El danzón cumple 143 años de vida, ¿sigue vigente?
Contextos

Reportero egresado de la UNAM. Antes Forbes y La-Lista. Derechos humanos, cultura, perspectiva de género y de todo un poco. Al frente de Revista Danzoneros. Twitter: @arturoordaz_

El danzón cumple 143 años de vida, ¿sigue vigente?
Foto: Pixabay

El danzón es uno de los pocos géneros musicales que tiene una fecha de nacimiento oficial. El 1 de enero de 1878 se tocó por primera vez Las Alturas de Simpson, una melodía compuesta por Miguel Faílde. Este hecho se considera como el nacimiento de este género ritmo cubano. 

A 143 años de que se entonara esta canción en el Liceo Artístico y Literario de la ciudad de Matanzas, bastantes cosas han cambiado. El danzón tiene un origen aristocrático, su madre es la contradanza francesa del siglo XIX: un ritmo que solo bailaban las altas esferas europeas. Cuando Haití fue ocupada por tropas francesas junto con esclavos africanos, las culturas se unieron. Así nació la danza: un ritmo que fusionó ritmos de rituales africanos con un baile para la nobleza

A principios del siglo XX, varios músicos cubanos esparcieron este ritmo por el sur de México: Yucatán y Veracruz. La Orquesta de Juan de Dios Concha fue una de las pioneras en el país, agrupación donde comenzó su carrera musical Consejo Valiente “Acerina”. A partir de ahí, el ritmo comenzó un viaje por diversas entidades del país hasta llegar a la capital. La apertura del Salón México en 1920 fue uno de los momentos que consolidó la estancia del ritmo en tierras aztecas. 

A la fecha, el Centro Nacional de Investigación y Difusión del Danzón AC tiene registradas al menos 48 danzoneras. Entre las más representativas está Acerina, Felipe Urbán, Chamaco Aguilar, La Playa de Gonzalo Varela, entre otras. 

La comunidad danzonera es un motor económico silencioso: hay muestras nacionales, encuentros y congresos. A sus 143 años de vida, goza de buena salud a pesar de la pandemia de Covid-19, para muestra de ello, el festejo programado en el salón Los Ángeles de este fin de semana con motivo del festejo por el nacimiento de este ritmo. 

Hay varios pendientes dentro de este gremio, uno de ellos es ampliar el público. Las mismas caras que visitaban el salón Colonia durante la época de los años 80, siguen asistiendo a los martes de danzón en Lerdo 206, colonia Guerrero, así como en las matiné de salón La Maraka. 

¿Un relevo generacional? Sí, grandes bailadores están dando paso a nuevos valores. Desde jóvenes músicos que reciben la orquesta familiar por tercera generación, así como bailarines que dan clases a sus 20 años, ya que es un ritmo que conocieron desde pequeños. 

Para muestra, el directo de la recién creada Danzonera Xochimilco, la cual dirige Mauricio Vázquez, un joven de 20 año de edad, pero que conoció el ritmo desde que aprendió a caminar. Felipe Urbán es el timbalista de la agrupación que lleva su nombre, es el nieto del fundador y columna vertebral a sus 25 años. Gonzalo Varela Sosa toca los timbales en la orquesta que creó su bisabuelo hace 78 años: Danzonera La Playa. Muestra de un vínculo entre pasado y futuro. 

El danzón es un ritmo vigente, en evolución constante, pero en manos de las nuevas generaciones está que se le festejen otros 100 años más. “Vendrán ritmos nuevos, pero el danzón nunca morirá”, frase atribuida a Amador Pérez Dimas, creador de Nereidas.