Caso Jazmín: Dos hombres son detenidos por maltrato contra la niña en Tonalá
En junio de este año, Jazmín fue rociada con alcohol y quemada por personal de un albergue. Foto: AFP

La Fiscalía General del Estado de Jalisco (FGEJ) detuvo a un hombre identificado como Juan Carlos, por su probable responsabilidad en los delitos de maltrato infantil y lesiones calificadas en agravio de Jazmín, una niña de 11 años.

En junio de este año, Jazmín fue rociada con alcohol y quemada por personal de un albergue llamado “Casa de Vida Camino a la Fortaleza”, en la colonia Santa Isabel, Tonalá, Jalisco, denunciaron los familiares de la menor de edad.

El hombre fue capturado el lunes 27 de diciembre tras un operativo que implementó la Policía de Investigación (PDI) en la colonia El Órgano, de San Pedro Tlaquepaque.

“Al hombre se le señala de su probable participación de maltratar y lesionar a una niña al interior de un centro de rehabilitación ubicado en la calle San Javier, de la colonia Santa Isabel, en el municipio de Tonalá”, mencionó la Fiscalía de Jalisco en un comunicado.

Juan Carlos fue puesto a disposición de un juez que fijó la continuación de la audiencia inicial en la etapa de vinculación a proceso para este jueves 29 de diciembre y se le impuso como medida cautelar la prisión preventiva.

Además, el 18 de diciembre agentes de la PDI de la FGEJ cumplimentaron una orden de aprehensión contra Roberto, quien es identificado como el dueño del centro de rehabilitación al que ingresó Jazmín, por su presunta responsabilidad en el delito de maltrato infantil.

La policía aprehendió al hombre de 49 años en la calle Reyna de España entre Madrid y Barcelona, de la colonia Privada de la Reyna, en el municipio de Tonalá.

“De acuerdo a la carpeta de investigación, se logró saber que los hechos ocurrieron al interior de un centro de rehabilitación que se ubica en la calle San Javier, de la colonia San Isabel, en el municipio de Tonalá, donde la víctima fue ingresada el 30 de junio del presente año para recibir tratamiento psiquiátrico”, sostuvo la dependencia.

A partir de ese momento, la menor presuntamente comenzó a recibir malos tratos e insultos por parte de los encargados, quienes la “reprimían con castigos severos además de utilizar un lenguaje despectivo”.

“De las pesquisas se desprende que el mayor maltrato hacia la menor fue cuando vertieron alcohol en ciertas partes de su cuerpo, después aplicaron corriente eléctrica lo que ocasionó que sus prendas se incendiaran provocándole quemaduras en el 20% de su cuerpo”, añadió la dependencia.

La menor de edad ingresó al albergue debido a una ansiedad severa y depresión. Semanas después, el viernes 22 de julio, la madre recibió el aviso por parte del director de que su hija necesitaba atención médica.

La madre dijo en ese momento a medios locales que personal del albergue roció con alcohol a la niña para intentar controlar una crisis, además de que le aplicaron una descarga eléctrica con una máquina teaser que provocó las quemaduras en el pecho, el abdomen y los brazos.

Además, la madre acusó que en un principio el albergue manejó el caso como si se hubiera tratado de un accidente y que su hija le comentó que fue torturada anteriormente, hundiendo su cabeza en un tinaco de agua, y que no fue la única víctima de maltrato en el centro.