, tras el hallazgo del cuerpo del bebé en los contenedores de basura del centro penitenciario.

La Fiscalía General del Estado de Puebla informó que obtuvo y cumplió órdenes de aprehensión en contra de personal del Centro de Reinserción Social (Cereso) de San Miguel, ubicado en la capital poblana.

“Los delitos por los que se investiga a las 19 personas son: abuso de autoridad o incumplimiento de un deber; infracciones a las leyes y reglamentos sobre inhumaciones y exhumaciones; y encubrimiento”, detalló la institución en un boletín.

Previamente se informó que el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, destituyó a Rogelio López Maya de la Secretaría de Seguridad Pública, así como al subsecretario de Centros Penitenciarios, Alfredo Vargas Quintanilla.

Daniel Iván Cruz Luna será el nuevo titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Jorge Pérez Melchor se encargará de la Subsecretaría de Centros Penitenciarios.

Las detenciones y destituciones se dan a 14 días del hallazgo del cuerpo del bebé exhumado de manera ilegal de un panteón en Iztapalapa, Ciudad de México. Sin que hasta el momento se sepa qué motivó a ingresar el cadáver al penal poblano.

El caso fue revelado el pasado 14 de enero por la organización Reinserta que ha dado seguimiento puntual al caso y que ha difundido información que ha obligado a las autoridades a transparentar el caso.

Aparte de hacer público el caso, también fue la primera en consignar que el bebé era originario de la capital del país, lo que ha generado molestia del gobernador de Puebla, quien en días pasados sostuvo que las organizaciones sociales y periodistas “se va a quedar callados” luego de que se esclarezca el caso.