Carlos III quiere evitar que los príncipes Andrés y Enrique lo representen
Debido a una ley de 1937, el rey Carlos III puede ser representado por sus familiares si está ausente. Foto: Twitter / The Royal Family

El rey Carlos III se dispone a modificar la legislación británica para impedir que los príncipes Enrique y Andrés, que están al margen de la familia real, actúen en su nombre cuando esté enfermo o en el extranjero.

Según una ley de 1937, el monarca puede ser sustituido en determinadas tareas, como la firma de documentos oficiales en su ausencia, por su cónyuge y los cuatro primeros adultos en el orden de sucesión al trono.

En el caso de Carlos III, se trata de la reina consorte Camila, sus hijos Guillermo y Enrique, su hermano Andrés y su sobrina Beatriz.

Pero Enrique abandonó la familia real y se fue a vivir a Estados Unidos con su esposa, la exactriz estadounidense Meghan Markle y Andrés fue despojado de todas sus funciones reales a raíz de acusaciones de agresión sexual a una menor hace años en Estados Unidos.

Para evitar que uno de ellos tenga que actuar como rey interino, sobre todo cuando Carlos III viaja con Camila y Guillermo también está en el extranjero, la lista de posibles sustitutos debería ampliarse, según varios medios británicos, para incluir a la princesa Ana y al príncipe Eduardo, hermanos del monarca.

Según el diario Daily Telegraph, la modificación legislativa podría producirse en las próximas semanas y es un paso lógico antes de los viajes al extranjero previstos por Carlos III y Camila en 2023.

El Palacio de Buckingham no reaccionó a la información, pero un legislador planteó en la Cámara de los Lores que ha llegado el momento de discutir con el rey una enmienda a la ley.

“¿O es esta una situación que conviene al gobierno ser representado por un príncipe que ha dejado la vida pública y otro que ha dejado el país?”, preguntó.

Antes de la muerte de la reina Isabel II en septiembre, su hijo Carlos la había sustituido en varias ocasiones, incluido el solemne discurso del trono en el Parlamento en mayo.

Con información de AFP