Tabacaleras BAT e Imperial se beneficiaron de la explotación infantil, alega un bufete de abogados
Foto: Gerd Altmann en Pixabay

De acuerdo con una demanda legal que surgió a partir de las investigaciones de The Guardian, las empresas tabacaleras British American Tobacco e Imperial Brands se beneficiaron del trabajo y la explotación infantil en las granjas de tabaco de Malawi.

Las empresas británicas, que reportaron ingresos combinados de 12.5 mil millones de libras (337,000 millones de pesos) el año pasado, deberán compensar a 7,020 niños y adultos que laboran en sus cadenas de producción, de acuerdo con documentos presentados ante la suprema corte por la firma de abogados Leigh Day.

La demanda asegura la existencia “del amplio uso de mano de obra infantil ilegal, trabajos forzados ilegales y la exposición sistemática de adultos y niños pobres y vulnerables a condiciones laborales extremadamente peligrosas con protecciones mínimas contra accidentes industriales, lesiones y enfermedades”.

Lee también: El negocio verde al que apuesta Vicente Fox

Leigh Day dijo que la industria del tabaco está estructurada para que las compañías multinacionales de cigarros den la apariencia de estar separadas de las condiciones laborales en los campos de tabaco.

Empresas como BAT e Imperial suelen comprar las plantas a través de distribuidores terceros, que las obtienen de agricultores por contrato.

Pero las dos compañías están conscientes de las condiciones que enfrentan los agricultores en Malawi, incluyendo a niños, de acuerdo con la demanda, y anteriormente indicaron que ejercen un alto nivel de control sobre las condiciones laborales en sus cadenas de producción.

La demanda surgió a partir de una investigación de 2018 de The Guardian, la cual descubrió que los cultivadores de tabaco están expuestos a envenenamiento por nicotina, pesticidas tóxicos y condiciones climáticas extremas durante turnos de trabajo intensivos en áreas donde hasta el 63% de los niños son explotados laboralmente.

Las hojas provenientes de las granjas de Malawi llegan hasta los cigarrillos de todo el mundo, incluso de Estados Unidos, quien el año pasado suspendió las importaciones de tabaco del país al sur de África por las acusaciones de explotación infantil.

No te pierdas: Explotación infantil, fugas tóxicas: el precio a pagar por un futuro más verde

Los beneficiarios de los ingresos de BAT e Imperial incluyen al órgano del gobierno británico encargado del sistema de jubilaciones, pues recibió 1.7 mil millones de libras (45,000 millones de pesos) de las inversiones en el tabaco por parte de proveedores de seguros y escuelas en 2018, de acuerdo con el análisis de The Guardian.

BAT produce marcas como Benson & Hedges y Lucky Strike. Un portavoz de la compañía dijo que: “BAT se toma muy en serio los derechos humanos y espera que todos sus empleados y proveedores los respeten y garanticen.

“No sería apropiado comentar los detalles específicos de esta situación, dada la posibilidad de litigaciones en el futuro”.

La compañía dijo que fijó estándares estrictos para sí misma y para sus proveedores, y añadió: “Nos tomamos muy en serio el problema de la explotación infantil y estamos fuertemente de acuerdo con que los niños jamás deben ser explotados, puestos en peligro y no se les debe negar la educación”.

Imperial, que fabrica Gauloises, Lambert & Butler y  el tabaco para enrollar Golden Virginia, dijo: “Nos tomamos muy en serio los problemas del trabajo infantil y la explotación laboral y no toleramos prácticas explotadoras en nuestras cadenas de producción, como está claro en nuestro código de conducta publicado en nuestro sitio web corporativo.

“Buscamos activamente prevenir la explotación a través de iniciativas con nuestros accionistas, incluyendo el programa de tabaco sostenible a través de toda la industria, el cual sigue los protocolos y principios de la ONU. Nos defenderemos vigorosamente de cualquier demanda y por ello sería inadecuado emitir más comentarios”.

Te recomendamos: ‘Trabajadores en condiciones de esclavitud’ nutren el negocio de la carne en Brasil

Se espera que Leigh Day agregue más detalles a su demanda en enero, antes de fijar el valor monetario en una fecha posterior.

El caso podría tener implicaciones significativas para las compañías y cadenas de producción en partes del mundo donde prevalece la explotación infantil y las malas condiciones laborales.