Síguenos

 

Seguridad

‘Una atmósfera de terror’: el sangriento ascenso del mayor cartel de México

La violencia del cartel Jalisco Nueva Generación ha cobrado un precio terrible en el estado y los expertos dicen que representa una amenaza para el gobierno de México.

Un soldado resguarda la escena de un crimen en septiembre de 2020 en Guadalajara. Foto: Emilio Espejel/The Guardian

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Fue a mediados de la primavera cuando los residentes del páramo detrás del aeropuerto internacional de Guadalajara notaron que un perro deambulaba por su comunidad con un objeto extraño en la boca: un antebrazo humano.

Equipos de búsqueda en el terregoso barrio de La Piedrera entraron en una casucha de ladrillos rojos sin techo flanqueada por árboles decorados con muérdago naranja brillante. Bajo varias capas de tierra oscura hicieron un descubrimiento aún más grotesco.

“Había 26 de ellos aquí. Los encontramos envueltos en láminas de plástico”, dijo Guadalupe Aguilar, una activista local de derechos humanos, mientras estaba de pie junto a la tumba poco profunda. “Les arrojaron algo, ácido o algo así, porque no había pasado mucho tiempo (desde que los asesinaron) y los cuerpos ya estaban en un estado real de descomposición”.

Aguilar, de 63 años, dijo que había docenas de lugares con tumbas clandestinas en el estado de Jalisco, una región que está pagando un precio cada vez más de pesadilla por su papel fundamental en el multimillonario tráfico de drogas de América del Norte.

“Todo esto tiene que ver con crimen organizado”, dijo Aguilar, quien pasa su vida localizando y excavando los campos de exterminio del siglo XXI en México en busca de víctimas. “¿Por qué? Porque una sola persona no puede hacer todo esto por sí sola”.

También lee: El tráiler de la muerte: solucionar una crisis de morgues en México creó un nuevo horror

Ropas en el suelo en donde se encontraron 26 cuerpos en una fosa clandestina. Foto: Emilio Espejel/The Guardian

Aguilar, cuyo activismo la obliga a viajar con guardias armados, no especificó qué grupo de asesinos fue el responsable del baño de sangre en La Piedrera. La huella de una mano enrojecida en una de las paredes de la casucha proporcionó un escalofriante recordatorio de la capacidad del crimen organizado para masacrar.

Pero las autoridades dicen que el área, una franja cada vez mayor de la segunda economía más grande de América Latina, está controlada por el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), un gigante grupo criminal que ahora se considera la firma mafiosa más indomable de México.

Menos famosa internacionalmente que el cartel de Sinaloa del ahora encarcelado Joaquín “El Chapo” Guzmán, la organización de Jalisco es conocida en su país por exhibiciones de ultraviolencia y poder militar que, según los expertos, representan una amenaza creciente para el presidente nacionalista mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

En junio de 2020, hombres armados de Jalisco lanzaron uno de los ataques más descarados en décadas: un intento antes del amanecer de asesinar al jefe de seguridad de la Ciudad de México que demostró cómo las promesas de López Obrador de “pacificar” a México no se han cumplido.

El mes pasado llegó otro recordatorio del golpe del cartel: el cuerpo de un desertor clave, El Cholo, fue arrojado en un banco de un parque en Tlaquepaque, una ciudad turística cerca de Guadalajara famosa por su cerámica y mariachis. Se había utilizado un cuchillo de cocina de mango blanco para poner una advertencia en la bolsa negra para cadáveres. “El Traicionero”.

El especialista en seguridad Eduardo Guerrero dijo que las autoridades al norte y al sur de la frontera con Estados Unidos ahora consideran al grupo como una amenaza a la seguridad nacional. “Tienen enormes cantidades de dinero, armas de última generación, grupos y vehículos paramilitares de estilo militar… y representan un desafío muy severo para el gobierno mexicano, sobre todo en ciudades pequeñas y medianas donde un destacamento de 50 elementos del CJNG obviamente puede derrotar a cualquier fuerza policial local”.

