Activistas exigen total libertad a estudiantes de la UdeG que protestaron por defender un parque
Un juez ordenó liberar de la cárcel a tres estudiantes que protestaron en contra de un desarrollo inmobiliario en Guadalajara, pero al mismo tiempo los vinculó a proceso para que la investigación en su contra continúe. Foto: Universidad de Guadalajara.

Tres estudiantes investigados por protestar contra un desarrollo inmobiliario en Guadalara, Jalisco, obtuvieron una pequeña victoria dentro de su lucha legal este martes 10 de enero. Javier Armenta, Iván Cisneros y José Alexis Rojas fueron puestos en libertad, luego de estar en prisión preventiva durante seis días, pero el proceso legal en su contra continúa porque un juez los vinculó a proceso por el delito de despojo.

“No nos liberó el Estado, nos liberó la gente que luchó en la calle y alzó la voz”, exclamó Javier Armenta al salir de una cárcel en la zona metropolitana de Guadalajara, donde permaneció encerrado junto con Iván y Alexis bajo prisión preventiva.

Los tres son estudiantes de la Universidad de Guadalajara (UdeG) y fueron detenidos por participar en una protesta en contra de Iconia, un proyecto inmobiliario de mil 800 departamentos que se pretende construir en un terreno aledaño al Parque Nacional Huentitán. Los jóvenes encabezaron protestas en contra de la obra que se presume como la más grande del occidente en México.

La Operadora Hotelera Salamanca, encargada de construir el proyecto Iconia, interpuso una denuncia contra Javier, Iván y José Alexis por supuestamente haber invadido sus terrenos en una protesta que realizaron en 2021 durante varias semanas. La empresa señaló que este acto de “despojo” fue llevado a cabo con armas, por lo que el juez Felipe de Jesús Rivera Gallegos dictó prisión preventiva oficiosa a los jóvenes.

Familiares, políticos, decenas de organizaciones sociales, altos funcionarios de la UdeG y habitantes de Guadalajara protestaron en contra de la detención de los jóvenes, un acto que consideraron arbitrario. Luego de toda esta presión el mismo juez que dictó la prisión preventiva oficiosa reconoció que la manifestación de los estudiantes no se llevó a cabo con armas y por eso cambió la medida cautelar para que puedan seguir su proceso legal en libertad.

“Estamos esperando que este proceso sea conforme a derecho, nuestra familia es una familia de abogados y creemos firmemente en la justicia”, señala Omar Cisneros, hermano de Iván Cisneros, en una entrevista concedida a La-Lista.

Omar comparte que su hermano siempre ha sido un luchador social, primero en una asociación civil que su familia conformó para defender derechos humanos y cuando entró a la UdeG para estudiar Derecho, comenzó a participar en más movimientos, como la defensa del Parque Nacional Huentitán.

“Desde los 13 o 14 años mi hermano se incorporaba a las actividades que nosotros realizábamos y posterior a eso fue que empezó con el activismo social”, relata Omar sobre su hermano.

Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco, publicó un video en sus redes sociales el 9 de enero donde dice que el terreno donde está el complejo inmobiliario no pertenece al Parque Nacional Huentitan, ya que fue desincorporado en 2008. Las familias de los estudiantes y expertos en temas de Derecho consideran que la detención de los jóvenes es una criminalización de las protestas sociales.

Las detenciones de Javier, Iván y José Alexis no son las únicas que se han registrado en los últimos años. El 4 de junio de 2020 jóvenes salieron a la calle para protestar por la tortura y asesinato de un joven a manos de policías municipales de Ixtlahuacán de los Membrillos, pero las manifestaciones fueron reprimidas con uso excesivo de la fuerza.

La UdeG, que el año pasado entró en conflicto con Enrique Alfaro por la disminución de presupuesto a la universidad, defendió legalmente a sus tres estudiantes que son investigados por despojo. Rubén Ortega, académico de esa casa de estudios, celebra la liberación de los jóvenes y exige el cese de las investigaciones contra ellos.

“El proceso legal sigue, pero es un triunfo el que no estén en la cárcel y por eso estamos con alegría. ¿Te imaginas tres jóvenes que son encarcelados por tratar de que existan áreas verdes o un espacio público para los niños?”, señala Ortega.

Aunque Enrique Alfaro aseguró que el gobierno de Jalisco “no forma parte de esta disputa legal”, el experto de la UdeG considera que detrás de la detención de los estudiantes estuvo este alto funcionario, a quien acusa de tratar de controlar el Poder Judicial.

“Los juzgadores y la Fiscalía son utilizados como instrumentos facciosos de fuerza del Estado e instrumentos de control para doblegar a quienes disienten, a quienes se manifiestan y a quienes expresan ideas contrarias al gobierno del Estado”, señala Ortega, integrante del Observatorio de Seguridad y Justicia de la UdeG.

Las presiones para lograr la liberación de los jóvenes incluso llegó desde el gobierno federal. Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, señaló en sus redes sociales que estaba al pendiente de lo que ocurriera con los estudiantes y personal de su oficina acudió a los juzgados donde se llevó a cabo la audiencia en la que se determinó la liberación de los acusados.

Incluso integrantes del partido político de Enrique Alfaro celebraron la liberación de los estudiantes. Clemente Castañeda, coordinador de los senadores de Movimiento Ciudadano, aplaudió la determinación del juez y pidió que se elimine la prisión preventiva oficiosa, el mecanismo por el que se mantuvo en prisión a Javier, Iván y José Alexis.

El juez que concedió su libertad a los tres alumnos de la UdeG también dio cuatro meses de plazo para que los abogados de los jóvenes y y el Ministerio Público lleven a cabo una investigación complementaria, a fin de reunir más elementos para determinar si son culpables o inocentes del delito de despojo.