Síguenos

 

Mundo

‘Es como un iceberg volteado’: el historiador Jon Meacham sobre Joe Biden

Con Biden lo que ves es lo que tienes, dice el ganador del premio Pulitzer, quien ha aconsejado al presidente.

Foto: Oliver Contreras / EPA

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Se le ha llamado la “musa histórica” de Joe Biden, un consejero informal del presidente de Estados Unidos y participa en la elaboración de algunos discursos, incluyendo el de la toma de posesión. 

En marzo, Jon Meacham organizó una reunión entre Biden y un grupo de historiadores en la Casa Blanca que duró más de dos horas. ¿Qué aprendió sobre el presidente número 46?

“Es como un iceberg volteado”, dijo por teléfono el ganador del Pulitzer. “Ves la mayor parte y no hay vuelta. No hay mucho misterio en Joe Biden. Los últimos cuatro o cinco minutos de su conferencia de prensa en la sala este, el 25 de marzo, cuando habló de democracia y autocracia, esto es todo lo que hay”.

Los reportes de los medios sobre la reunión señalaron que Biden tomó nota en un libro negro y que en cierto momento se dirigió a la historiadora Doris Kearns Goodwin y dijo: “No soy FDR, pero…” Meacham no se acuerda del comentario, una referencia al presidente Franklin Delano Roosevelt, y no considera que Biden sea una persona que se agrande a sí mismo.

“No busca darle forma a un legado. Se trata de ver cómo los presidentes anteriores habían enfrentado crisis fundamentales. FDR salió a colación porque es una leyenda pero más porque en 1933 se hacía abiertamente la pregunta de que si la democracia sobreviviría a los 30. Así es que se trataba de ver cómo articular un caso por la democracia con todo el desorden inherente”.

Te puede interesar: Joe Biden: 100 días después

Esta pelea existencial entre la democracia y la autocracia, subrayada repetidamente por Biden durante sus primeros 100 días en los que contempló la creciente amenaza de China, es la fórmula del presidente y se hizo patente en la reunión con los historiadores, dijo Meacham.

Pero regresando a la metáfora del iceberg, el autor de 51 años, quien se presentó con un discurso en la convención demócrata del año pasado, sugiere que lo que ves de Biden es lo que tienes. Los futuros biógrafos tratarán de descubrir un “verdadero Joe Biden” que nos perdimos todo el tiempo. En ese sentido, tal vez, ya encontramos algo que tiene en común con Donald Trump.

“Sospecho que 90% de lo que he escuchado decir a Joe Biden en privado durante años, lo dice en público y el otro 10% no es algo que provenga de un lado oscuro secreto de Biden”, consideró Meacham. “Honestamente me asombra. Creo que tiene que ver con los 78 años que tiene, con todo lo que ha hecho. No tenía expectativas de convertirse en presidente en 2017.

“Así es que creo que la gente debe tomar lo que dice como es. Mi experiencia con él, y somos amigos, es que es muy directo. Hay muchas situaciones maquiavélicas detrás de escenas. Tal vez no era así cuando tenía 40 años pero ahora tiene casi 80 y es verdad”.

Barack Obama también invitó a Goodwin y a otros historiadores a la Casa Blanca, aparentemente más enfocados en lecciones de Abraham Lincoln que en las de Roosevelt. Trump tenía ambiciones de Mount Rushmore, pero no tuvo tiempo para los estudiosos de la presidencia y a los 100 días de su gobierno invitó a rockeros como Ted Nugent y Kid Rock así como a la exgobernadora de Alaska, Sarah Palin.

Meacham, cuyo nuevo podcast, Fate of Fact, presenta a los historiadores Michael Beschloss y Eddie Glaude Jr, y ambos estuvieron en la cumbre de Biden. Meacham recordó la historia de cómo Bill Clinton alguna vez hizo una lista de los presidentes que realmente dejaron huella y se preguntó cómo llegar allí.

Lee: Biden y Xi hablan de un choque de civilizaciones, pero su objetivo es el dominio

“Biden no es así y no digo que en algún lugar de su cerebro no piense en eso. No lo sé”, comentó. “Pero creo que sé algo al respecto y creo que él lo ve como un momento existencial para la democracia. Él ve problemas claros que tienen que definirse y resolverse, y lo que él quiere es que los casos de estudio de los éxitos y fracasos del pasado le sirvan como flecha en su aljaba. Creo que esto es lo que quiere”.

