Síguenos

 

Estilo de vida

Cómo la pandemia nos volvió adictos al anhelo y por qué es malo para nosotros

Aprendí de primera mano sobre el anhelo a través de décadas de celibato, pero ¿por qué lo hacemos y cómo podemos detenerlo?

Las búsquedas en Google de "¿Por qué estoy soñando con mi ex?" se dispararon 2,450% en abril de 2020. Foto: Colin Anderson Productions pty ltd/Getty Images

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Yo era una virgen de 35 años cuando me di cuenta de que era adicta al anhelo. Me elevaba a la expectativa de sexo que sabía que no iba a tener, y luego me revolcaba de forma masoquista cuando inevitablemente venía la decepción.

Los que me gustaban eran los chicos populares en la prepa, el esquivo compañero de asiento en un viaje en avión y los soldados enviados al extranjero. Vi en exceso When Harry Met Sally e hice planes de viajes de fin de semana a destinos lejanos con la esperanza de reavivar una vieja relación o atraer la atención de un interés romántico que me había pasado horas acechando en Facebook.

Cuando me convertí en una virgen de 41 años, me hallaba viviendo una forma única de purgatorio. El anhelo de tener una relación con hombres no disponibles se había convertido en una forma de protegerme de la soledad de estar soltera y del desorden y la monotonía de estar en una relación a largo plazo. La abstinencia sexual amplificó el factor de anticipación. Mi amiga con anorexia me dijo que fantaseaba con comidas elaboradas pero que nunca las comía. La entendí. Mi adicción al anhelo nunca tuvo que ver con el sexo, sino con el control.

El hecho de que llegué virgen a la quinta década de vida me coloca en la minoría, pero idealizar el pasado y buscar la emoción de la anticipación para evitar la incomodidad es en extremo común, sobre todo desde la pandemia. Si te has comunicado con un ex durante el confinamiento, no estás sola.

Las búsquedas en Google de “¿Por qué estoy soñando con mi ex?” se dispararon 2,450% en abril de 2020 en comparación con el año anterior. Las apps de citas online han experimentado un aumento de actividad durante la pandemia. Ashley Madison, el sitio de citas para casados ​​líder en el mundo, vio cómo sus registros aumentaron de 15,500 miembros por día a más de 17,000 al comienzo de la pandemia. La mayoría de los miembros del sitio, cuyo lema es “La vida es corta. Ten un affair”, confesó que tener una aventura amorosa ayuda a mantener el matrimonio. Solo el 1% de los miembros se ven a sí mismos dejando a su cónyuge. Cuando se les pregunta sobre esto, los encuestados afirmaron que tener una aventura es una gran distracción o algo que anhelar.

Te sugerimos: El nuevo verano del amor: ‘la gente está desesperada por tener sexo’

Así que no podemos evitar buscar en Google a nuestros ex y tratar de buscar aventuras. De hecho, investigaciones recientes sugieren que estamos programadas para el anhelo, y tratar de conectarnos con amantes actuales y pasados no disponibles es solo una de las formas en que lo hacemos.

Para otros, la anticipación no se presenta en forma de un extraño virtual, sino en una caja en nuestra entrada. A medida que la pandemia nos impidió comprar, cenar y otras experiencias en las tiendas, las ventas de comercio electrónico en Estados Unidos aumentaron un 44% en 2020. De hecho, existe un concepto psicológico sorprendente que podría explicar este derroche: cuando sentimos que nuestras vidas están amenazadas, desarrollamos nuevas formas de sobrellevarlo. Entonces, con las rutinas que se desmoronan y el mundo incierto, las compras en línea brindan una forma de tener cierta sensación de control.

Mike Miller, un entusiasta de las actividades al aire libre, admitió que gastó alrededor de 4,500 dólares en línea durante los primeros tres meses de la pandemia, después de haber recurrido a la compra impulsiva en busca de satisfacción cuando se dio cuenta de que sus pasatiempos habituales, los viajes y las experiencias, se le habían cortado. “Miraba dispositivos para acampar y equipo deportivo que sabía que no usaría pronto. Me daba la oportunidad de soñar despierto con que la vida volviera a la normalidad”, explicó.

Para sentirnos felices, muchos recurrimos a la anticipación sin una recompensa garantizada. Las personas han gastado tiempo y dinero navegando en sitios de viajes, incluso haciendo reservaciones sin saber si podrían realizarlos y cuándo.

La ciencia demuestra que no importa si hacemos eso. Y cuando se trata de hacer compras, los psicólogos han descubierto que obtenemos una felicidad más duradera al anticipar compras de experiencias (dinero gastado en hacer algo) que las compras materiales (dinero gastado en tener algo). “Los viajes no solo nos hacen felices mientras estamos en ellos; también nos hacen felices cuando hablamos con otras personas sobre lo que vamos a hacer”, declaró Amit Kumar, profesor de la Universidad de Texas que escribió un artículo sobre este fenómeno en 2014.

Pero, ¿qué es el anhelo? ¿Es malo para nosotros y, de ser así, hay alguna forma de reducir el hábito?

¿Por qué anhelamos?

