Viruela mpox y VIH: el lejano acceso una vacuna en México
1 de diciembre. Día de la lucha contra el VIH. Ilustración: Majito Vázquez / La- Lista,

Isidro, un hombre de 40 años, comenzó con síntomas de gripe en julio pasado y lo llegó a confundir con covid por tener dolor muscular y cansancio. “No me traté porque pensé que era covid, pero después empecé con unos brotes en el área genital y pensé que era una ETS (Enfermedad de Transmisión Sexual)”, cuenta a La-Lista de forma anónima. 

Prefirió tomarse unos medicamentos que anteriormente le habían recetado, pero semana y media después comenzó a ver erupciones en la mano. “Pensé que esto no era normal y ya había escuchado lo de la viruela del mono (mpox)”, comenta Isidro, quien fue diagnosticado con VIH hace dos años. 

Cuando Isidro vio las erupciones en la piel, decidió ir al sector salud público de la alcaldía Gustavo A. Madero, en la Ciudad de México, pero al ver sus ámpulas el personal médico lo mantuvo esperando más de una hora en el consultorio. Isidro decidió marcharse. 

Hasta el 26 de noviembre de 2022, México era el quinto país con más casos confirmados de viruela mpx (antes, viruela del mono). El Informe Técnico Semanal de Vigilancia Epidemiológica de Viruela Símica en México de la Secretaría de Salud publicado el 28 de noviembre de este año señala que México tiene un total de 3 mil 362 casos, de los cuales el 58.4%, es decir, mil 963 personas tienen VIH. 

Oficialmente hay un total de 11 defunciones por viruela mpox, pero las autoridades reconocen cuatro directamente relacionadas con la enfermedad todas tenían como comorbilidad la infección por VIH.

En 2020, de acuerdo con el Inegi, fallecieron 4 mil 573 personas con VIH, mientras que en 2021 esa cifra aumentó a 4 mil 662 defunciones, una diferencia de 89 casos más. Algo que los representantes de colectivos y organizaciones de la sociedad civil atribuyen a que aún persiste la falta de pruebas, el desabasto de antirretrovirales para las personas y el acceso a una vacuna. 

“Las personas que han muerto por viruela son las que no tienen tratamiento antirretroviral. Las que están en más riesgo son las que no están en control porque abandonaron el tratamiento o que no sabían que vivían con VIH. Y estoy seguro que hay muchas muertes más”, señala Alaín Pinzón, director y fundador de VIHve Libre

Este 1 de diciembre es el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA y La-Lista habló con activistas para conocer cómo está la situación frente a la viruela mpox, el VIH y la exigencia de tener una vacuna. 

Una enfermedad ‘difícil de llevar’

Isidro se fue a su casa y un amigo le recomendó ir a Clínica Condesa, lugar enfocado en la prevención, detección y atención del VIH/SIDA en CDMX, donde le tomaron una muestra sanguínea y un doctor le dio indicaciones.

Él estuvo cuatro semanas encerrado en lo que pasaba la enfermedad, en total tuvo 13 lesiones, pero cree que el hecho de no haber estado tan grave fue gracias a que tomaba el antirretroviral y tenía el estatus de indetectable, es decir, su carga viral de VIH era baja. 

Pero no en todos los casos es así. En el tercer trimestre de 2022, según datos de Centro Nacional para la prevención y el control del VIH y el Sida (Censida), se detectaron 5 mil 622 nuevos casos, sin embargo, el aumento de personas que están en tratamiento antirretroviral solo fue de 673 personas, apenas el 11.8%. 

“Es una enfermedad difícil de llevar, la comezón es intensa y las heridas en los genitales se pueden confundir con una ETS porque son diferentes a las que salen en otras partes del cuerpo, y no necesariamente debes estar lleno de lesiones”, cuenta, “con covid se tardaron en dar vacunas, ahora esto no lo va a priorizar”.

La viruela ‘vino a abrirnos los ojos

Ricardo Baruch, investigador, activista y consultor en salud pública, explica en entrevista con La-Lista que esta enfermedad vino a abrir los ojos a algo que no estaban prestando atención: la falta de detección y de tratamiento médico. 

“Por un lado, la falta de detección y la falta de adherencia a los medicamentos. Desde el sector público se considera un logro que una persona entre al tratamiento, pero muchas personas con viruela no están en tratamiento o hay falla en el mismo, esto tiene que ver con que en la pandemia se dejaron de hacer de manera regular los análisis para saber si las personas con VIH están respondiendo al medicamento. La viruela nos muestra que mucha más gente de la que pensábamos no tiene una carga viral indetectable, no basta con decir que ya llegó al tratamiento”, dice. 

