Pemex se echó para atrás con el acuerdo reparatorio de Emilio Lozoya en el caso de AgroNitrogenados
Foto: Archivo AFP

“Todas las partes están de acuerdo”, le dijo Emilio Lozoya Thalmann a su hijo Emilio Lozoya Austin y a su esposa, Gilda Margarita Austin Solís.

Los tres se encontraban en la sala de audiencias del Reclusorio Norte a la espera de que diera inicio la audiencia para presentarle al juez José Artemio Zúñiga el acuerdo reparatorio por el caso de la planta de Agronitrogenados, en donde se le acusa por operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Todo parecía indicar que las partes ofendidas, Pemex y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), así como la Fiscalía General de la República (FGR), estaban de acuerdo con los 10.7 millones de dólares que ofreció Emilio Lozoya Austin para reparar el daño por este caso y el de Odebrecht. 

La audiencia estaba prevista para las 10:00 horas de este lunes 11 de abril, pero inició a las 12:24 horas. En ese tiempo, quien fue director general de Pemex en el gobierno de Enrique Peña Nieto esperó en la sala vacía junto a su madre, quien le acariciaba la mano derecha y la pierna, en señal de tranquilidad y él le mostraba un libro que leía y le sonreía.

El único exfuncionario mexicano de alto nivel preso por la mayor trama de corrupción en los últimos años se encontraba tan cómodo, que de vez en cuando sacaba su cigarro electrónico para vapear dentro de la sala del Poder Judicial de la Federación, hasta que una hora y media después, un funcionario le indicó que no podía hacerlo dentro del lugar.

A las 11:36 horas, Lozoya Thalmann ingresó al lugar y comenzó a hablar con su hijo. Desde la sala alterna, en donde la escena se proyectó en pantalla, los asistentes a la audiencia veían cómo la tranquilidad con la que había llegado el acusado cambió drásticamente. Manoteó por unos minutos, se recargó en la silla y cruzó los brazos.

Su madre y él se quedaron en silencio. Lozoya Austin se llevó las manos a la cara con desesperación y Gilda intentó consolarlo.

El único exfuncionario de alto nivel acusado de actos de corrupción en la compra millonaria de una planta chatarra de fertilizantes y relacionado con los sobornos de la empresa brasileña Odebrecht estuvo cerca de lograr un acuerdo reparatorio con las dependencias afectadas.

Sin condiciones para el acuerdo reparatorio

El juez José Artemio Zúñiga ingresó a la sala e inició la audiencia a las 12:24 horas. Alejandro Rojas, otro de los abogados de Lozoya, tomó la palabra y le explicó al juez que, aunque tenían los documentos para que se realizara el acuerdo reparatorio, Pemex les pidió tiempo para revisar algunas cosas, por lo que solicitaban que la diligencia fuera diferida.

La representante legal de Pemex, Dayreen Zambrano, explicó que faltaban documentos que revisar para que el acuerdo se realizara y solicitó dos semanas de aplazamiento. 

“Si Pemex no tiene un pleno conocimiento de las bases del acuerdo reparatorio, es fundada la petición”, dijo el juez Zúñiga, para después dar por terminada la audiencia que duró 14 minutos.

Lozoya Austin debía dejar cinco inmuebles en garantía, incluso, en la audiencia estuvo un representante legal de una inmobiliaria para cerrar el acuerdo.

Lozoya Austin tendrá que esperar para que el acuerdo reparatorio se concrete en el caso de Agronitrogenados, ya que para el asunto de los sobornos de Odebrecht, se tiene contemplada la audiencia de reparación del daño, este 12 de abril a las 9:00 horas.