Un trago al día puede afectar el ritmo cardiaco, revela un estudio
Foto: Matthieu Joannon en Unsplash

Una pequeña bebida alcohólica al día aumenta el riesgo de desarrollar un ritmo cardíaco irregular, una condición que provoca mareos y palpitaciones y que la gente sea más propensa a ataques cardíacos, encuentra un estudio.

Los investigadores examinaron la salud del corazón y los hábitos de bebida de 108 mil personas de entre 24 y 97 años combinando registros de Suecia, Noruega, Finlandia, Dinamarca e Italia durante más de 14 años.

Su análisis confirmó la creencia de que una pequeña cantidad de alcohol puede proteger al cuerpo de fallas cardíacas, siendo la cantidad óptima 20 g de etanol, pero lo mismo no aplica para una condición que se llama fibrilación atrial, o arritmia cardíaca.

Según el reporte para la European Heart Journal, las personas que consumían 12 g de etanol al día, equivalente a 330 ml de cerveza, 120 ml de vino o 40 ml de bebida espirituosa, tenían 16% más probabilidades de desarrollar fibrilación atrial que  los abstemios.

Te recomendamos: Este digestivo español es una de las estrellas del confinamiento

“El mensaje para llevarse a casa es que en contraste con otras enfermedades cardiovasculares, incluso en consumo bajo o moderado lleva a un incremento en el riesgo de fibrilación atrial”, dijo la profesora Renate Schnabel, consultora de cardiología y coautora del estudio en la University Heart and Vascular Center en Hamburg-Eppendorf.

“Mucha gente tiene palpitaciones y mareos, pero una de las peores cosas sobre la fibrilación atrial es que es asintomática y puede causar otros problemas como un infarto. Para mucha gente, un infarto es la manifestación de la enfermedad”, agregó. Las personas con fibrilación atrial tienen un riesgo anual de 5% a 7% anual de infarto.

El riesgo de insuficiencia cardiaca, cuando el corazón late sin fuerza, sigue una curva en forma de J en relación con la ingesta de alcohol, lo que significa que es menor para gente que toma poco que para aquellos que son abstemios o toman mucho.

Pero en el estudio el riesgo de fibrilación atrial aumentaba a 16% para aquellos que tomaban una bebida pequeña al día, a 28% para los que tomaban dos bebidas, y a 47% para los que tomaban más de cuatro.

Para los que consumen un vaso pequeño de alcohol al día, Schnabel dijo que el aumento absoluto de riesgo de un latido irregular era pequeño, pero la gente tiene que estar consciente de la posibilidad.

También puedes leer: ‘No es necesariamente una garantía’: ¿deberías comprar un vino premiado?

“La gente tiene que hacer un balance de los riesgos y los beneficios”, dijo. El riesgo de desarrollar fibrilación atrial en la vida de una persona varía de 23% a 38% dependiendo de la salud de una persona, incluyendo la cantidad de alcohol que consumen.

Los descubrimientos podrían ser más importantes para aquellos que tienen más probabilidades de desarrollar arritmia cardíaca a causa de la obesidad o la presión alta, o aquellos que tienen un diagnóstico, ya que reducir la ingesta de alcohol puede ayudar a disminuir el riesgo, dice Schnabel.

Acompañando al estudio, Jorge Wong y David Conen de Population Health Research Institute en McMaster University en Canadá escriben un editorial en el que señalan: “Esta información sugiere que reducir el consumo de alcohol puede ser importante para la prevención y para el manejo de la fibrilación atrial”.

June Davidson, enfermera senior de cardiología de la British Heart Foundation, dice: “Es bien sabido que el consumo de alcohol aumenta el riesgo de fibrilación atrial. Este estudio de observación sugiere que el consumo regular incluso en pequeñas dosis puede aumentar este riesgo, y que reducir la ingesta puede ayudar a prevenir o controlar la condición”. 

No te pierdas: El agridulce sabor de la pandemia en la cerveza artesanal

“Si padeces FA, pregunta a tu médico si puedes consumir alcohol y en qué cantidad. Además, si tomas medicamentos, siempre checa con tu doctor o farmacéutico para saber qué tanto alcohol puedes consumir con seguridad.