La desinformación en redes sociales amenaza a las democracias: príncipe Harry
Harry está convencido de que las redes sociales jugaron un papel en el genocidio en Myanmar Foto: Toby Melville/Reuters

El príncipe Harry ha dicho que “se está acabando el tiempo” para que las empresas de redes sociales aborden la desinformación, un fenómeno que él cree que es una amenaza para las democracias.

Harry hizo un llamado por una mayor rendición de cuentas de las plataformas, acusándolas de eludir la responsabilidad, y destacó tanto el papel que desempeñaron en los disturbios del Capitolio de Estados Unidos a principios de este mes, así como el trato a la población rohingyá en Myanmar.

También lee: Se dice que Harry y Meghan abandonaron las redes sociales

El príncipe Harry, quien también habló sobre el “acoso” en línea que él y su esposa Meghan han enfrentado, dijo al sitio Fast Company: “Hemos visto una y otra vez lo que sucede cuando se ignora el costo real de la desinformación.

“No hay forma de restarle importancia a esto. Hubo un ataque literal a la democracia en Estados Unidos, organizado en las redes sociales, lo cual es un tema de extremismo violento.

“Se reconoce ampliamente que las redes sociales desempeñaron un papel en el genocidio en Myanmar y se utilizaron como vehículo para incitar a la violencia contra el pueblo rohingyá, lo que es una cuestión de derechos humanos.

“Y en Brasil, las redes sociales proporcionaron un conducto para la desinformación que finalmente trajo destrucción a la Amazonia, lo cual es un problema ambiental y de salud global.

También lee: Guillermo vs. Harry: ¿Guerra de príncipes por trabajos de caridad?

“En cierto modo, adoptar un enfoque predominantemente de no intervención de los problemas durante tanto tiempo es en sí mismo un ejercicio de poder”.

El príncipe Harry, de 36 años, dijo que “estamos perdiendo seres queridos por las teorías de la conspiración, perdiendo el sentido de nosotros mismos debido al diluvio de falsedades y, en mayor escala, estamos perdiendo nuestras democracias”.

Añadió: “La respuesta que he escuchado de los expertos en este espacio es que el denominador común comienza con la rendición de cuentas (…) Tiene que haber responsabilidad ante el bienestar colectivo, no solo incentivos financieros (…) Me es difícil entender cómo las propias plataformas pueden obtener ganancias con entusiasmo, pero eludir la responsabilidad”.

El duque y la duquesa de Sussex dimitieron como miembros de la realeza en marzo pasado y se mudaron a Los Ángeles con su hijo Archie.

Meghan, de 39 años, ha hablado anteriormente de las dificultades para sobrellevar el embarazo y las primeras etapas de la maternidad en medio de las presiones del interés de la prensa en su vida pública como miembro de la familia real.

Sobre el trato que han enfrentado por parte de secciones de los medios de comunicación, el príncipe Harry dijo: “Me sorprendió mucho presenciar cómo mi historia se había contado de una manera, la historia de mi esposa se había contado de una manera, y luego nuestra unión provocó una narrativa de esto muy diferente.

“Esa narrativa falsa se convirtió en la nave nodriza de todo el acoso al que te refieres. Ni siquiera habría comenzado si nuestra historia hubiera sido contada con sinceridad”.