La emoción de reencontrarse
Archipiélago Reportera cultural egresada de la ENEP Aragón. Colaboradora en Canal Once desde 2001, así como de Horizonte 107.9, revista Mujeres/Publimetro, México.com, Ibero 90.9 y Cinegarage, entre otros. Durante este tiempo se ha dedicado a contar esas historias que encuentra a su andar. Twitter: @campechita
La emoción de reencontrarse
Foto: Mika Baumeister / Unsplash.

Las últimas semanas he abandonado poco a poco el trabajo en casa. Ha sido una situación de mucho estrés que como nunca me tiene agotada, al platicar con amigues al respecto coincidimos en que la angustia de convivir con más personas, llegar a espacios cerrados y ver con recelo que usen adecuadamente el cubrebocas, la sana distancia y que se embadurnen de gel cada tanto es simplemente una locura, así que dije: ¡me relajo, me relajo!…

Es así que empece a ponderar la emoción del reencuentro con los colegas, los ambientes y espacios que a lo largo de mis andanzas periodísticas han sido parte fundamental en mi vida. Para empezar, fui de pisa y corre a San Miguel de Allende al homenaje a María Rojo y Beatriz Novaro, por parte del Festival Internacional de Cine de Guanajuato fue entrañable ver el entusiasmo del equipo de Sarah Hoch, la entrega de mis compañeres reporteres, así como de cineastas participantes. Mi percepción, es poco objetiva, pero me atrevo a decir que faltó reforzar el mensaje con el público sobre el abanico de posibilidades que ofreció el GIFF, las medidas sanitarias y el esfuerzo que implicó coordinar el festival en tres sedes: León, San Miguel de Allende e Irapuato, todas en Guanajuato, por cierto, la capital del estado por primera ocasión no participó. De esas decisiones políticas que a veces no se entienden, pero al menos el balance de la edición 2021 del encuentro fílmico fue de cero casos de contagio de Covid 19, una selección de películas sorprendentes y una solidaridad que ojalá perdure.

Luego de Guanajuato, tocó el Festival Internacional de Cine de Guadalajara. Ahí fue reencontrar la emoción de estar en el ajo, de sentarme a platicar con un realizador como Julio Medem, ver ese clásico moderno de Los amantes del circulo polar al aire libre con palomitas, entrar a una clase maestra de Mayes C. Rubeo, diseñadora de vestuario de cintas como Jojo Rabbit o la serie Wandavision, que ha estado nominada al Oscar y ganado un Emmy. En fin, que fue vibrar la emoción de muchos estudiantes de cine de escuchar directamente a esos personajes que les inspiraron para entrar una de las profesiones más gozosas y complicadas, así como ver a diversos personajes involucrados en la industria sentarse a la mesa a planear nuevos proyectos. Es la vida misma transcurriendo entre pasillos, adivinar sonrisas debajo del cubrebocas y dejarse abrazar por el maravilloso mundo del cine. Una labor que también es comandada por una mujer, Estrella Araiza, quien marcó tendencia con su actitud, accesorios y vestuario. Estoy segura que después de la edición 36, el FICG volverá a plantarse fuerte.

Ya encarrerada, en la Ciudad de México mis andanzas me llevaron al Museo Jumex y las exposiciones Gama térmica y Colección Jumex: temperatura ambiente, ambas de Sofía Táboas. La primera es una muestra individual creada durante los meses de confinamiento, la segunda es la lectura que la artista mexicana ofrece en torno a una selección de piezas del recinto ubicado en Miguel de Cervantes Saavedra 303, colonia Granada. Que les digo, además de sentir un enorme gusto por ver a Sofía en uno de los Museos de Arte Contemporáneo en México con mayor renombre, me maravilló su manejo de materiales y animarse a dotar de color sus piezas. Sobre la lectura del acervo, lo rememoro y se me pone la piel chinita, hay una reflexión entre la relación del ser humano y su entorno, la fuerza de la naturaleza y la capacidad de ambos de resistir los cambios, el abuso y la corrupción, sin embargo queda la pregunta de ¿hasta cuándo? Y entonces se llenan los ojos de lágrimas.

En otra ocasión asistí al Centro Cultural de España, joya cultural ubicada en la calle de Guatemala 18, que reabrió sus puertas con una serie de exposiciones como la de Tania Candiani, la intervención de Alina Muressan y en el último piso, sobrio y a la vez lúdico del Universo Miró, brevísima muestra del artista catalán presentada por la Fundación Miró. Es un poco raro ver con poca afluencia el recinto que en 2022 cumplirá 20 años y que siempre ha estado tan activo entre exposiciones, visitas a su museo de sitio con vestigios de la gran Tenochtitlán, talleres, una estación de radio para niñes, música y buena mesa en la terraza. Se agradece que se lo tomen con calma y sobre todo que hayan reforzado sus actividades en línea, algo que coinciden en todos los espacios culturales e instituciones, lo digital será parte fundamental de su cartelera.

También fui al teatro, me asomé al Foro Shakespeare que tiene propuestas prácticamente los siete días de la semana, ya sea con cabaret los lunes o una adaptación del texto de Jean Lui Lagarce Solo el fin del mundo, traducida por Mariana Cantú y dirigida por Karla Cantú, obra potente que nos presenta a una familia azotada por la perdida de uno de sus integrantes a causa del letal virus del VIH, escrita en otro tiempo, cuando las angustias se concentraban en otras cosas y el miedo a respirar el mismo aire no asustaba tanto como ahora, pero que logra traducir muchas de las sensaciones que la gran mayoría experimentamos. Les recomiendo que la busquen, tendrán funciones los miércoles y jueves en el foro ubicado en Zamora 7, Condesa.

Al final, decirles que si bien hubo angustia, el corte de caja es más que favorable, el espíritu se engrandeció y valoré la fortuna de poder disfrutar aquí y ahora de la creatividad de les otres. Créanme, no hay lugar más seguro que un museo, cine o un teatro, todes les que trabajan en ellos no solo han tomado cursos de buenas practicas sanitarias, también lo han hecho en manejo de situaciones de crisis, están vacunados y sobre todo, están deseosos de compartir lo que durante meses han trabajado para mostrarnos. Ojalá se den el chance y si lo hacen, nos cuenten su experiencia.