A 52 años, por fin se estrena canción pensada para ‘Odisea 2001’, de Stanley Kubrick
Keir Dullea en el clásico de ciencia ficción de 1968 2001: A Space Odyssey. Fotografía: PictureLux / The Hollywood Archive / Alamy

2001: A Space Odyssey, la enigmática película de Stanley Kubrick, fue un rompecabezas desde el principio. La escalofriante historia de una misión tripulada a Júpiter aún intriga a las audiencias 50 años después de su estreno.

Pero ahora, gracias a un pequeño sello discográfico inglés, la canción original “perdida”, que encargaron especialmente para la película pero nunca utilizaron, se está ganando la admiración de los fans por la manera en que captura el sabor de la joya cinematográfica.

“Le dí a la canción lo que aparentemente fue su primera reproducción al aire en mi programa de Scala Radio hace algunos años”, dijo Mark Kermode, crítico de cine de The Observer. “La reacción de la audiencia estuvo polarizada por completo, pero sospecho que será un favorito de culto. Es muy pegajosa”.

En conversación con The Observer desde California, el compositor de la canción, Mike Kaplan, un veterano de la industria y antiguo publicista de Kubrick durante muchos años, dijo que le sorprendió enterarse que una pieza que compuso con todo su corazón hace muchos años está recibiendo popularidad, después de su estreno como sencillo hace algunas semanas por Wave Theory Records de Bristol.

También puedes leer: La-Lista de: las 20 mejores películas de Melissa McCarthy

“Sé que no suena como otra cosa, y no estoy seguro de cómo logré hacerla funcionar”, dijo Kaplan, de 77 años. “No podría hacerlo de nuevo. Pero es genial que la estén escuchando”.

Al publicista lo desafiaron para que escribiera la canción, “2001: A Garden of Personal Mirrors”, durante una junta con Kubrick y MGM Records después de que escucharon juntos el demo de otra canción que supuestamente iba a promocionar la película.

Cuando se rehusó a utilizar esa lenta canción, Kubrick se dirigió a Kaplan, pues sabía que era músico y sintió que había comprendido la película: “He escuchado que escribes música. ¿Por qué no compones algo?” Dijo, según Kaplan.

El set de Odisea 2001. Stanley Kubrick aparece a la izquierda.

Después de trabajar en ella durante su empleo matutino, Kaplan consiguió la voz de la cantante de folk Naomi Gardner, y además que la mezclaran profesionalmente.

“La intención era capturar las diferentes respuestas que 2001 generaba en las audiencias y los medios, los múltiples niveles de interpretación y apreciación, desde sus imágenes hipnóticas hasta sus iluminaciones metafísicas. También queríamos provocar curiosidad entre las audiencias que no habían visto lo que se estaba convirtiendo en un fenómeno cultural”, explicó Kaplan.

No te pierdas: La-Lista de los 10 mejores villanos en películas: de la enfermera Ratched al Guasón

Él quería emular el éxito del peculiar sencillo MacArthur Park, con Richar Harris, pero cuando se la mostró a Kubrick, el sonido de un aparato portátil no le dio una buena impresión. Aunque al gran director le gustó, dijo que no podía imaginar que se convertiría en un éxito. Los dos amigos jamás volvieron a hablar de la canción, pero continuaron trabajando juntos en A Clockwork Orange. Otro compositor, Alex North, también escribió una banda sonora para 2001, pero al final Kubrick eligió un sonido clásico, Así habló Zaratustra de Strauss.

Kaplan conoció a Kubrick en 1968 en una cabina de proyección, donde le dijeron al director que el equipo de promoción de 2001 tenía problemas para entender cómo venderla a la audiencia.

“Estábamos frente a un drama metafísico que abarca la evolución, la reencarnación, la belleza del espacio, el terror de la ciencia y el misterio de la humanidad. Además requería que los críticos y audiencias se rindieran ante su ritmo único”, explicó Kaplan. “Con una narrativa casi futurista, la épica de 161 minutos (duración original) contenía sólo 22 minutos de diálogo”. Después de discutir la película durante dos horas, se dieron la mano y comenzaron su larga amistad.

El compositor Dan Jones, fundador de Wave Theory Records, dijo: “Intentar escribir música para Kubrick era una tarea abrumadora, como Alex North (y ahora sabemos que Mike Kaplan) estaba por descubrir. La canción de Mike me impactó de inmediato. Emana el espíritu de la época de su creación en Nueva York. Tanto la banda sonora atmosférica de North como este celebratorio sencillo definen todos sus términos musicales, revelados años después de su creación; y ambos sonidos dan pistas de las complejas interacciones creativas que se destila en las películas de Kubrick”.

Te recomendamos: El terror nos puede distraer de la realidad actual: Sandra Becerril