El paralelo de Roosevelt se manifiesta en un retrato gigante en la Oficina Oval de Biden y persiste no solo porque el presidente número 32 ayudó a derrotar el fascismo en la segunda guerra mundial sino porque el New Deal de 1933 ayudó a Estados Unidos a salir de la Gran Depresión. Al enfrentarse a una serie de crisis, incluyendo la pandemia del coronavirus, Biden ha tratado de reconstruir la confianza en el gobierno y la democracia con un presupuesto audaz de 6 billones de dólares que recuerda a Lyndon B Johnson y su “Gran Sociedad”.

Algunos hablan de un golpe mortal a cuatro décadas de “reaganomics”. Pero Meacham, un biógrafo de Thomas Jefferson, Andrew Jackson y George HW Bush, no iría tan lejos: “Una forma de pensar en el tiempo entre 1933 a 2017 era una conversación figurada entre FDR y LBJ de un lado y Reagan y George W Bush en el otro. Cada presidente estuvo en esa conversación.

“Trump no era un capítulo subsecuente para eso. Creo que Biden regresa a la conversación. Claramente está en modo FDR y LBJ, pero yo considero que se reanuda la conversación sobre los medios para llegar a los fines comunes. Biden no está creando nuevas agencias de gobierno. ¿Es un péndulo en movimiento? Ciertamente no por parte de George W Bush, pero no de fuera de lo convencional en Estados Unidos”.

El rompimiento de Trump con las convenciones, y la disposición del partido republicano para seguirlo al precipicio, es el punto de arranque del podcast de Meachan para explorar la polarización y “cómo y por qué muchos hechos se convirtieron en un accidente de guerra en Estados Unidos”, culminando con la mortal insurrección en el Capitolio el 6 de enero.

Los republicanos hicieron promesas de campaña elección tras elección pero no cumplieron, argumentó, lo que resultó en la frustración de los electores. “No hemos tenido un partido político importante que pierda de esta forma su rumbo en la historia de Estados Unidos. Yo quería tratar de darle una explicación histórica informada de lo que sucedió pensando en que si tienes un diagnóstico, al menos puedes saber cómo tratarlo.

No te pierdas: 100 días de Joe Biden: avances y tareas por hacer en migración, medio ambiente, economía y salud

“No creo que Trump saliera del éter. Se veía venir porque la base estaba molesta y agraviada por las pausas con los frutos de la victoria desde la segunda guerra mundial. No es que Trump tenga superpoderes. Se trata del contexto. El podcast es básicamente lo que me ayuda a explicar qué tantos republicanos sensatos se rindieran al culto a la personalidad.”

Los primeros 100 días de Biden fueron menos escandalosos y melodramáticos que los de su predecesor, una limpieza al paladar libre de insultos pueriles y de tormentas de media noche. Pero ya abrió camino a cumplir su promesa de gobernar con ambos partidos mientras los republicanos siguen buscando pelear en contra de sus objetivos ambiciosos en la legislación. “Aburridos, pero radicales”, es el análisis del senador de Texas, Ted Cruz.

Sin embargo, Meacham, cuyo bestseller de 2018 The Soul of America, presentó un avance del tema central de la campaña de Biden, subrayó que su enfoque encuentra arraigo entre el público en general mientras que los republicanos se ocupan de las “guerras culturales” como los derechos de los atletas transgénero o los libros retirados de Dr. Seuss debido a las imágenes raciales insensibles.

“Mi sensación es que ha abogado por una reacción estadounidense en contraposición a una reacción partidista a una serie de crisis que ha definido y articulado. No está repitiendo el error que hizo Obama años antes de buscar el compromiso republicano, porque ellos no pueden hacerlo. En cuanto a la política exterior, no tiene en realidad un compañero de paz.

“Básicamente decidió que tiene que hacer todo lo que pueda porque cree que es una situación de emergencia y lo hace en una forma que considera que es más para unir que para dividir. Esto obliga a los republicanos a refugiarse en una esquina porque lo que hace Biden es muy popular, y terminan peleando por el Dr. Seuss. Los republicanos se encuentran en esta pelea perpetua en un bar. Así es que agarran todo lo que pueden. No creo que sea una estrategia durable de gobierno”.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

México

El funcionario acudió para abordar la reapertura de la frontera común con México, cerrada a viajes no esenciales desde el inicio de la pandemia.

Salud

Los trabajadores luchan por mejoras permanentes en sus salarios y prestaciones; a muchos les preocupa la seguridad y les enojan las condiciones laborales.

Mundo

El clima posterior a Trump, las preocupaciones geopolíticas y una paradoja económica representan una amenaza para las esperanzas de la Casa Blanca.

Salud

Aunque algunos estados en EU han visto grandes aumentos en las tasas de vacunación entre los afroamericanos y latinos, la mayoría todavía se está...

Publicidad