Los multimillonarios que financiaron el intento de revertir las elecciones de 2020 en EU
Entre los principales beneficiarios del Club for Growth biggest beneficiaries figuran Josh Hawley y Ted Cruz, el duo que lideró el esfuerzo para revertir la elección de Biden. Foto: Erin Scott/EPA

Un grupo antiimpuestos, respaldado mayormente por multimillonarios, surgió uno de los principales impulsores de los legisladores republicanos que buscaron revertir los resultados de la elección de Estados Unidos, de acuerdo con un análisis de The Guardian.

El Club for Growth respaldó las campañas de 42 de los senadores republicanos y miembros de la Cámara de Representantes que votaron la semana pasada para objetar los resultados de las elecciones, proporcionaron unos 20 millones de dólares para apoyar directa o indirectamente sus campañas en 2018 y 2020, de acuerdo con datos recopilados por el Center for Responsive Politics.

Alrededor de 30 republicanos de línea dura recibieron más de 100,000 dólares en apoyos directos e indirectos del grupo.

Los beneficiarios más grandes del Club for Growth incluyen a Josh Hawley y Ted Cruz, los dos senadores republicanos que lideraron el esfuerzo para invalidar la victoria electoral de Joe Biden, además de la recién elegida activista de ultraderecha por el derecho de poseer armas, Lauren Boebert, quien también es creyente de la teoría de conspiración QAnon. Boebert recibió críticas la semana pasada por tuitear la ubicación de la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, durante el ataque al Capitolio, incluso después de que la policía solicitó a los legisladores no hacer tal cosa.

Los registros públicos muestran que los financiadores más grandes del CLub for Growth son el multimillonario Richard Uihlein, cofundador republicano de Uline, una empresa distribuidora en Wisconsin, y Jeffrey Yass, cofundador de Susquehanna International Group, una correduría bursátil con base en Philadelphia que también posee una empresa de apuestas deportivas en Dublín.

También lee: Hijo del creador del Capitán América arremete contra el uso de sus símbolos en la toma del Capitolio

Aunque Uihlein y Yass han mantenido un perfil más bajo que otros donadores multimillonarios, como Michael Bloomberg y el fallecido Sheldon Adelson, su respaldo del Club for Growth ha ayudado a transformar la organización de una tradicionalmente conocida como un grupo de presión anti regulación, anti impuestos, y pronegocios, a una que respalda a algunos de los legisladores republicanos más radicales y antidemocracia del Congreso.

“Este es el asunto con los ultra ricos. Ellos creen que sus enormes fortunas les dan la habilidad de no ser responsables. Y eso no es el caso. Si ganaste miles de millones de dólares, bien por tí. Pero eso no te hace menos responsable para financiar candidatos o movimientos antidemocráticos y autoritarios”, dijo Reed Galen, antiguo estratega republicano, y cofundador del Lincoln Project, una campaña anti Trump.

Galen dijo creer que grupos como Club for Growth ahora sirven para satisfacer los intereses personales de los donadores republicanos, y no para lo que solía considerarse “principios republicanos”.

El Lincoln Project dijo que asignará recursos para presionar no sólo a Hawley, a quien el grupo acusó de sedición, sino también a todos sus donadores.

El Club for Growth hasta ahora ha escapado del escrutinio por su papel de apoyar a los republicanos antidemocracia porque sus contribuciones principales a los candidatos no son directas. En su lugar utilizan fondos para tomar decisiones “externas” de gastos, como atacar a los oponentes de un candidato.

En 2018, Club for Growth gastó casi 3 millones de dólares para atacar a la senadora demócrata Claire McCaskill de Missouri, al final el ganador de esa carrera fue Hawley, el abogado de 41 años con ambiciones presidenciales y quien amplifica las mentiras infundadas de Trump sobre fraude electoral.

Ese año, también gastaron 1.2 millones de dólares para atacar al demócrata texano Beto O’Rourke, quien compitió (y perdió por poco) contra Cruz.

Otros legisladores respaldados por el Club for Growth incluyen a Matt Rosendale, quien esta semana solicitó la renuncia de su compañera republicana Liz Cheney después de que ella dijo que apoyará el juicio político (impeachment) del presidente, y a Lance Gooden, quien acusó a Pelosi de ser tan responsable como Trump de los desmanes de la semana pasada.

Docenas de republicanos respadados por Club for Growth votaron para objetar los resultados de la elección, aún cuando los manifestantes invadieron el Capitolio, lo que resultó en cinco muertes, inlcuyendo el asesinato de un oficial de la policía.

El Club for Growth ha cambiado notoriamente de acuerdo con los cambios en el liderazgo del grupo. El senador republicano Pat Toomey, quien solía dirigir al grupo, recientemente sugirió que está dispuesto a considerar votar por el juicio político de Trump, y criticó a sus colegas por cuestionar el resultado de la elección. Su actual dirigente, David McIntosh, es un republicano antiguo miembro del congreso que acompañó a Trump a su visita final a Georgia la semana pasada, la noche antes de que los candidatos republicanos David Perdue y Kelly Loeffler, ambos fuertemente respaldados por el Club for Growth, perdieran la segunda vuelta electoral contra sus oponentes demócratas.

Ni el Club for Growth ni McIntosh respondieron a las solicitudes de comentarios.

Los registros públicos muestran que Richard Uihlein, cuya familia fundó Schlitz Beer, donó 27 millones de dólares al Club for Growth en 2020, y 6.7 millones de dólares en 2018. Uihlein y su esposa, Liz, han sido llamados “la pareja conservadora más poderosa que nadie conoce” por el New York Times. Richard Uihlein, según el New York Times, es famoso por apoyar a candidatos “agitadores y anti establecimiento” como Roy Moore, a quien Uihlein apoyó en una elección al Senado aún después de que presuntamente abusó de menores de edad. Moore negó las acusaciones.

Un portavoz de los Uihlein declinó comentar.

Yass de Susquehanna International, quien aparece en documentos públicos como donador de 20.7 millones de dólares al Club for Growth en 2020 y 3.8 millones de dólares en 2018, también declinó comentar. Yass es uno de los seis fundadores de Susquehanna, y en un perfil de Bloomberg News en 2018 dijeron que es “un motor crucial del mercado global de intercambio de fondos”. La compañía se fundamenta en la base del amor mutuo de los seis fundadores por el poder y en la noción de que entrenar para tomar decisiones “basadas en las probabilidades” puede ser útil en los mercados comerciales. La empresa en Dublín de Susquehanna, Nellie Analytics, se dedica a las apuestas deportivas.

También lee: Exclusiva: ‘Lo que del Capitolio caerá en los hombros de Trump’: Rosario Marín

En una conferencia en 2020 sobre el negocio de las apuestas deportivas, Yass dijo que apostar en deportes es una industria global de 250 mil millones de euros, pero que con la “ayuda” de los legisladores, puede convertirse en una industria de billones de dólares.

Un perfil de 2009 sobre Yass en la revista Philadelphia describe cómo la discreción permea a Susquehanna, y que las personas que conocen la compañía dicen que “cautela” es una palabra usualmente utilizada para describir su modelo de operación. El artículo sugiere que Yass es silencioso sobre su compañía porque no le gusta compartir qué hace y cómo, y que aquellos que lo conocen creen que “se pone muy nervioso” sobre su propia seguridad.

Yass, descrito en algunas redes como libertario, también donó al Protect America PAC, una organización afiliada con el senador republicano Rand Paul. El sitio web del PAC afirma falsamente que los demócratas se robaron la elección de 2020.