En riesgo, propuesta de holandeses de granjas de cannabis para surtir a ‘coffee shops’
Foto: Terre Di Cannabis/Pixabay.com

Un intento de los holandeses para cultivar cannabis en granjas reguladas por el gobierno para proveer a las coffee shops podría frustrarse por un brote de protestas de vecinos locales por la ubicación de una de las nuevas instalaciones.

Los planes para tomar los invernaderos en las afueras de Etten-Leur, un pueblo en el norte de Brabante, cerca de la frontera belga, y reemplazar las zarzamoras con plantas de cannabis encendieron grandes protestas locales y una solicitud de la alcaldesa para que el gobierno central bloquee el plan. 

Los miembros del consejo de la iniciativa, conocida como Project C, advirtieron que los otros proyectos se enfrentarán a una negativa similar una vez que se den a conocer sus ubicaciones, lo que amenaza el éxito del experimento. 

Te recomendamos: El negocio verde al que apuesta Vicente Fox

Joep van Meel, un experto en TI, exmiembro del parlamento provincial de Brabante Septentrional y uno de los cuatro miembros del consejo de Project C, dijo: “En los tres años de preparación hicimos todo con transparencia pero cuando se hizo público el lugar donde queríamos construir nuestras instalaciones, muchos vecinos protestaron. La gente dijo que a los amigos de sus hijos no los dejarían ir a sus casas a jugar porque viven cerca de las instalaciones”. 

Bajo la política de gedoogbeleid, o tolerancia, la venta y uso de cannabis es una ofensa criminal bajo la ley holandesa, pero las autoridades eligen no perseguir a los infractores. Las coffee shops del país venden cantidades pequeñas de cannabis a mayores de 18. Pero la producción es ilegal, lo que permite que el crimen organizado prospere. 

El gobierno holandés decidió en 2017 lanzar un “experimento de cadena de suministro de cannabis controlada” para ver si sería posible regular un suministro de “calidad controlada” de la droga. El ministerio de salud pública recibió 147 aplicaciones de aquellos que deseaban convertirse en agricultores regulados, después se redujeron a 51, y se pusieron en un sorteo a principios de este mes. 

Los 10 ganadores ahora pasarán por una investigación de su “integridad”, con las organizaciones que cultivaron cannabis ilegalmente en el pasado, descartadas de la lista final que se confirmarán en febrero. Los ganadores deberán garantizar una producción anual de al menos 6.5 toneladas de cannabis y un plan sólido de financiamiento y seguridad. 

Lee también: La-Lista de eventos que ocurrirán en 2021 (y tal vez no lo sabías)

Van Meel dijo que el Project C fue una víctima de su propia publicidad. “Quisimos hacer todo en público, pensamos que eso era importante para que fuera un éxito”.

“La gente descubrirá en las próximas semanas que tienen instalaciones para cannabis cerca de ellos y protestarán”. 

“Una demanda legal sería muy cara”, añadió Van Meel. “Analizamos todas nuestras opciones. Creemos que este es un proyecto muy importante para mejorar la calidad del cannabis y quitar el suministro de las manos de los criminales”.