Un jefe de la policía informa a los reporteros sobre un crimen. Foto: Emilio Espejel/The Guardian

La versión oficial cuenta que el nacimiento del cártel de Jalisco fue en julio de 2010 cuando las fuerzas armadas mataron a Ignacio Nacho Coronel , el capo al que se le atribuye el inicio del comercio de metanfetaminas en México. La eliminación de Coronel, que la Agencia Antidrogas de EU (DEA) calificó como ” un golpe paralizante” para el cartel de Sinaloa que representaba, provocó una ruptura local que allanó el camino para el surgimiento de un nuevo grupo que tomó el nombre del séptimo estado más grande de México.

Todo por un vaso de jamaica

Pero un relato del inframundo criminal sugiere que la división en realidad comenzó tres años antes, en 2007, cuando un narco de Guadalajara derramó un vaso de agua de jamaica sobre un rival durante una reunión en el este de la ciudad. El incidente, en apariencia mundano, supuestamente provocó una secuencia sangrienta y desconcertante de traiciones, tiroteos y masacres de la que prevaleció un grupo. Ese grupo estaba dirigido por Nemesio Oseguera Cervantes, o El Mencho como la mayoría lo conoce, un exoficial de policía que ahora es el principal objetivo mexicano de la DEA. Por su captura ofrece una recompensa récord de 10 millones de dólares.

A diferencia de El Chapo, que buscó la ayuda de Sean Penn para convertir su vida criminal en un éxito de taquilla de Hollywood, El Mencho prefiere las sombras. Existen pocas fotografías de él. Su biografía, que incluye una temporada trabajando ilegalmente en los Estados Unidos en la década de 1980, es muy borrosa.

Se cree que El Mencho vive escondido en las montañas del sur de Jalisco, pero cuando las tropas intentaron capturarlo allí en 2015, el operativo terminó mal, con sicarios del cartel derribando un helicóptero del ejército con un lanzacohetes.

Guadalupe Ayala, Guadalupe Aguilar, defensora local de derechos humanos, y un guardaespaldas en la búsqueda de fosas clandestinas. Foto: Emilio Espejel/The Guardian

“¿Lo reconocería en un restaurante? No, no lo creo”, dijo un observador del mundo de la mafia que pidió no ser identificado. “El liderazgo de El Mencho es indiscutible (pero) es discreto. Tiene su bastión de control en el sur de Jalisco. Nadie lo toca. Nadie se mete con él. Él está feliz”.

También lee: Celaya, Tijuana y Juárez, los municipios con más atrocidades en el país

La fuente afirmó que El Mencho, que se cree que ronda los 50 años, era conocido por ser simpático y tener un buen repertorio de chistes. “Pero también muy explosivo”, agregó. “Muuuuy explosivo”.

Pocos entienden los poderes del cartel mejor que los residentes de la Sierra de Ahuisculco, una cadena montañosa al oeste de Guadalajara donde opera campos de entrenamiento de estilo paramilitar y laboratorios secretos que producen grandes cantidades de drogas sintéticas para traficar a Estados Unidos. La proximidad del área a dos puertos del Pacífico, Manzanillo y Lázaro Cárdenas, a través de los cuales se contrabandean precursores químicos desde China, la ha convertido en una ubicación estratégica.

Un residente de un pequeño pueblo de la sierra describió cómo hombres armados del cártel, vestidos con ropa negra de combate y con las iniciales del grupo estampadas en sus chalecos antibalas, a menudo recorrían sus calles en vehículos 4×4 de alta gama, algunos con ametralladoras montadas. “Tienes miedo de salir de noche. Tienes miedo de salir con tus hijos”, se quejó el residente, quien pidió no ser identificado.

Una mujer sostiene el retrato de un familiar desaparecido. Foto: Emilio Espejel/The Guardian

Guadalajara ha sido durante mucho tiempo una de las ubicaciones más importantes del negocio de las drogas en México. Los infames barones de la cocaína y la marihuana vivieron aquí durante la década de 1980. En 2008, los funcionarios estadounidenses consideraron a la capital de Jalisco como un centro de metanfetaminas a la que llamaron Chemical City.

La Sierra de Ahuisculco también ha sido durante mucho tiempo un refugio para los capos de la droga, cuyas conexiones políticas de alto nivel les permiten evitar la captura y prosperar. Pero en los últimos seis años, los residentes dijeron que la violencia se había vuelto intolerable. “Nunca he vivido una guerra civil, pero creo que así es como debe ser vivir una guerra”, dijo uno. “Vives con miedo. Vives en la incertidumbre. Conozco a tres o cuatro personas que han desaparecido. Todos aquí han perdido a alguien”.

