‘Lujos que no puedo pagar’: por qué en Corea del Sur menos mujeres quieren tener hijos
Foto: Janko Ferlič /Unsplash

El alboroto que crearon las recomendaciones del gobierno de Seúl para futuras madres, que incluyen tips de cómo atender las necesidades de sus esposos mientras están embarazadas, reencendieron el debate sobre por qué tantas mujeres coreanas deciden no tener hijos.

La guía, que publicó el centro de información de la ciudad de embarazo y parto, se retiró como respuesta a la furia que se desató en línea, pero no antes de que proporcinaran un vistazo de las actitudes hacia los roles de género en Corea del Sur, una de las economías más avanzadas del mundo. 

Las mujeres deben mantener su peso bajo control, decían las recomendaciones, al mirar la ropa que usaban antes del embarazo. Mientras se acerquen a la fecha, deben asegurarse que sus maridos tengan suficientes comidas listas y cambios de ropa para mantenerse en los pocos días que se quedan solos. 

Y cuando ellas regresen a casa con la nueva adición a la familia, deben evitar la apariencia “desarreglada” postnatal al utilizar una banda para el cabello. 

Te puede interesar: El tráfico de mujeres embarazadas de Islas Marshall a EU para ‘comprar sus bebés’

Pero la presión para adherirse a los roles de género tradicionales es solo una de las razones por las que las mujeres surcoreanas evitan el matrimonio y la vida familiar, lo que suma a los temores por la población del país y la salud económica a largo plazo. 

El furor sobre las recomendaciones de embarazo salieron semanas después de que las cifras del gobierno mostraran que la población de Corea del Sur se redujo por primera vez, con 275,815 nacimientos registrados y 307,764 muertes el año pasado. 

El mes anterior, los datos revelaron que casi una de cada cinco parejas que se casaron en 2015 seguían sin tener hijos. De acuerdo a Estadísticas Corea, alrededor de 18% de las 216,008 parejas que se casaron ese año no tuvieron hijos, a comparación de las menos de 13% en 2012. 

El gobierno de Corea del Sur tuvo poco éxito en alentar a las parejas a tener más hijos, a pesar de incentivos que incluyen un pago de un millón de wons ($17,900) para las mujeres embarazadas y 6 millones de wons para parejas casadas si cada uno se toma tres meses del trabajo para cuidar a sus hijos pequeños. 

En 2019, el índice de fertilidad del país, el número promedio de hijos que tiene una mujer en su vida, se quedó en 0.92, el más bajo entre países de la OECD. 

Lee también: ‘¿Feminista y prodiversidad? Presente’: Katia D’Artigues

“Como muchas coreanas tienen empleos estos días, no quieren tener bebés porque es extremadamente difícil trabajar y criar a un hijo al mismo tiempo”, dijo Kim Seong-kon, profesor emérito de inglés en la Universidad Nacional de Seúl. 

“Además, las mujeres embarazadas se enfrentan a grandes desventajas en el trabajo en Corea del Sur. Para empeorar las cosas, muchas guarderías no son confiables, y es difícil acceder a las buenas”, escribió Kim en el Korea Herald

Choi Mi-yeon, una mujer de 32 años de Seúl, tuvo que repensar sus planes de combinar una carrera con su vida familiar tan pronto como comenzó a buscar trabajo. 

Después de estudiar negocios internacionales en Europa, le sorprendieron las preguntas que le hicieron los empleadores potenciales. “En mis entrevistas en compañías coreanas medianas me preguntaban si planeaba casarme”, ella dijo. “Incluso alguien me dijo que sería difícil para ellos si yo me casaba porque tendrían que darme días pagados de maternidad”. 

“Ahora no estoy segura sobre si tendré hijos, ya que existe la posibilidad de que mi futuro esposo me deje todo el trabajo de los hijos y de la casa a mí. Sé que los hombres coreanos están cambiando, pero ¿qué tal que termino con alguno que todavía quiere hacer las cosas a la antigua?”

Los incentivos del gobierno para parejas jóvenes que anunció el presidente, Moon Jae-in, ignoran muchos obstáculos financieros para comenzar una familia, como los altos costos de educación y vivienda, dijo la residente de Seúl Yoo Nara. 

No te pierdas: La victoria para las mujeres de Argentina por los cargos de aborto que se retiran

“Hubiera sido lindo tener niños y comenzar una familia, pero después de pensarlo mucho, me decidí en contra de eso”, dijo Yoo, de 37 años. “Significaría muchos sacrificios y sufrimiento de mi parte. Es una lástima, porque amo a los niños, pero son lujos que no puedo pagar. Me conformaré con mis sobrinas y sobrinos”. 

Sin contar las presiones financieras, Yoo dice que teme que el matrimonio la force a adoptar el mismo rol que su madre en la casa familiar. 

“Recuerdo mirarla trabajar sin parar en la casa, incluídas varias veces cuando su familia política visitaba. Ellos y mi padre se sentaban a comer y charlar mientras ella los atendía”. 

Las recomendaciones de Seúl para las mujeres embarazadas no fueron “nada nuevo”, ella dijo. “Muchos hombres coreanos y mujeres todavía piensan de esa manera. Especialmente las generaciones más viejas y la gente más joven que piensa que lo que dicen los mayores es lo correcto, sin importar lo estúpido que suene”.