¿Desaparecer al Conapred? No, dice su nueva presidenta y la primera mujer indígena al frente
El Conapred por fin tiene nueva presidenta, Claudia Olivia Morales, la primera mujer de origen indígena. Foto: Conapred

Claudia Olivia Morales Reza es la primera mujer indígena en ocupar la presidencia del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), una institución que ha estado en el ojo del huracán porque el presidente Andrés Manuel López Obrador propuso en 2020 que se anexara a la Secretaría de Gobernación (Segob).

Tres semanas después de su designación, Morales Reza asegura que su objetivo será fortalecer al Conapred con mayor alcance local y rechaza que su gestión se vaya a centrar en defender solo a las comunidades indígenas.

“Me imagino que la mayoría de la sociedad piensa que tal vez me voy a abocar a atender la agenda indígena, pues no, quiero trabajar de manera equilibrada atendiendo a las personas discapacitadas, los adultos mayores, las infancias, la diversidad sexual, entre otros”, dice Morales Reza en entrevista para La-Lista.

La nueva presidenta del Conapred pertenece a la comunidad wixárika de Jalisco. Antes de tomar posesión el pasado 12 de julio, se desempeñaba como presidenta del Consejo de Vigilancia de Bienes Comunales de San Andrés Cohamiata, una comunidad del municipio de Mezquitic.

Morales Reza interpreta su llegada al Conapred como un triunfo para las mujeres indígenas por la dificultad que enfrentan para acceder a cargos públicos. “Empoderarse en un pueblo originario es complicado porque hay que tener el valor para poder decir lo que tú opinas y también lo que opinas a favor de los demás. Es complicado para las mujeres que no son indígenas y es mucho más difícil para nosotras que sí lo somos”, describe la funcionaria.

El Conapred fue creado en 2003 y tiene el objetivo de prevenir actos de discriminación e investigar casos que ocurran dentro de instituciones públicas o privadas. Entre 2012 y 2022, la dependencia recibió 7 mil 979 quejas de personas que fueron víctimas de una agresión por parte de servidores públicos o personas particulares.

La dependencia ha recibido más quejas de personas que fueron discriminadas por vivir con una discapacidad (mil 876) o tener una condición de salud especial (mil 334), por su apariencia física (978), su orientación sexual (975) y el género (820), según las cifras oficiales del consejo.

Otra fuente de información es la Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017, donde se informa que dos de cada 10 personas mayores de 18 años reconocen haber sido objeto de discriminación en el último año previo a la publicación de la encuesta, mientras que la gran mayoría lo ha padecido alguna vez en su vida.

“La discriminación ha sido tan normalizada, hay toda una discriminación estructural”, señala Morales Reza.

“Hay mucho trabajo de investigación que analiza esta parte de reconocer y respetar las diferentes identidades, creo que es necesario trabajar en que este respeto y este reconocimiento no solo sea parte de la investigación académica, sino que se trabaje más en crear, promover políticas incluyentes desde las diferentes instancias que se abocan a esta población históricamente discriminadas”, dice la funcionaria.

Conapred es una institución relevante’

La llegada de Morales Reza al Conapred también representó el fin de dos años de incertidumbre sobre el destino de la institución en un país profundamente racista y con discriminación. El presidente Andrés Manuel López Obrador amagó más de una vez con desaparecer el consejo y que sus actividades fueran absorbidas por la Segob.

El presidente argumentó en su conferencia matutina del 18 de junio de 2020 que había sido un “exceso” de anteriores gobiernos crear instituciones autónomas “para todo”. Luego de eso se confirmó la renuncia de la titular de la dependencia, Mónica Maccise, quien también fue señalada por invitar al comediante Chumel Torres a un evento de racismo cuando un año antes se había burlado de la apariencia de Jesús Ernesto, el hijo menor de López Obrador.

Dos años después de todos estos sucesos, Morales Reza afirma que el Conapred es una institución relevante dentro de la política nacional y pugnará para que no sea integrada a la Segob, ya que los dichos respecto a su posible desaparición no fueron acompañados con un análisis puntual sobre por qué debía suceder esto.

“Estas noticias que se dieron de manera informal, también justo el momento el que se dio el nombre de las instancias que debían fusionarse, fueron no en un momento crítico o analítico donde se dijera por esta cuestión se tiene que fusionar esto o lo otro, creo que fue una información general. Creo que si bien se ha analizado el respeto a conservar al consejo, ahora mi compromiso es abocarme a fortalecerlo”, señala la funcionaria.

—¿Se debe mantener la dependencia tal cual está ahora?

—Así es, esa será mi tarea, mi compromiso, un compromiso que con mucho gusto he asumido y que sé que iré contando con instancias aliadas.

Contrario a la idea de desaparecer al Conapred, Morales Reza dice que su compromiso es fortalecer su trabajo y su presencia a nivel local, especialmente porque en 2021 la institución solo recibió 236 quejas, 81% menos que las mil 259 registradas en 2015, su punto máximo.

Ante estas cifras, Morales Reza hace un llamado a la población a tener confianza en el Conapred. La funcionaria considera que la erradicación de este problema no solo es tarea del gobierno, sino de la sociedad en general.

“No quiero dejar pasar la oportunidad para invitar al pueblo de México para tener el valor cuando sean víctimas de alguna discriminación, ciertamente eso marcará la diferencia. Si nos quedamos callados no podremos hacer un cambio en la sociedad”, concluye la nueva presidenta de Conapred.