La Guardia Nacional es un ‘parche’ para cubrir las fallas del Metro, critican especialistas
Elemento de la Guardia Nacional en el Metro. Foto: @GCalderon_Metro/Twitter.

Una mala noticia y una política equivocada. Así califican especialistas en seguridad y derechos humanos la estrategia del gobierno de la Ciudad de México de desplegar 6 mil 060 elementos de la Guardia Nacional para evitar accidentes en el Metro, uno de los transportes públicos más utilizados por los habitantes de la capital del país.

La tarde de ayer, 12 de enero, los elementos de la Guardia Nacional se desplegaron en las instalaciones del Metro a petición de Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México. La funcionaria tomó esta decisión con el argumento de que en la última semana han ocurrido accidentes “anormales” dentro de las instalaciones de este medio de transporte, como el choque de dos trenes en la Línea 3, un cable de electricidad suelto en la Línea 1 o una ponchadura de llanta en la Línea 5.

La Guardia Nacional, que está integrada por personas formadas en el Ejército y la Marina, realizará tareas de vigilancia dentro del Metro. Esta medida ha sido cuestionada por especialistas consultados por La-Lista debido a que la Ciudad de México es el estado que tiene más policías civiles y que les da una mejor capacitación.

Hasta diciembre del 2020 en la Ciudad de México había 39 mil policías, equivalente a 4.4 uniformados por cada mil habitantes, según el Modelo Óptimo de la Función Policial, un informe elaborado por el gobierno federal. Con esa cifra la capital del país superaba en ese momento con creces la recomendación de las Organización de las Naciones Unidas respecto a que un estado debería tener al menos 2.8 elementos de seguridad por cada mil habitantes.

“La Ciudad de México cuenta con alrededor de 13 mil miembros (operativos) de la Guardia Nacional y de esos el 60% ahora se van a dedicar a la vigilancia del Metro, cuando en realidad la ciudad tiene la corporación policial más grande de todo el país que podría cumplir estas funciones sin tener que llamar a una fuerza militarizada”, critica Lisa Sánchez, directora de la organización México Unido Contra la Delincuencia (MUCD).

La experta calcula que, en promedio, habrá 31 integrantes de la Guardia Nacional en cada estación del Metro, pero en su opinión esto no será suficiente porque esta institución de seguridad no está capacitada para atender problemas de transporte público.

“En Ciencia Política existe el concepto de ‘política comodín’ que es dar la misma respuesta, no importa cuál es el problema identificado, a sabiendas de que esa respuesta no va a dar solución al problema, pero va a dar una ilusión de gobernabilidad. Eso es lo que están haciendo con el tema de la inseguridad y el Metro”, añade Sánchez.

El Modelo Óptimo de la Función Policial también arroja que 30 mil 192 policías, el 75% del total, ya contaba con su Certificado Único Policial que hasta el 2020 los acreditaba para realizar labores de seguridad pública. Por este motivo Édgar Cortez, coordinador de Proyectos del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia (IMDHD), se suma a los cuestionamientos del despliegue de la Guardia Nacional.

“Me parece un muy mal mensaje de la jefa de Gobierno porque pareciera que no confía en la policía de la ciudad y sí en la Guardia Nacional, cuando creo que lo que se ha logrado y se ha exhibido en términos de disminución de delitos siempre ha estado sostenido entre la Fiscalía y la Secretaría de Seguridad Ciudadana”, menciona el experto.

La vigilancia del Metro es una de las tantas actividades que autoridades federales y estatales han encargado a la Guardia Nacional, el Ejército y la Marina. En este sexenio las Fuerzas Armadas también construyen obras públicas, transportan el dinero de los programas sociales, vigilan aeropuertos y las aduanas, construyen sucursales del Banco del Bienestar, ayudan a deforestar árboles, cuidan a candidatos en tiempos electorales, detienen migrantes y realizan muchas más tareas.

Claudia Sheinbaum, quien hizo el anuncio de la Guardia Nacional en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, no precisó cuánto tiempo estarán los elementos de seguridad federal en el Metro ni dio más detalles de las tareas que realizarán. Solo se limitó a decir que en unos meses esta política será evaluada.

‘El Metro necesita mantenimiento, no a la Guardia Nacional’

La Ciudad de México terminó el 2022 con 20 mil 605 integrantes de la Guardia Nacional, según un informe anual presentado por el gobierno federal el pasado 3 de enero. Es la entidad federativa con mayor cantidad de elementos de seguridad, a pesar de que hay otros estados con mayor índice de inseguridad y violencia.

Las autoridades no especificaron si los 6 mil elementos de la Guardia Nacional que vigilarán el Metro son parte de estos 20 mil o si serán nuevos. De cualquier forma los especialistas consultados para este trabajo consideraron que la estrategia es contradictoria, ya que los problemas de funcionamiento de este medio de transporte tendrían que ser resueltos por ingenieros o técnicos especialistas y no por militares.

“El tener a la Guardia Nacional en el Metro no va a evitar otro accidente si no se le da el mantenimiento correcto que necesita desde hace muchísimos años”, indica Lucía Chávez, directora ejecutiva de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH). “Los incidentes que han ocurrido en las líneas del Metro —como incendios, llantas quemadas o choque de vagones— no se pueden parchar con la Guardia Nacional porque es meterla a algo para lo que no está capacitada”.

La experta agrega otro factor a la incursión de este cuerpo de seguridad en el Metro: la posibilidad de que pueda incurrir en violaciones a derechos humanos, ya que su formación militar no tiene que ver con la proximidad ciudadana, sino con disuasión de enemigos. A lo largo de los años a las Fuerzas Armadas se les ha acusado de casos que tienen que ver con detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, torturas o

“El impacto de ver a la Guardia Nacional en las instalaciones del Metro creo que como ciudadanía no te hace sentir más segura, sino que te hace sentir incluso en riesgo por todas las denuncias de violaciones a derechos humanos que se han cometido por los militares”, menciona Chávez.

Ella no es la única con esta opinión. Luego del anuncio de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México otras asociaciones civiles y expertos en seguridad se pronunciaron en contra de la nueva política. MUCD, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, Amnistía Internacional y Causa en Común son algunas de las asociaciones que se presentaron.

Al mismo tiempo que aumenta la participación de las Fuerzas Armadas en distintas labores de México, las policías se debilitan. La directora de la CMDPDH cuestiona esta política: “Cualquier cosa que no le funciona bien al gobierno lo quiere arreglar con el Ejército, en lugar de fortalecer las capacidades de los cuerpos civiles”

En los mismos términos se refiere René Gerez, investigador y abogado de la organización, Causa en Común, quien concluye: “Es increíble cómo la administración federal ha tratado de resolver todos los problemas que se le presentan con la Guardia Nacional, ya no es una reacción o una manera de enfrentar la inseguridad o la alta de violencia que hay en el país, ya se utiliza como parche para absolutamente todo”.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales