El equipo de colaboradores de García Luna no está libre de ser mencionado en el juicio

Un hombre con el poder que llegó a tener Genaro García Luna -primero desde el desaparecido Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y, finalmente, como secretario de Seguridad Pública- tiene un cerrado y leal círculo de colaboradores para facilitar sus actividades y también padrinos políticos que ayudan a apuntalarlos en el poder.

Entre las acusaciones que enfrenta García Luna por parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos y que podrían condenarlo a cadena perpetua, sus excolaboradores Luis Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño García también son acusados, cada uno, de tres cargos de conspiración para traficar cocaína. Estos son algunos de los colaboradores que fueron cercanos a García Luna y también políticos que, en algún momento impulsaron su carrera.

Luis Cárdenas Palomino, el jefe antisecuestros acusado de tortura

Cárdenas Palomino, de 53 años, llevó una larga carrera en corporaciones de seguridad en México. Al igual que García Luna, comenzó por ingresar al Cisen, y en pocos años, quedó a cargo del grupo operativo Centro Nacional de Control de Drogas de la Procuraduría General de la República.

En los años 90 estuvo al frente del Grupo de Secuestros de la Unidad Especializada en Delincuencia Organizada. Con el gobierno de Vicente Fox (2000-2006) se creó la Agencia Federal de Investigación (AFI), para contar con un equipo de policías de investigación en apoyo a la PGR, en donde fue director general de investigación policial.

A la salida de García Luna de la AFI, Cárdenas Palomino fue nombrado encargado de despacho.

En el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) y cuando García Luna fue nombrado secretario de Seguridad Pública, Cárdenas Palomino fue nombrado director general de Seguridad Privada de esa dependencia.

Fue justamente en este periodo cuando la AFI hizo mediático un operativo en el que fue detenida la ciudadana francesa Florence Cassez, noticia que resultó un montaje mediático. En el lugar de los hechos estaba Cárdenas Palomino como parte de la coordinación del operativo. Meses más tarde, familiares de Israel Vallarta, uno de los detenidos, fueron capturados y sometidos a actos de tortura para firmar una confesión donde “reconocían” ser parte de una banda de secuestradores llamada “Los Zodiaco”. Los familiares de Vallarta lograron su libertad al comprobar que habían sido torturados para incriminarlos injustamente.

En la actual administración, la ahora Fiscalía General de la República inició una investigación en su contra por el delito de tortura, Cárdenas Palomino fue aprehendido en julio de 2021 y actualmente se encuentra preso en el penal de alta seguridad del Altiplano, en el Estado de México, donde hay detenidos como Israel Vallarta, Hector “El Güero” Palma, exlíder del Cártel de Sinaloa; Rafael Caro Quintero y el recientemente capturado con fines de extradición Ovidio Guzmán, hijo de “El Chapo” Guzmán.

Cárdenas Palomino y Pequeño García fueron funcionarios policiales mexicanos de alto nivel que trabajaron bajo las órdenes de García Luna y “cada uno recibió millones de dólares en sobornos del Cártel de Sinaloa”, asegura el Departamento de Justicia de Estados Unidos en su acusación.

“A cambio del pago de sobornos, entre enero de 2001 y el presente, los acusados abusaron de sus cargos públicos al permitir que el Cártel de Sinaloa obtuviera un paso seguro para sus cargamentos de drogas y al proporcionar información confidencial a las fuerzas del orden público sobre investigaciones del Cártel e información sobre cárteles de la droga rivales, se facilitó la importación de cantidades de varias toneladas de cocaína y otras drogas a los Estados Unidos”, afirmaron las autoridades de EU.

Ramón Pequeño García, el jefe de inteligencia que no vio la fuga del Chapo

Ramón Pequeño García fue titular de la División de Seguridad Regional y jefe de la División Antidrogas de la Policía Federal, corporación de seguridad impulsada por García Luna en el gobierno de Felipe Calderón. En el gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018) estuvo al frente de la División de Inteligencia hasta que fue removido del cargo en julio de 2015, después de que Joaquín “El Chapo” Guzmán se fugó del penal de alta seguridad del Altiplano.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) ordenó congelar cinco de sus cuentas bancarias en 2020 como parte de una investigación sobre operaciones de dinero entre México y Estados Unidos, pero Pequeño García logró que un Tribunal Colegiado las liberara, ya supuestamente la UIF actuó antes de que la Administración para el Control de Drogas (DEA) le solicitara formalmente la ayuda.

También se reveló en 2021 que Pequeño García había vendido un software de espionaje a la Fiscalía General de Justicia del Estado de México por un contrato de 11.6 millones de pesos con una empresa creada en 2016 y de la cual él era apoderado.

