Síguenos

 

Salud

‘Hay virus agazapados en el aire’: ¿cómo detenemos la próxima pandemia?

Comprender la conexión entre los seres humanos, los animales y el medio ambiente es clave para planificar futuras pandemias, advierten los expertos.

El cambio climático, la destrucción del hábitat y los avances económicos y tecnológicos aceleran la propagación de virus. Los expertos dicen que Australia debe "comenzar a capacitar e invertir en su próxima generación de cazadores de virus ahora". Foto: Gerardo Vieyra / NurPhoto / REX / Shutterstock

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

A finales de 2019, Stuart Turville, virólogo del Kirby Institute, estaba buscando otro trabajo.

Las tasas de financiamiento eran muy bajas para sobrevivir“, afirmó.

Pero antes de que pudiera irse, se produjo la pandemia de Covid-19. Ahora dirige el laboratorio de contención de alta seguridad del instituto en la Universidad de Nueva Gales del Sur, donde se estudia y se cultiva el virus que causa Covid-19. Él y un equipo básico trabajan largas horas analizando cientos de muestras de Covid de todo el país, estudiando variantes y trabajando en tratamientos. Cuando Turville llega a casa, después de ver brevemente a sus hijos, escribe solicitudes de financiación y ahora es más fácil conseguirlas.

Cuando él piensa en la época anterior a la pandemia, cuando pensó en tirar la toalla, Turville cita la película de fantasía de 2005, Nanny McPhee .

‘Cuando me necesites, pero no me quieras, entonces debo quedarme’”, señaló Turville.

“Se lo diré ahora a todos los virólogos que entrenen desde aquí. Si no reciben fondos, no los quieren; les recordaré que se mantengan firmes. Algún día, serán muy necesarios“.

Por si te lo perdiste: ‘El fin del mundo como lo conocemos’, la mirada argentina ante el cambio climático

El cambio climático y la destrucción del hábitat traerán ‘sorpresas’

Es difícil predecir cuándo llegará ese día, dijo el investigador, pero los virólogos y los expertos en enfermedades infecciosas están de acuerdo en que más pandemias son inevitables. Lo que es menos seguro es de dónde vendrán los próximos y qué tan graves serán.

Las respuestas a esas preguntas dependen de cuánta responsabilidad asuman los seres humanos por su impacto en el medio ambiente, explica Turville. La historia muestra que los avances en la tecnología, al tiempo que mejoran nuestra capacidad para hacer frente a las pandemias, también pueden ser las mismas cosas que las desencadenan y alimentan su propagación.

“Somos inteligentes y, lamentablemente, ingenuos al mismo tiempo con respecto al planeta”, afirmó Turville. “La economía y los grandes avances tecnológicos aportan un gran nivel de vida en todo el mundo, pero pueden desenterrar muchas cosas desagradables no deseadas”.

Utiliza el VIH como ejemplo. Se ha estimado que el VIH ingresó a la población humana a partir de primates en algún lugar cerca de Kinshasa, ahora la capital de la República Democrática del Congo, alrededor de principios del siglo XX. Sin embargo, no se identificó en humanos hasta principios de la década de 1980, habiéndose extendido con el crecimiento de las rutas de transporte.

“El área en desarrollo de Kinshasa condujo a la infraestructura que movió el virus a lo largo de esa ruta”, dijo Turville. “Luego, se trasladó a los puertos y luego a las ciudades, como todos sabemos. Fue impulsado por actividades económicas”.

Otros virus han surgido de humanos que alteran el medio ambiente, desarrolló Turville. El virus Nipah transmitido por murciélagos, que causa encefalitis grave (inflamación del cerebro) en los seres humanos, se debe a prácticas agrícolas intensivas y al cambio climático.

Unas tres cuartas partes de todas las nuevas enfermedades virales emergentes en las últimas dos décadas han sido zoonóticas, es decir, transmitidas de una fuente animal, principalmente murciélagos, roedores o aves. Pero a menudo falta en las discusiones sobre sus orígenes hablar del papel de los humanos.

“Desafortunadamente, cosas como el cambio climático y la destrucción del hábitat traerán consigo ‘sorpresas’ mientras los animales luchan por lidiar con sus entornos cambiantes, cortesía de nosotros”, recalcó Turville.

Dominic Dwyer, un médico virólogo que forma parte de un equipo de 14 que investiga la pandemia de Covid-19 para la Organización Mundial de la Salud, está de acuerdo. El mismo equipo ahora trata de identificar los estudios que deben realizarse para prepararse mejor para la próxima pandemia y evitar que sea tan grave.

Dwyer dijo que una parte clave de la planificación para futuras pandemias será comprender la interacción animal, ambiental y humana.

Te sugerimos: Tokio 2020 cambia sus pantallas gigantes por centros de vacunación

“Todos los virus que han surgido en los últimos 50 años provienen de animales o del medio ambiente, y la conexión, la red, entre esos factores y los humanos es muy importante”, advirtió.

La preparación y la planificación incluyen considerar la demografía, los entornos arracimados en los que vive la gente, los entornos sanitarios que permiten que algunas cosas se propaguen, pero no otras, el cambio climático y la influencia de la forma en que usamos la tierra e interactuamos con la vida silvestre, la forma en que comerciamos, la agricultura y el turismo. Todas esas cosas tienen un impacto en lo que permite que una pandemia surja y se ponga en marcha“.

En las enfermedades infecciosas, esto a menudo se conoce como el enfoque de Una Salud: integra los sectores de la salud humana, animal y ambiental, así como las ciencias sociales, la bioinformática y la tecnología, y la colaboración internacional.

Después del brote de Sars de 2002-04, una epidemia que involucró un síndrome respiratorio agudo severo causado por un coronavirus, casi todos los países acordaron notificar cualquier virus nuevo o preocupante a la OMS y al resto del mundo.

Por el Covid ahora nos damos cuenta de que no sólo tienes que hacer eso, sino que tienes que hacerlo rápidamente”, declaró Dwyer. “Eso es algo nuevo, y eso es de lo que ha estado hablando el G7. ¿Cuál es el contrato que debemos hacer entre países para garantizar la presentación de informes más rápidamente? “

¿Podemos estar seguros de que los países que se inscriban cumplirán con su compromiso de presentar informes completos, transparentes y rápidos?

“Yo lo estaría”, dice Dwyer. “Esto ha sido claramente lo peor en 100 años, por lo que es de esperar que lo sea.

“Pero tienes que hacer este tipo de cosas diplomáticamente. Y yo no soy diplomático, gracias a Dios. Pero, ¿cómo persuade el mundo, por ejemplo, a China u otros países quizás más cerrados, para que se unan y lo hagan por todos? Esa es una discusión diplomática, pero cuanto más lodo arrojes o más culpas repartes, menos probabilidades tendrás de obtener su cooperación”.

‘Hay virus esperando agazapados

Un artículo publicado por Elsevier titulado Preparing for Emerging Zoonotic Virus, afirmó que los expertos habían advertido sobre la pandemia de Covid-19 durante años, a menudo etiquetada en la literatura bajo el nombre de Enfermedad X.

“El escenario de la Enfermedad X sobre el que muchos científicos habían advertido se hizo realidad”, escribió el artículo.

“Sin embargo, las inversiones anteriores en vigilancia, diagnóstico, nuevas técnicas de laboratorio, intercambio de datos abiertos y plataformas de vacunas dieron sus frutos. La velocidad de estos desarrollos clave en la vigilancia y el control del nuevo virus no tiene precedentes”.

Dwyer dice que estos avances científicos y tecnológicos, combinados con un intercambio de datos más rápido por parte de los gobiernos, nos ayudarán a manejar una pandemia futura. La inversión irregular en salud pública, incluso en Australia, se ha rectificado de alguna manera.

Creo que la próxima vez estaremos en una mejor situación, desarrollaremos las pruebas y la genómica más rápidamente y, por lo tanto, lo controlaremos mejor y más rápidamente”, confirmó.

La profesora Cassandra Berry, investigadora en inmunología viral de la Universidad de Murdoch, dijo que, para responder más rápidamente, Australia necesita “comenzar a capacitar e invertir en su próxima generación de cazadores de virus ahora“.

La pérdida de experiencia en otros países, la falta de financiación para la investigación local y la falta de científicos prometedores que permanezcan en el campo a largo plazo significa que la capacidad de Australia para desarrollar vacunas y producirlas localmente es deficiente, aseveró.

Necesitamos aprovechar más talento en Australia, estamos perdiendo talento en el extranjero, estamos perdiendo mujeres en las ciencias, ingeniería y matemáticas que traen diversidad a la mesa, y eso significa que no entendemos todas las facetas de la virología, pero estas son las personas que deberíamos desarrollar para convertirlos en los fabricantes de vacunas y virólogos del futuro”.

Puede leer: Las guerras del kiwi: la fruta dorada que alimenta una disputa entre Nueva Zelanda y China

“Hay virus agazapados en el aire. La próxima pandemia probablemente será un virus transmitido por el aire altamente transmisible, que ya existe, es altamente mutable y en un reservorio animal. Será particularmente peligroso si no tiene signos visibles, si se propaga sigilosamente”.

Estamos muy atrasados ​​para otra pandemia de gripe, y hay algunas (cepas) que están a unas pocas mutaciones de pasar de las aves a los humanos. Necesitamos la financiación para que nuestros investigadores se prepararen”.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Familia

Los tiempos de la gran emergencia de salud mundial que vivimos han puesto a prueba todas las estrategias de las que las mamás echamos...

Opinión

El INE investiga una posible venta de información del padrón electoral que pone en riesgo a unos 91 millones de mexicanos y sus datos....

Opinión

En estos meses de pandemia me he reencontrado con textos que, como sucede siempre, toman nuevo significado al pasar del tiempo. Esta es una...

Actualidad

Mientras que la pandemia no parece tener fin aun con las vacunas, se han confirmado más de 4 millones de fallecimientos de personas alrededor...

Publicidad