Síguenos

 

Juan Carlos Baker
Sin arancel

Joe Biden: 100 días después

Juan Carlos Baker

Es necesario subrayar la consistencia que ha mantenido entre su discurso de campaña y las acciones iniciales en materia de política interna que ha propuesto.

i
El presidente de EU, Joe Biden. Foto: AFP

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

En Estados Unidos, la tradición de evaluar a un presidente de acuerdo a las acciones realizadas en sus primeros cien días de mandato se remonta a la época del presidente Franklin D. Roosevelt. A partir de lo logrado y lo que sigue pendiente en ese muy breve periodo, algunos analistas creen que es factible proyectar cuál será la pauta del resto del gobierno del presidente en turno.

Por diferentes razones, en todo el mundo, la expectativa generada por el triunfo de Joe Biden fue inmensa, lo cual es sin duda un arma de doble filo. Por un lado, la pérdida de imagen y la destrucción del capital político estadounidense generado por el presidente Trump fue tan profunda que, casi cualquier cosa que haga el presidente Biden será percibido como un viraje hacia lo positivo. Por otro lado, dada las altas expectativas que su triunfo generó, si sus resultados resultan más cortos de lo que se espera, se generaría un sentimiento de desilusión que no ayudaría a la estabilidad internacional, ni a las dinámicas políticas internas en Estados Unidos.

¿Qué logros tiene el presidente Biden en este espacio de tiempo? Y, sobre todo, ¿qué podemos destacar de estos cien días, para que nos sirva de brújula en los siguientes tres años? Primero, es necesario subrayar la consistencia que ha mantenido entre su discurso de campaña y las acciones iniciales en materia de política interna que ha propuesto: el énfasis que ha puesto en mantener los estímulos económicos que permitan una reactivación expedita, el vacunar a la mayor cantidad de estadounidenses posibles (“100 millones de vacunas en los primeros 100 días”, fue su lema) y en enmarcar una gran parte de sus acciones de gobierno en el tema de combate al cambio climático.

También lee: 100 días de Joe Biden: avances y tareas por hacer en migración, medio ambiente, economía y salud

En el corto plazo, el tema donde se harán más evidentes las diferencias políticas entre su administración y los partidos Demócrata y Republicano será migración. No cabe duda que el presidente Biden tiene una visión sobre el tema que simplemente será imposible de implementar, debido a la oposición del Partido Republicano y a las dudas de algunos demócratas moderados. Pero más allá de eso, el problema es que en este tema –a diferencia de lo que seguramente sucederá con su proyecto de gasto e inversión en infraestructura–, es altamente probable que no se vaya a lograr, ni siquiera, el mínimo consenso. Ello provocaría que el tema fuera enviado a la congeladora legislativa, prolongando las tensiones de Washington con México y Centroamérica.

A nivel internacional, tal vez el hecho más celebrado de estos cien días es el regreso al Acuerdo de París, de la mano de un renovado liderazgo en materia de reducción de emisiones contaminantes. Igualmente, las diferentes expresiones que la Casa Blanca de Biden han emitido a favor de la seguridad y la alianza trasatlántica, han servido para tranquilizar algunas de las inquietudes existente en varias capitales europeas respecto de la amenaza que representa Rusia.

También lee: La-Lista de los puntos que hicieron histórico el discurso de Biden ante el Congreso

Sorprende un poco el anuncio del retiro de las tropas estadounidenses de Afganistán, dado que la región no parece estar más tranquila – el país tiene frontera con Irán, Pakistán y con la provincia china de Xinjiang, que ha estado en los medios internacionales por abusos cometidos por el gobierno chino contra los derechos humanos de la minoría Uigur. Precisamente con respecto de China, sin duda el mayor reto geopolítico que ha enfrentado Estados Unidos en los últimos cuarenta años, no vemos ningún cambio sustantivo en estos primeros cien días, en relación a la línea de confrontación iniciada por el presidente Trump. Personalmente, no creo que suceda en ningún momento de los próximos dos o tres años, por el consenso existente entre demócratas y republicanos, respecto a la urgencia de atender el reto que representa China.

¿Y México? En estos cien días, se han realizado varios encuentros de funcionarios del gabinete del presidente Biden y del presidente López Obrador, lo cual resulta un cambio refrescante de la manera tan personal que el presidente Trump manejó la relación con México. Esto también sugiere un regreso al uso de los canales institucionales de comunicación, a través de las múltiples plataformas existentes para esos fines. Creo que lo más rescatable es que estos primeros cien días han devuelto la predictibilidad a la relación bilateral.

También lee: La papa caliente que el bromance Trump-AMLO le deja a Joe Biden

Pero no comentamos el error de creer que al salir Trump y entrar Biden se acabarán todos los conflictos entre nuestros países. La agenda bilateral, por definición, es compleja e intensa, y algunas decisiones recientes en México han generado preocupación en Estados Unidos, sobre todo relacionado con el cumplimiento de nuestro país con los compromisos del T-MEC.

Será de gran ayuda ahora, poder recurrir a la estructura institucional para atender esas preocupaciones –lo que no ocurría con Trump–, pero para evitar conflictos y poder canalizar nuestra energía y recursos a la urgente demanda de recuperación económica y comercial, sería preferible no generar conflictos que nos distraigan del objetivo primario de México: recuperar la senda de crecimiento.

Ahora vendrán los siguientes cien días. 

*El autor es socio fundador de Consultores Internacionales Ansley –despacho especializado en asesorar a empresas y gobiernos en temas comerciales y económicos–, y académico de la Universidad Panamericana. Durante veinte años, trabajó en el gobierno federal, en diferentes encargos al frente de la agenda de negociaciones comerciales internacionales de México.

@JCBakerMX

También te puede interesar

Política

El presidente de EU refiere conversaciones “buenas y positivas”, pero agregó que “hasta no ver no creer”

Mundo

Tras la cumbre de Ginebra, los mandatarios buscan restablecer sus relaciones diplomáticas.

Actualidad

Desde la filtración del peritaje de la empresa noruega sobre la Línea 12 del Metro hasta la reunión entre el presidente de EU, Joe...

Mundo

"Siempre es mejor verse cara a cara", dijo el mandatario estadounidense al inicio de la cumbre con su homólogo ruso.

Publicidad