Felipe Calderón, residente en España

El equipo de colaboradores de García Luna no está libre de ser mencionado en el juicio - genaro-garcia-luna-jurado-1
Genaro García Luna fue secretario de Seguridad Pública en el sexenio de Felipe Calderón. Foto: Alfredo Estrella/AFP

En el gobierno de Felipe Calderón, Genaro García Luna adquirió mucho más poder al encabezar la estrategia de combate al narcotráfico como secretario de Seguridad Pública, donde hizo de las capturas de los capos una estrategia mediática.

La Secretaría de Seguridad Pública convocaba a conferencias de prensa con la captura de cada capo para exhibirlos ante medios de comunicación antes de ponerlos a disposición de la PGR para tomar su declaración y presentarlos a un juez.

La estrategia de Calderón, conocida como “guerra contra el narco“, detonó el aumento de los homicidios dolosos en el país y el número de personas desaparecidas, provocando una descomposición social que no se ha podido frenar.

Pero García Luna era el hombre más poderoso en ese rubro, montó un búnker en las instalaciones de la SSP en Avenida Constituyentes, en la Ciudad de México, donde instaló la llamada Plataforma México, para intercambiar información entre dependencias estatales y se destinaron millones de dólares en labores de seguridad.

Calderón sostuvo la estrategia encabezada por García Luna a pesar de que se triplicó el número de homicidios dolosos al pasar de cerca de 8 mil 800 durante el primer año de su gobierno a 25 mil 967 en el último año, dejando 121 mil 713 asesinatos al final de su administración.

A finales del 2022, el gobierno de España concedió a Felipe Calderón un permiso de residencia y estos días se hizo viral un video de él cantando “El martes me fusilan”, justo el día en que dio inicio el juicio en contra de García Luna, el 17 de enero.

Eduardo Medina Mora, el primer ministro que renunció a la SCJN

Su carrera política comenzó en la administración Carlos Salinas de Gortari, pero los comienzos de Medina Mora en asuntos de seguridad pública federal ocurrieron cuando ingresó al Cisen, en el año 2000. Cinco años después, fue nombrado secretario de Seguridad Pública por el presidente Vicente Fox, tras la muerte de Ramón Marín Huerta en un accidente. Desde los primeros años trabajó muy de cerca con García Luna, quien quedaría al frente de la AFI.

Calderón lo propuso al Senado como procurador General de la República, cargo en el que tuvo serias diferencias con García Luna por lucha de poder en el gabinete de seguridad, lo que lo llevó a renunciar y aceptar su primera embajada.

En 2009 fue nombrado embajador de México en Reino Unido y en 2013 ocupó la embajada mexicana en Estados Unidos. Dos años más tarde, fue propuesto por el presidente Enrique Peña Nieto como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Pero por motivos aún no esclarecidos, Medina Mora renunció al cargo de ministro en 2019, el primer caso en casi 200 años de historia.

Sin embargo en la actual administración, la Unidad de Inteligencia Financiera comenzó a rastrear transferencias de capitales de Medina Mora a paraísos fiscales en los que también tenía relación García Luna. Esto lo afirmó Santiago Nieto extitular de la UIF, a medios de comunicación, y destacó que estas investigaciones llegaron a García Luna gracias a información de la DEA.

Gerardo Garay Cadena, el federal que capturó a ‘El Rey’ Zambada

Gerardo Garay Cadena, exjefe de Operaciones de la Policía Federal, capturó a Jesús, “El Rey”, Zambada en la Ciudad de México en 2008.

“El Rey” Zambada fue extraditado a Estados Unidos, donde fue testigo clave del juicio en contra de “El Chapo” Guzmán en 2019. Y aunque los testigos del juicio en contra de García Luna aún no son públicos, no se descarta que Zambada pueda estar entre ellos.

Garay Cadena llegó a señalar en entrevista que había confrontaciones entre la PGR y la Policía Federal de la SSP por luchas de poder y acusó que bajo el programa de testigos protegidos, la Procuraduría desarticulaba las investigaciones de la Policía Federal.

Facundo Rosas, otro de los cercanos

Facundo Rosas, excomisario general de la Policía Federal, es otro de los colaboradores cercanos a García Luna.

En México ha estado preso por delitos del fuero común porque atropelló a una mujer que murió a causa del accidente en la Ciudad de México y estuvo preso alrededor de seis meses hasta que logró un acuerdo con la familia.

Aunque no confirmó su nombre, la FGR lo ha vinculado con las investigaciones por el caso “Rápido y Furioso”, en el que se introdujeron armas de Estados Unidos a México, mismas que fueron entregadas a grupos del crimen organizado.

Hay otros funcionarios cercanos al exsecretario que fueron clave en las acciones de la estrategia de seguridad que detonó la crisis de violencia que enfrenta México.

En el juicio que enfrenta García Luna en una corte de Nueva York, la defensa del exsecretario de seguridad pública podría llegar a un acuerdo con los fiscales y para que llegue a declararse culpable y lograr una condena mucho menor a cambio de dar información valiosa para las autoridades de Estados Unidos.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales