Síguenos

 

Política

Así es como los republicanos abrazaron la gran mentira de una elección robada

La forma en que los republicanos han promovido el mito marca un giro peligroso en las acusaciones generalizadas de fraude al negarse a aceptar la legitimidad de las elecciones, dicen los expertos.

Un partidario de Trump sostiene un cartel de "Stop the Steal" en Denver, Colorado, el 6 de enero. Foto: Michael Ciaglo / Getty Images

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Pocos días después del cierre de las urnas en las elecciones generales de Florida de 2018, Rick Scott, entonces gobernador del estado, celebró una conferencia de prensa frente a la mansión del gobernador e hizo una acusación sorprendente.

Scott se postulaba para un escaño en el Senado de Estados Unidos y, a medida que se contaban más votos, su ventaja disminuía. Enfocándose en dos de los condados con mayor inclinación demócrata del estado, Scott dijo que había un “fraude rampante”.

Todos en Florida saben exactamente lo que está pasando. Su objetivo es seguir encontrando más votos de manera misteriosa hasta que las elecciones resulten de la manera que ellos quieren”, declaró y ordenó a la agencia estatal de justicia que investigara. “No me quedaré de brazos cruzados mientras liberales poco éticos intentan robar esta elección a la gran gente de Florida”.

Scott finalmente ganó las elecciones y sus comentarios se desvanecieron. Pero el episodio ofreció una visión alarmante de la dirección que estaba tomando el Partido Republicano.

Un poco más de dos años después, avivado por Donald Trump a lo largo de 2020, el mito de una elección estadounidense robada ha pasado de ser una idea marginal a una adoptada por el Partido Republicano. La llamada gran mentira, la idea de que las elecciones le fueron robadas a Trump, se ha transformado de una estrategia táctica a una ideología rectora.

Te sugerimos: Fujimori está haciendo un ‘Trump’ para no reconocer su derrota en Perú, advierten analistas

Por años, grupos de derechos civiles y académicos han sonado la alarma por la forma en que los funcionarios republicanos han desplegado afirmaciones falsas de fraude electoral como una estrategia política para justificar leyes que restringen el acceso a la boleta. Pero la forma en que los republicanos han abrazado el mito de una elección robada desde la derrota de Trump en noviembre es nueva, dicen, y marca un giro peligroso de las acusaciones generalizadas de fraude al negarse a aceptar la legitimidad de las elecciones.

Apoyar la idea de elecciones robadas se ha convertido en un nuevo tipo de prueba de fuego para los funcionarios republicanos.

Los funcionarios electorales republicanos en Georgia y Nevada que han defendido la integridad de los resultados de las elecciones de 2020 han sido denunciados por sus compañeros de partido. Los legisladores republicanos en todo Estados Unidos realizan peregrinaciones para visitar y defender una investigación sin precedentes sobre las boletas en Arizona, algo que los expertos ven como un esfuerzo apenas velado para socavar la confianza en las elecciones. Ciento cuarenta y siete republicanos en la Cámara de Representantes de Estados Unidos votaron para anular los resultados de las elecciones de noviembre sin ninguna evidencia de fraude electoral y después de que los funcionarios del gobierno dijeran que las elecciones de 2020 fueron “las más seguras en la historia de EU”.

“La supresión de los votantes no es nueva, las líneas de batalla se han trazado sobre eso durante mucho tiempo. Pero esta nueva preocupación por la subversión electoral es realmente preocupante”, afirmó Richard Hasen, profesor de derecho en la Universidad de California en Irvine, quien estudia las reglas electorales.

La voluntad de negar los resultados de las elecciones se produce en medio de una mayor preocupación de que los republicanos maniobran para hacerse cargo de los cargos que les permitirían bloquear que los ganadores de las elecciones tomen posesión. Varios republicanos que han abrazado la idea de que la elección fue robada se postulan para servir como secretarios de Estado, el puesto principal electoral en muchos lugares, una posición desde la que ejercerían un enorme poder sobre las elecciones, incluido el poder de suspender procesos de certificación.

