Esta mujer francesa lleva tres años intentando demostrar que no está muerta
Jeanne Pouchain: "No tengo documentos de identidad, ni seguro médico, no puedo demostrar a los bancos que estoy viva ... no soy nada". Fotografía: Jean-Philippe Ksiazek / AFP / Getty Images

En persona, Jeanne Pouchain se ve muy viva. Pero convencer a las autoridades es otro asunto.

Después de que una corte la declaró fallecida, Pouchain lleva tras años intentando resucitar oficialmente.

La mujer de 58 años proveniente de Saint-Joseph, cerca de Lyon, no existe para la administración francesa desde 2017, después de que perdió una larga disputa legal que involucra a un exempleado de su compañía de limpieza.

Su abogada, Sylvain Cormier, también está impresionada por la exageración de su muerte. “Es una historia muy loca. No podía creerlo. Jamás pensé que un juez declarara muerta a una persona sin acta de defunción. Pero el demandante aseguró que la señora Pouchain estaba muerta sin proporcionar pruebas, y todos le creyeron. Nadie investigó”, le dijo a AFP.

También lee: El vengador anónimo contra los juerguistas del Covid en Brasil

La decisión de la corte de apelaciones en Lyon de declarar que Pouchain ya no existe llegó en noviembre de 2017 después de más de una década de batallas legales con un exempleado inconforme.

Un tribunal industrial de 2004 le ordenó a Pouchain pagarle al antiguo miembro de su equipo (quien, según los reportes, fue despedido cuando la compañía de Pouchain perdió un contrato importante) alrededor de 14,000 euros (33,800 pesos) en daños. Debido a que el caso fue contra su empresa, y no contra Pouchain personalmente, jamás se aplicó la resolución. En 2009, el empleado volvió a demandar pero la corte rechazó el caso.

En 2016, al creer que Pouchain había fallecido, una corte de apelaciones le ordenó a su hijo y a su esposo el pago de los daños. Al año siguiente, el empleado le informó al tribunal industrial que su antigua jefa no respondió a sus cartas y que había muerto. Entonces eliminaron a Pouchain de los registros oficiales, invalidaron sus identificaciones, licencia de manejo, cuenta bancaria, seguro de vida, y otros documentos oficiales necesarios para demostrar su existencia.

Esta semana, mientras su abogada intentaba resucitarla legalmente, Pouchain acusó al exempleado de inventar que ella había fallecido en un intento de recibir indemnizaciones de sus herederos. El abogado del empleado contra argumentó que Pouchain fingió su propia muerte para evitar pagar por los daños. Ella negó esa acusación.

Te puede interesar: Schwarzenegger, del ridículo del showbiz político a ‘gobernator’ moral

“No tengo identificaciones oficiales, ni seguro médico, no puedo demostrarle a los bancos que estoy viva. … no soy nada”, dijo Pouchain.

“Es momento de que alguien detenga esto. Si yo no peleo, nadie lo hará por mí. La abuela de mi esposo tiene 102 años … ella ha pasado por muchas cosas, incluyendo la guerra, pero dice que nunca ha sufrido algo tan difícil como lo que me está pasando”.