Argentina extraditará a Carlos Ahumada para encarcelarlo 1 año y 10 meses
Carlos Ahumada rendirá cuentas ante la justicia mexicana. Foto: Especial

Argentina extraditará a México al empresario Carlos Ahumada, por el delito de fraude genérico por contratos con las entonces delegaciones Tláhuac y Gustavo A.Madero del Distrito Federal. Su retorno es para que complete su sentencia, de la cual le restan un año, 10 meses y 23 días de cárcel.

En la Ciudad de Buenos Aires el Juzgado Nacional en lo Criminal número 9 declaró procedente la Solicitud de Extradición de dicho individuo y ordenó realizar la entrega del requerido”, informó la Fiscalía General de Justicia de la CDMX en un comunicado.

Esta institución consiguió la orden de aprehensión “con relación a contratos de obras públicas” y fue la que solicitó a la Fiscalía General de la República (FGR) que pidiera la extradición de Carlos Ahumada, involucrado en los videoescándalos de personajes cercanos a Andrés Manuel López Obrador, entonces jefe de Gobierno de la capital y hoy presidente de México. 

La institución a cargo de Ernestina Godoy informó que en junio presentó la documentación requerida y fue en julio cuando la FGR presentó la solicitud formal de extradición al gobierno de Argentina, la cual se concedió este miércoles 22 de diciembre.

Las empresas de Carlos Ahumada están relacionadas con el pago de un trabajo de drenaje no realizado en la Gustavo A.Madero en 2003, así como de pavimentación y mantenimiento de la misma en el perímetro de la entonces delegación Tláhuac en 2002.

Por estos hechos, pasó 3 años, un mes y siete días en el Reclusorio Preventivo Varonil Norte, pero salió luego de que un juez considerara que no había elementos de prueba. La sentencia fue revocada por un tribunal ese mismo año y ahora se busca que pague lo que resta de su sentencia de cinco años.

El empresario también tiene abierto un proceso legal con Rosario Robles, su expareja sentimental, quien acusa de haber usado su firma de manera irregular para defraudar al PRD con un préstamo de 400 millones de pesos.

Carlos Ahumada, de origen argentino y nacionalizado mexicano, saltó a la fama en 2004 a raíz de los llamados “videoescándalos”, la difusión de imágenes que lo mostraban sobornando a servidores públicos cercanos a López Obrador, como René Bejarano y Carlos Ímaz.

El empresario, dedicado a la minería, la construcción y el fútbol, fue detenido ese año en Cuba y extraditado a México, donde fue liberado en 2007. Desde la isla acusó que los videos formaron parte de una campaña orquestada por Diego Fernández de Cevallos y Carlos Salinas de Gortari para frenar el avance de López Obrador, quien entonces buscaba su primera candidatura presidencial.