Baruch explica que es sospechoso que de las muertes que hay en México, cinco estén en análisis. “Hay pocas muertes en todo el mundo (según el reporte del 28 de noviembre de 2022 había 55 defunciones) y decir que 11 han sido en México es muchísimo, nos parece que se está disfrazando la cifra”.

Además, una de las principales preocupaciones es que no hay voluntad por parte de la Secretaría de Salud federal por adquirir tratamientos o la vacuna contra la viruela del mono. 

“Aunque vemos que se está controlando puede haber un resurgimiento y otra vez nos veríamos afectados, esta es solo una (dosis) y te olvidas en el futuro y nos evitaríamos muchos problemas no solo en 2023 sino más adelante”, apunta Baruch.

En agosto pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció un acuerdo para facilitar su distribución de la vacuna contra la viruela mpox (antes, viruela del mono) de nombre Jynneos, en América Latina y el Caribe, comercializada por el laboratorio danés Bavarian Nordic. Previendo que la entrega de las dosis sería en septiembre, actualmente algunos países de la región como Estados Unidos, Panamá, Perú y Chile, ya las han comenzado a aplicar. 

Sin embargo, México se ha mantenido al margen sobre decidir adquirir la vacuna contra la viruela mpox. También en agosto de este año, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, dijo que el Grupo Técnico Asesor en Vacunación estaba evaluando usarla o no.

“Nuestro grupo técnico asesor, que preside la doctora Celia Alpuche, está analizando no tanto el asunto de qué comprar sino cuál es la evidencia científica, qué tan robusta es para sugerir que se pudiera necesitar o no utilizar vacuna”, señaló.

Pinzón califica esto como un acto de homofobia, mientras que Baruch apunta a que no bajarán la guardia y pensarán en un plan B, como adquirir donaciones de otros países, pero el mayor reto es que Cofepris la apruebe. 

Jalisco, el estado con más casos de viruela mpox

Jalisco es la segunda entidad en el país con más casos confirmados de viruela del mono, después de CDMX. Luis Guzmán, vicepresidente de la sociedad civil Códice AC en Guadalajara, Jalisco, señala que del total de casos de viruela de mono cerca del 80% vive con VIH, pero algunos han obtenido doble diagnóstico: mpox y VIH. 

El doctor Luis Alberto Ruiz Mora, director general del consejo estatal para la prevención del sida en Jalisco, señala que parte de la estrategia que hacen en alianza con las organizaciones de la sociedad civil es que todas las personas que tengan lesiones sugestivas de mpox a la par se le ofrecen servicios de detección de VIH, sin embargo, él no tiene ningún registro de doble diagnóstico: viruela mpox y VIH. 

En el caso de la vacuna, el médico comenta que han exigido al gobierno federal que dé apertura a tener la vacuna para las poblaciones más vulnerables. “Desafortunadamente la logística de la vacuna sigue siendo liderada por el gobierno federal y aún no tenemos respuesta efectiva”, dice.

El doctor Ruiz también destaca que el estado no ha tenido problemas de desabasto, sin embargo, Guzmán explica que en la realidad no es así. “Hay unidades que luego no tienen (antirretrovirales) y que después de tres o cuatro días se resurte, pero incluso esos días que no se toma el medicamento puede mermar la salud sobre todo los que no tienen el estatus de indetectable”, dice. 

Proyecto mosaico: esperanza con cautela 

El Proyecto Mosaico es un estudio global en el que se evalúa un régimen experimental de vacunas para prevenir el VIH. Aunque hasta ahora los resultados son positivos, los representantes de los colectivos consultados para este texto coinciden en que da esperanza, pero es necesario ser cautelosos antes de cantar victoria. 

 “Esperamos sean benéficos y tenemos mucha confianza, nos hablaría de una nueva generación libre de VIH”, dice Guzmán.

“No nos queremos emocionar de más, pero sería un cambio total y absoluto de las cosas como las conocemos, tener una vacuna preventiva sería el fin, ya nunca más tendríamos nuevos diagnósticos, pero ahí nos enfrentamos a otro reto porque si México no tiene una vacuna para la viruela pues qué nos hace pensar”, comenta Pinzón.

Por su parte, Baruch dice que tienen las esperanzas en mosaico, pero también en otras vacunas con tecnología diferente que podría brindar nuevas opciones.

Para todos este 1 de diciembre tiene un sabor amargo y antes de pensar en el futuro, esperan poder resolver los temas pendientes y urgentes como lo son la atención integral de personas con VIH, el abasto de antirretrovirales, pruebas oportunas y vacuna contra la viruela mpox. “Este 1 no tenemos nada que celebrar, sino mucho que apuntalar”, dice Baruch.