Síguenos

 

Salud

Las comunidades negras y latinas se quedan atrás en la vacunación contra Covid-19

Aunque algunos estados en EU han visto grandes aumentos en las tasas de vacunación entre los afroamericanos y latinos, la mayoría todavía se está quedando atrás

Tanisha Land recibe una vacuna Covid-19 en Chicago. Foto: Kamil Krzaczyński / Reuters

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Cuando se observó una mayor disposición de las vacunas en Estados Unidos, los funcionarios de salud actuaron rápidamente para tratar de convencer a un gran número de estadounidenses de que se vacunen. Pero en medio del despliegue masivo de la vacunación, las comunidades negras y latinas, que se ven afectadas de manera desproporcionada por la pandemia, se han quedado atrás en las campañas de vacunación, lo que crea disparidades raciales sobre quién tiene más probabilidades de recibir la vacuna Covid-19.

En medio de los esfuerzos federales y locales para abordar la disparidad de las vacunas, la tasa de vacunación para los afroamericanos y latinos va a la zaga de la población general, dejando a muchas comunidades de color aún desprotegidas contra la pandemia de Covid-19.

Entre el 57% de los estadounidenses para los que se disponía de datos sobre el origen étnico que habían recibido al menos una dosis de la vacuna Covid-19, la mayoría son blancos, mientras que solo alrededor del 15% son hispanos y el 9% son negros: ambas tasas más bajas que la proporción de la población de Estados Unidos. Menos de la mitad de los estados del país han vacunado a más de un tercio de su población negra, según datos proporcionados por Bloomberg, mientras que más de 40 estados lo han hecho al menos igual de bien con personas blancas y asiáticas.

Si bien algunos estados, como Mississippi, Georgia y Maryland, han experimentado grandes aumentos en las tasas de vacunación entre los residentes negros y latinos en la última semana, la mayoría de los estados de Estados Unidos todavía van a la zaga en la vacunación de sus comunidades de color.

Te recomendamos: Viajar sola como mujer negra es un acto radical

Las razones detrás de las continuas disparidades en la distribución de vacunas son complejas, y van desde una vacilación menguante hacia la vacunación hasta disparidades en la infraestructura de salud pública que impactan de manera desproporcionada a las comunidades de color. En medio de varias explicaciones y un progreso constante hacia el cierre de la brecha de equidad en la vacunación, la disparidad persiste obstinadamente.

Tenemos inequidades estructurales en todo lo demás, especialmente en la atención médica. No se espera que algo como las vacunas lleve a que todo esto desaparezca de repente”, dijo Linda Rae Murray, doctora de Chicago y expresidenta de la Asociación Estadounidense de Salud Pública (APHA).

En muchos estados, los primeros errores en el proceso de vacunación han dejado persistentes disparidades. Los errores al proporcionar información accesible sobre las vacunas Covid-19, combinados con un nivel continuo de desconfianza en las instituciones, han creado una gran cantidad de desinformación sobre la eficacia y seguridad de las vacunas, lo que ha provocado algunas dudas, especialmente al principio del lanzamiento de la vacuna.

Todavía hay personas que no tienen los datos necesarios para tomar una decisión informada y todavía tenemos mucha desinformación y persisten algunas personas que deliberadamente les dan a las personas la información incorrecta”, declaró Georges C Benjamin, director ejecutivo de la APHA.

Pero las dudas sobre las vacunas son sólo una de las razones por las que muchas personas negras y latinas siguen sin vacunarse. Las encuestas de la Kaiser Family Foundation encontraron que la indecisón para vacunarse entre los afroamericanos ha disminuido en los últimos meses, mientras que el interés por vacunarse entre los latinos se mantuvo alto. De hecho, es más probable que los republicanos blancos rechacen definitivamente una vacuna. De manera similar, aunque los afroamericanos tienen tasas similares de vacilación por las vacunas que las personas blancas, las personas blancas tienen más probabilidades de vacunarse.

No te pierdas: ‘Hay tanto talento en África que no podemos entenderlo’: Angélique Kidjo habla de pop, política y poder

Más allá de las actitudes individuales, las desigualdades estructurales nublan el acceso equitativo a las vacunas.

El transporte hacia y desde los lugares de vacunación ha sido un problema constante para muchos que intentan vacunarse. Muchas personas de color de bajos ingresos no tienen acceso a un automóvil o no viven cerca del transporte público que podría llevarlas a los lugares de vacunación.

Las obligaciones laborales y familiares son otra barrera que dificulta el acceso a la vacuna para algunos. Al principio de la lucha por la vacunación, incluso si una persona pudiera sortear las dificultades tecnológicas para asegurarse una cita de vacunación en alta demanda, vacunarse a menudo depende de la disponibilidad de una persona durante el día.