No te pierdas: Vladimir Putin dice que Biden es “radicalmente distinto” al impulsivo Trump

“Creo que es un fenómeno relativamente nuevo, desafortunadamente, y perturbador”, dijo Edward Foley, profesor de derecho en la Universidad Estatal de Ohio que ha escrito extensamente sobre la historia de los conflictos postelectorales en Estados Unidos. “Hemos tenido elecciones en conflicto en el pasado, pero nunca hemos tenido una negación de la realidad matemática básica del conteo de votos”.

El esfuerzo por socavar los resultados electorales parece estar funcionando. La mayoría de los republicanos, y una cuarta parte de todos los estadounidenses, creen que Trump es el “verdadero presidente”, según una encuesta de mayo de Reuters/Ipsos. La misma encuesta mostró que el 61% de los republicanos cree que la elección le fue “robada” a Trump.

Rohn Bishop, presidente local del Partido Republicano en el condado de Fond du Lac en Wisconsin, dijo que era perjudicial tener una incertidumbre tan generalizada sobre los resultados de las elecciones y, en general, apoyaba los esfuerzos para restaurar la confianza. Pero notó su consternación por el hecho de que los republicanos siguieran presionando mentiras sobre las elecciones. Señaló que el Partido Republicano del condado de Waukesha, un bastión republicano, recientemente presentó una película respaldada por Mike Lindell, un aliado de Trump y un conspirador electoral prominente, que promovió falsas acusaciones de fraude.

Necesitamos recuperar a esos votantes republicanos suburbanos que solían acudir el condado de Waukesha, no seguir echando sal en la herida al obligarlos a tragarse más de estas elecciones, cosas de Trump que no quieren escuchar”, declaró. “No sé por qué es tan difícil para los funcionarios electos republicanos decirle la verdad a la base. Eso podría ayudar.”

Alexander Keyssar, un historiador de Harvard que estudia las elecciones, señaló que había una larga historia en Estados Unidos de utilizar el fraude como excusa para rechazar los avances en el derecho al voto entre los votantes negros y otras minorías. Los votantes blancos se están convirtiendo en una parte más pequeña del electorado estadounidense, según muestran los datos. “Definitivamente hay ecos de esto ahora“, dijo. “Siempre ha habido una inclinación a ver a nuevos votantes de diferentes etnias o apariencia como agentes o agentes involuntarios de fraude”.

No te pierdas: Jefe del FBI: el ataque al Capitolio fue terrorismo doméstico

Mac Stipanovich, un operador republicano de larga data en Florida, ahora retirado, dijo que las mentiras sobre las elecciones proporcionaron una especie de cobertura para aquellos que no podían admitir que representaban una minoría cada vez más pequeña en la población.

“En el pasado, los veteranos del partido, los líderes del partido… explotaron a los locos para ganar las elecciones y luego los ignoraron en gran medida después de las elecciones“, confesó. “Lo que ha sucedido desde entonces es que Trump abrió la caja de Pandora y los dejó salir. No solo los dejó salir, los afirmó y provocó. Y ahora se están volviendo locos y están legitimando estos delirios”.

Si bien ha habido otras elecciones desagradablemente impugnadas en la historia de Estados Unidos (el presidente Rutherford B. Hayes fue etiquetado como “Rutherfraud” y “Su Majesfraude” después de la impugnada elección en 1876), tanto Keyssar como Foley dijeron que era difícil encontrar una comparación con lo que sucede ahora.

“Nunca hemos tenido eso. Nunca hemos tenido una fabricación al estilo del macartismo de una teoría de la conspiración aplicada al proceso de conteo de votos… Yo diría que es especialmente peligroso cuando se trata del proceso electoral”, declaró Foley. “Es el proceso electoral el que finalmente permite el autogobierno. Cuando los mecanismos del autogobierno son dominados por una especie de macartismo, eso es muy preocupante”.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Opinión

De marzo a junio, Facebook dio de baja 33 redes inauténticas a nivel global, de las cuales una decena fueron de México. El resto...

Elecciones

PRI, PAN y PRD acusan que el gobierno federal y el crimen organizado operaron en favor de los candidatos a gobernador de Morena y...

Género

Este sábado 3 de julio se celebra el 66 aniversario del sufragio femenino en México. Aquí, un recorrido en imágenes por la participación de...

Actualidad

Desde el informe trimestral de AMLO hasta la visita de Joe Biden al lugar del desplome del edificio de 12 pisos en Miami.

Publicidad