En 2019, 138 bolsas llenas de restos humanos fueron arrojadas a un bosque cercano. “Lo vemos y no hacemos nada porque sabemos exactamente qué pasará si lo hacemos”, dijo otro residente local.

La violencia y las luchas del cartel con sus rivales también han cobrado un precio terrible en la capital de Jalisco. Celebrada como una de las ciudades más dinámicas y culturalmente ricas de México, Guadalajara se ha convertido simultáneamente en un lugar de crueldad y dolor casi incomprensibles.

Retratos de personas desaparecidas sobre una mesa afuera del Servicio Médico Forense en Guadalajara, Jalisco. Foto: Emilio Espejel/The Guardian

“Hemos vivido tiempos difíciles porque los grupos criminales tratan de desestabilizar nuestro estado y crear una atmósfera de terror”, dijo el mes pasado Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco, cuando llegaron cientos de soldados, supuestamente para combatir la violencia. Unas semanas antes, su predecesor de 46 años, Aristóteles Sandoval, había sido asesinado a tiros en el baño de un restaurante en un golpe meticulosamente planeado que muchos sospechaban que era obra de sicarios de Jalisco.

Todos los miércoles, madres, esposas, hermanas e hijas desesperadas se reúnen frente al instituto forense de la ciudad en busca de noticias de sus seres queridos.

“Es la hermandad del dolor”, dijo la líder del grupo de 50 años, Martha Leticia García, mientras esperaban para examinar imágenes de partes del cuerpo desenterradas de una red cada vez mayor de fosas comunes.

García, cuyo hijo César Ulises desapareció en 2017 y no ha sido encontrado, describió la macabra rutina de esos familiares mientras revisaban los restos excavados en busca de sus seres queridos y perdidos. “Ves estas cosas en la pantalla y te dices a ti mismo: ‘Ese brazo parece familiar, esa cabeza’. Es tan terrible, la crueldad que estamos viendo en este estado”, dijo.

Cerca se encontraba Cecilia Flores, de 54 años, cuyo hijo de 28 años, Wilians, fue secuestrado en 2019. Cuatro meses después, las autoridades le dijeron que algunas partes del cuerpo habían sido recuperadas de una notoria casa de tortura llamada El Mirador. “Encontraron una mano, su torso y su antebrazo. Todavía me falta la otra mano y sus piernas”, dijo.

Guadalupe Ayala abraza a su nuera Carla Flores Salazar en una protesta en Guadalajara. Foto: Emilio Espejel/The Guardian

La tarde siguiente, las madres afligidas se reunieron al pie de un monumento a los seis soldados adolescentes que murieron defendiendo la capital de México de las tropas estadounidenses a mediados del siglo XIX. El grupo marchó alrededor del monumento para llorar a las almas perdidas más recientemente, y María Guadalupe Ayala, de 47 años, describió la desaparición de su hijo Alfredo, de 25 años, en septiembre de 2019. Cinco meses después, se encontraron partes de su cuerpo en El Mirador, también.

“¿Por qué tanta maldad en el mundo?” Ayala lloró al recordar su dificultad para darle la noticia a su nieto de tres años, quien pensó que había sido abandonado por su padre.

Se han hecho grandes fortunas ilícitas con el conflicto de las drogas que desgarra a Jalisco y México. Pero para los Ayala y miles de familias como ellos, las consecuencias han sido catastróficas.

“Todas las noches no puedo dormir, pensando en lo que le hicieron”, sollozó. “Me voy a dormir y me despierto haciéndome la misma pregunta: ‘¿Cuánto sufriste?’”

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Actualidad

Desde la filtración del peritaje de la empresa noruega sobre la Línea 12 del Metro hasta la reunión entre el presidente de EU, Joe...

México

La FGR contará con 40 días más para profundizar en una carpeta de investigación contra "El Güero" Palma que aseguran sigue pendiente en México.

Actualidad

La hija del narcotraficante Nemesio Oseguera Cervantes recibió la pena máxima que enfrentaba de 30 meses de cárcel.

Listas

Emma Coronel se declaró culpable de delitos relacionados con narcotráfico. Te explicamos cómo pasó de apoyo del "Chapo" a influencer y finalmente culpable de...

Publicidad