Los EAU no han podido demostrar que la princesa Latifa esté viva, dice la ONU
En un mensaje de video filmado en un baño y obtenido por la BBC a principios de este año, la princesa dijo que estaba cautiva en una villa con barricadas. Fotografía: Folleto de campaña gratuito de Latifa / EPA

La ONU dice que los Emiratos Árabes Unidos no han presentado pruebas contundentes de que la jequesa Latifa bint Mohammed al-Maktoum, la hija desaparecida del gobernante de Dubai, que fue vista por última vez en 2018, esté viva.

Los EAU dijeron el mes pasado que la princesa Latifa recibía cuidados en su casa por parte de su familia y profesionales médicos.

La oficina de derechos humanos de la ONU pidió repetidamente a Dubai que presentara “pruebas de vida” de Latifa, una solicitud que respaldaron el secretario del exterior de Reino Unido, Dominic Raab, y otros gobiernos occidentales.

Lee también: El jeque de Dubái: imágenes incómodas debajo de una imagen pública refinada

El viernes, la vocera de la ONU, Marta Hurtado dijo en conferencia de prensa en Ginebra que los EAU no han respondido a su petición ni aclarado las condiciones en las que aparentemente se encuentra Latifa.

“No tenemos pruebas de vida y nos gustaría tener una, una que demuestre claramente que se encuentra viva. Nuestra mayor preocupación es estar seguros de que todavía vive”,  dice Hurtado.

Los funcionarios de la ONU buscaron una reunión con el embajador de EAU en Ginebra para hablar de Latifa, lo que en principio se había arreglado, dijo Hurtado. Agregó que la ONU había planeado presentar el caso de la hermana mayor de Latifa Shamsa, que fue secuestrada en las calles de Cambridge en 2000.

La preocupación por el destino de Latifa, de 35 años, aumentó cuando comenzaron a surgir videos de ella en los que asegura que su casa se “convirtió en una cárcel”.

Latifa asegura que se encuentra prisionera en la villa desde 2018 cuando intentó escapar a Omán en un jet ski para abordar un yate que se encontraba en aguas internacionales. Con dos amigos logró alcanzar la costa oeste de India antes de descubrir que la seguía otro vehículo y que la guardia costera de la India la había detectado.

Después de ocho días en el mar, el barco fue tomado por comandos indios que la entregaron a las fuerzas de seguridad de los EAU en una operación que autorizó su padre, el jeque Mohammed bin Rashid al-Maktoum, según un juicio para verificar información de 2020 realizado en una corte británica.

No se ha visto a Latifa desde entonces, fuera de las fotografías oficiales que publica el ministerio del exterior de EAU, en donde aparece cenando con la expresidenta irlandesa Mary Robinson, quien después dijo a la BBC que “la engañaron horriblemente” para confirmar en público el bienestar de Latifa.

Te recomendamos: Boris Johnson, ‘preocupado’ por la princesa de Dubai desaparecida

“Todas las ventanas están selladas”, dijo la princesa en el último video. “Hay cinco policías afuera y dos mujeres policías dentro de la casa. Ni siquiera puedo salir a tomar aire fresco. Estoy grabando este video desde el baño, porque este esta es la única habitación con puerta que puedo cerrar. Soy un rehén. No estoy libre. Estoy esclavizada en esta cárcel. Mi vida no está en mis manos”.

No se ha oído de ella desde hace seis meses, dicen sus amigos.

La embajada de EAU en Londres dice que “la cobertura de los medios no refleja la verdadera situación” y que la cuidan en su casa con el apoyo de la familia y de profesionales médicos. “Sigue mejorando y esperamos que regrese a la vida pública cuando llegue el momento”, decía un comunicado del mes pasado.

El jeque Mohammed dice que su hija, la segunda que intenta escapar, está bajo los cuidados amorosos de su familia.

Su esposa más joven, la princesa Haya, también abandonó Dubai porque temía por su vida después de haberse visto sometida, dice ella, a una campaña de intimidación y acoso. El juicio de una corte de Reino Unido indicó que sus aseveraciones eran ciertas al hacer un balance de probabilidades.