Para muchos trabajadores de primera línea, la mayoría de los cuales son personas de color, aún no es posible tomarse un tiempo libre para vacunarse. De manera similar, cuidar a niños pequeños o parientes ancianos puede limitar la oportunidad de una persona de ir a vacunarse.

“Todas estas condiciones estructurales… hacen que sea difícil ir a estos lugares de vacunación masiva”, dijo Murray.

Algunas comunidades de color también luchan con la falta de infraestructura de salud, lo que resulta en un acceso limitado a la información sobre la vacuna o cómo programar las dosis de la vacuna.

Descubre: Anita Neil: la primera olímpica de raza negra que tuvo que retirarse en su mejor momento

En muchas ciudades importantes de Estados Unidos, incluidas Chicago, Memphis y Los Ángeles, los “desiertos de farmacia”, un término utilizado para describir un vecindario con acceso limitado a las farmacias, pega de manera desproporcionada a los vecindarios negros y latinos, cortando el acceso a citas de vacunas en farmacias comerciales. De manera similar, dado que es menos probable que las personas negras y latinas tengan seguro, es posible que tengan contacto irregular con un médico que pueda brindarles más información sobre cómo vacunarse.

Algunos estados y municipios han tomado medidas específicas para hacer accesible el proceso de vacunación. Benjamin destacó propuestas como ir de puerta en puerta para crear citas de vacunas, clínicas móviles de vacunación y otros intentos de crear paridad entre la distribución de vacunas en muchos estados. Las nuevas iniciativas federales para aumentar las tasas de vacunación entre las minorías también incluyen el uso de salones de belleza y peluquerías propiedad de negros como sitios emergentes de vacunación y promover las vacunas, así como proporcionar viajes gratuitos en Uber y Lyft a los sitios de vacunación Covid-19.

Es importante llevar la vacuna a la comunidad y no que la comunidad tenga que venir a la vacuna”, dijo Benjamin.

Benjamin también describió cómo el gobierno federal tiene planes para ayudar a lograr una distribución más equitativa. “Tenemos estados en Estados Unidos a los que históricamente les va mal en todas las estadísticas de salud. Están en la parte inferior de nuestros resultados de salud para enfermedades cardíacas o cáncer. Tienen altos índices de pobreza. Llevará más tiempo llegar a ellos”, dijo Benjamin.

Pero, como señaló Murray, en ausencia de un sistema de salud nacional en Estados Unidos, los estados, incluso los que históricamente tuvieron resultados de salud deficientes en relación con las minorías o los que todavía están luchando por recopilar con precisión datos de vacunas sobre las minorías, tienen la tarea de cerrar la brecha de disparidad de las vacunas.

Además, las propuestas provisionales para aumentar las tasas de vacunación, especialmente con la fecha límite del 4 de julio que se avecina, son soluciones temporales frente a problemas estructurales, como la falta de farmacias en una comunidad, que provocan y exacerban la disparidad de vacunas. El uso de fondos de emergencia de Covid-19 para financiar propuestas a corto plazo frente a la inversión sostenible en infraestructura de salud pública generalmente deja las desigualdades estructurales sin abordar a largo plazo.

Puedes leer: Emma Coronel se declara culpable de narcotráfico y lavado de dinero en EU

“Es como decir: ‘Vamos a contratar algunos departamentos de bomberos más para el próximo año, pero si no tienes un departamento de bomberos dentro de cinco años y hay un incendio, todavía estás en problemas’”, dijo Murray.

A fin de cuentas, a pesar de algunos avances en las tasas de vacunación entre las comunidades de color, se necesita hacer más trabajo, ahora y en el futuro, para abordar adecuadamente las inequidades en salud relacionadas con la vacuna y más allá.

Habrá otra pandemia y no será dentro de 100 años. Será antes que eso y si no hacemos estas inversiones en nuestra infraestructura ahora, si no abordamos las inequidades raciales que existen en el país… entonces la próxima pandemia verá el mismo tipo de inequidades”, aseguró Murray.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Multimedia

Entre la población mexicana se esgrimen razones para no querer recibir alguna de las vacunas contra el Covid-19.

Opinión

Lejos de su discurso que aplaude la democracia y el diálogo multilateral en el mundo, en este caso es evidente que Estados Unidos desprecia...

Turismo

Se estima que al menos 2 millones de mexicanos se han inmunizado en Estados Unidos.

Entretenimiento

Jaime Aymerich también es productor ejecutivo de la serie de Netflix 'Julie and the Phantoms', que recientemente ganó tres premios Emmy.

Publicidad