Traductora reduce discurso de AMLO de 8 a 4 minutos en encuentro con Biden
AMLO y Biden se reunieron por primera vez de manera presencial. Foto: Gobierno de México.

La traductora encargada de interpretar el encuentro entre los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), redujo el discurso del mandatario mexicano de 8 minutos y 35 segundos a 4 minutos y medio.

La mujer tomó notas a toda velocidad, mientras el presidente mexicano hacía un recuento histórico sobre la relación entre ambos países y expresaba su respeto a su homólogo estadounidense.

“Nos da mucho gusto estar aquí, presidente”, afirmó López Obrador al terminar su discurso. Fijó la mirada durante unos segundos en Biden y, enseguida, volteó la cabeza para decirle a la traductora: “A ver si puede”.

Ese comentario desató las risas entre los presentes, incluido Biden, y uno de ellos soltó: “Sí, ella puede hacerlo”.

A continuación, la traductora pasó del español al inglés las palabras de AMLO y como hablaba a un ritmo más rápido, redujo el discurso de más de ocho minutos a unos cuatro y medio.

Un discurso sin pausa

Biden fue el primero en hablar. En su discurso de 5 minutos y medio repasó los lazos entre ambos países y expresó confianza en que la alianza con AMLO demuestre que “las democracias pueden funcionar” ante el auge de modelos autocráticos como el chino.

Durante su intervención, Biden realizaba una pausa después, de una o dos frases, para que la interprete sentada a su lado pudiera traducir del inglés al español.

Tras ello, López Obrador tomó la palabra y sin hacer pausas para la traducción simultánea, habló más de 8 minutos.

En su discurso, AMLO repasó la historia compartida de las dos naciones, habló de la amistad entre Abraham Lincoln (1861-1865) y Benito Juárez (1858-1872), “el mejor presidente de México”, y dijo que su país quiere que avance en el Congreso la propuesta de reforma migratoria de Biden, que beneficiaría a muchos mexicanos que viven de manera irregular en Estados Unidos.

López Obrador, que mantuvo las manos entrelazadas durante buena parte del encuentro, dio las gracias a Biden por no tratar a México como “patio trasero”.

Durante ese tiempo, Biden se rascó la cabeza, se tocó varias veces la mascarilla negra que llevaba, echó un vistazo a sus notas, tomó un papel, escribió algo y lo puso en una mesa contigua, miró al suelo y, también en numerosas ocasiones, fijó la vista en su homólogo mexicano.

Mientras la traductora se apresuraba a tomar notas para no perder detalle de lo que hablaba el presidente mexicano y hacer la traducción.

El encuentro entre López Obrador y Biden se produjo en el contexto de la IX Cumbre de los Líderes de Norteamérica, que se celebra en la Casa Blanca y en el que también participa el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Con información de EFE.