La presencia del ejército no ha frenado al crimen organizado en Jalisco y Guanajuato
Personal de la Guardia Nacional (GN) resguardan hoy la zona donde hubo un enfrentamiento entre policías y presuntos delincuentes, en el municipio El Salto, en Jalisco. Foto: EFE/Carlos Zepeda.

La presencia de la Guardia Nacional en los estados de Guanajuato y Jalisco no lograron inhibir los actos de violencia registrados durante la tarde y noche en la zona Metropolitana de Guadalajara y varios municipios del vecino estado de Guanajuato, al oriente de la entidad.

Según el informe más reciente del Observatorio de la Guardia Nacional, Jalisco y Guanajuato están entre los cinco estados con mayor despliegue de fuerzas federales, con 6 mil 645 elementos y 6 mil 613 elementos a abril de 2022, respectivamente, sólo después de la Ciudad de México, donde hay 13 mil 112 y del Estado de México, la entidad con mayor población del país, con 9 mil 937.

La presencia de grupos criminales que operan en el estado de Jalisco quedó al descubierto una vez más el pasado 9 de agosto, cuando hombres armados realizaron bloqueos y enfrentamientos en plena zona metropolitana de Guadalajara, conformada por diez municipios, entre ellos la capital de Jalisco.

Entre enero y junio de 2022 se han abierto 631 carpetas de investigación por homicidio doloso, el 81% de las que se abrieron en todo el estado. Una muestra de la inseguridad de la región.

El 9 de agosto por la noche elementos de la Guardia Nacional se enfrentaron con hombres armados en el municipio de Ixtlahuacán del Río. Los delincuentes, presuntamente integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), reaccionaron con bloqueos que se extendieron hasta el vecino estado de Guanajuato, donde también fueron incendiadas 25 tiendas Oxxo y otros inmuebles. Hasta ahora el saldo es de 11 personas detenidas en Guanajuato y cinco en Jalisco por estos actos.

Los gobernadores de Jalisco y Guanajuato informaron por separado que los actos de violencia fueron derivados de los operativos federales y aseguraron que hay coordinación entre las autoridades de los tres niveles de gobierno.

Por la tarde del miércoles, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, informó a través de sus redes sociales que “fueron horas difíciles”, que la ciudad y sus servicios públicos operan con normalidad y que “la mesa de seguridad metropolitana está en sesión permanente y pendiente de que las autoridades federales den su informe”.

Diego Sinhué, gobernador de Guanajuato, informó que se reforzó la seguridad en el estado y que los incendios buscan generar temor y confusión y que, en su momento, el gobierno federal, dará información sobre los detenidos en su estado.

Además de detenciones, la respuesta del gobierno federal incluyó enviar a 750 elementos del Ejército a la zona metropolitana de Guadalajara para resguardar el lugar, sin embargo, este método ya ha sido probado en los últimos tres años y los hechos de violencia se siguen registrando en la entidad.

La Guardia Nacional construyó 30 cuarteles en Jalisco, el segundo estado donde con más instalaciones del cuerpo de seguridad creado en la actual administración, solo por detrás de Michoacán que tiene 33.

El Cártel Jalisco es el grupo criminal al que se ha responsabilizado por la violencia registrada en el estado y en otras entidades del país como Zacatecas y Michoacán, también con una cifra elevada de homicidios.

A integrantes de este grupo delictivo se le atribuye el asesinato de Aristóteles Sandoval, quien fue gobernador de Jalisco de 2013 a 2018, y el atentado que sufrió Luis Carlos Nájera, exfiscal del estado, en mayo de 2018. Las agresiones del CJNG han llegado hasta la Ciudad de México, donde Omar García Harfuch, secretario de Seguridad de la capital, fue atacado a balazos en junio del 2020.

La zona metropolitana de Guadalajara se militariza contra la violencia

El despliegue de militares ha sido el plan del gobierno federal para atender la violencia que se vive en Jalisco y combatir al CJNG. En mayo de 2019 se anunció que Luis Arias González, un militar que ocupó diversos cargos en el Estado de México, se haría cargo de la Comisaría de la Policía de Guadalajara.

Un par de meses después, en agosto, la Sedena envió a 400 elementos del Ejército para resguardar la periferia de la zona metropolitana de Guadalajara. Pedro Felipe Gurrola, comandante de la Quinta Región Militar, dijo a los medios de comunicación en ese entonces que Zapopan, Tlaquepaque y Tlajomulco eran los municipios más conflictivos de la región.

En 2019 la Guardia Nacional también aceleró la construcción de sus cuarteles. Ese año la institución de seguridad levantó 29 de los 30 cuartes que ahora tiene.

En 2020 la Guardia Nacional construyó su último cuartel en Jalisco. Fue hasta marzo de 2021 cuando los medios de comunicación reportaron la llegada de más militares al estado, un total de 600 para responder a una crisis de seguridad que se reflejó con el asesinato de 11 personas en el municipio de Tonalá unos días antes.

Aunque la zona metropolitana de Guadalajara es la que registra más hechos de violencia, otros municipios no se salvan. El crimen contra el exgobernador Aristóteles Sandoval ocurrió en el municipio turístico de Puerto Vallarta, a orillas del Pacífico.

El político del Partido Revolucionario Institucional (PRI) habría sido atacado durante la madrugada por elementos del CJNG cuando el político se encontraba en el baño de un restaurante. La noticia le dio a la vuelta al mundo por la forma en que el crimen organizado retó al Estado mexicano.

Ante estos antecedentes de inseguridad, el gobierno federal ha movilizado a 2 mil 475 elementos del Ejército en los primeros ocho meses de este 2022. Los militares se han incorporado a un programa denominado Fuerza Tarea Conjunta México.

En marzo de 2022 la prensa local reportó la llegada de 500 soldados; en mayo fueron 450; en julio 775, y este miércoles 10 de agosto, luego de los bloqueos y los enfrenamientos armados, se sumaron 750 uniformados más a las tareas de seguridad.

Aun con militares, violencia persiste

La llegada de personal militar no ha frenado la inseguridad en la zona metropolitana de Guadalajara. En esta región se registran tres asesinatos diarios en promedio, de acuerdo con las estadística del SESNSP.

El presidente Andrés Manuel López Obrador argumentó en su conferencia matutina de este miércoles 9 de agosto que los bloqueos en las entidades donde el CJNG opera, Jalisco y Guanajuato, así como el enfrentamiento de hombres armados con elementos del Ejército en Ixtlahuacán de los Membrillos, se debió a una reunión de líderes del narcotráfico y las autoridades intentaron detenerlos. Aún no se saben los nombres de estas personas.

En Jalisco la violencia no solo se refleja con asesinatos. Este estado es donde hay más personas reportadas como desaparecidas y no localizadas, con un total de 15 mil víctimas. Por detrás le sigue Tamaulipas con 12 mil personas afectadas por este delito.

López Obrador ha sido cuestionado sobre la efectividad de su estrategia de enviar militares a zonas en conflicto, el presidente ha dicho que mantendrá su plan de seguridad acompañado con el impulso de programas sociales.

El envío de militares cuando ocurre un hecho de violencia es una estrategia que se ha replicado este año en Morelos, Michoacán, Zacatecas, Nuevo León, Baja California, Chiapas, Chihuahua, Colima, Durango, Guanajuato, Estado de México, Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa y Tamaulipas.