La neurociencia sugiere que nuestros cerebros están programados para desear lo que no tenemos. La dopamina (conocida como la hormona de la felicidad) se libera no cuando obtenemos lo que queremos, sino cuando anticipamos obtenerlo. Nuestros cerebros liberan más dopamina al planear unas vacaciones que al tomarlas. Incluso pensar en algo que anhelas puede desencadenar la liberación de dopamina en nuestro sistema de recompensa. Una vez que obtenemos lo que queremos, la dopamina se desvanece y, por lo tanto, anhelamos más. Dado que la anticipación es una etapa clave de la felicidad y las tasas de depresión en Estados Unidos se triplicaron el año pasado, no es de extrañar que muchas personas se encuentren añorando.

El Dr. Kent Berridge, profesor de psicología y neurociencia en la Universidad de Michigan, expresó que las poderosas experiencias emocionales y el estrés, como los que pueden sobrevenir después de estar encerrado en el interior durante meses debido a un virus mortal en todo el mundo, exacerban la hiperreactividad del sistema de dopamina. En otras palabras, estas experiencias aumentan nuestro apetito por apetitos (comida, sexo, objetos materiales, drogas) como una forma de escapar del malestar de la realidad.

¿Qué podría tener eso de malo? Bueno, nuestros circuitos cerebrales de la “apetencia” se han ejercitado este año, y la repetición genera un hábito.

“Cualquier hábito se forma a través de tres elementos: algo que detona, un comportamiento y una recompensa”, señaló el Dr. Jud Brewer de la Universidad de Brown. Si la ansiedad es el detonante, el anhelo nos distrae. La emoción es la recompensa. “La próxima vez que estemos ansiosos, nuestro cerebro dirá: ‘Esto no se siente bien. Empieza a añorar de nuevo ‘y tu comportamiento se refuerza”, detalló Brewer.

¿Qué hay de malo en querer escapar de los sentimientos desagradables?

La filosofía antigua ha sostenido durante mucho tiempo que la felicidad se encuentra en el momento presente. La ciencia apoya esto. Soñar despierto incesantemente sobre el pasado y el futuro se relaciona con síntomas psicológicos como depresión, ansiedad y estrés, mientras que pensar en el presente reduce esos síntomas.

Los maratones de The Crown o navegar las listas del sitio de bienes raíces Zillow durante horas todas las noches puede proporcionarnos un escape temporal, pero estos hábitos producen niveles altos de dopamina similares a los de las drogas que provocan más nostalgia y conducen a la depresión y al aumento de la ansiedad. El efecto es tan fuerte que casi la mitad de los usuarios de Zillow encuestados este año dijeron que preferían buscar la casa de sus sueños que tener relaciones sexuales. Y las mismas vías neuronales son responsables de las adicciones tanto a la heroína como a los maratones de series.

El problema, señaló Brewer, es que tendemos a confundir alegría y satisfacción con emoción y anticipación. “Si realmente miras cómo se siente la emoción, tiene una cualidad inquieta e impulsada. Esa es la dopamina que nos impulsa a hacer algo, porque no estamos satisfechos con lo que está sucediendo”, explicó Brewer.

Por supuesto, ver películas en exceso, comprar en línea y soñar despierto no son comportamientos inherentemente malos. Son una forma de encontrar un respiro momentáneo, de imaginar las cosas buenas que vendrán, sin estar realmente allí todavía.

Pero sí existe el soñar despierto demasiado. La ensoñación excesiva (MDD, por sus siglas en inglés) implica vivir en mundos de fantasía de manera tan real que interfieren con el sueño, el trabajo y las relaciones como un medio para distraernos de nuestras emociones. En su forma más extrema, una persona camina mientras sueña, se labra horas de su día para entrar en sus fantasías, se olvida de comer y no puede dormir. Los soñadores suelen entrar en mundos que crearon cuando eran niños y tratar de hacer frente a una gran pérdida o trauma.

Un estudio muestra que el confinamiento ha resultado en niveles elevados de MDD. Mientras tanto, decenas de miles de ensoñadores en exceso han acudido en masa a la página MDD de Reddit y a una página de ayuda grupal de Facebook en busca de apoyo. Muchos de los usuarios estarían de acuerdo con el escritor de Los Tres Mosqueteros, Alejandro Dumas: “Cuando comparas las penas de la vida real con los placeres de la imaginaria, nunca querrás volver a vivir, solo soñar para siempre”.

Nora ha estado soñando despierta durante 20 años, pero ni su esposo ni su hijo adolescente lo saben. (Ella me pidió que usara un seudónimo para la privacidad). “Los periodos de soledad, como cuando mi esposo está en servicio, son peores para mí”, me escribió. Nora comenzó a soñar despierta cuando tuvo una enfermedad prolongada a los 15 años. Durante ese tiempo de aislamiento, se sintió inútil y sola a medida que disminuían las visitas de sus amigos. Nora se obsesionó con los libros de El señor de los anillos por comodidad; los vuelve a visitar en sus sueños 20 años después. “Me atrajo una historia sobre la persona más pequeña capaz de cambiar el mundo. Siempre estoy ayudando en el fondo de mis sueños”, me escribió.

¿Hay un buen tipo de anhelo?

Hay un lado positivo en el anhelo, dijo la autora Cheryl Strayed, quien escribió íntimamente sobre el anhelo en su memoria Wild. En torno al anhelo por su madre, quien falleció hace 30 años, me dijo: “Un anhelo saludable, incluso cuando sabes que nunca se hará realidad… Se siente como algo que te nutre, en lugar de chuparte la vida”.

Ahora, la mayoría de las veces, cuando añora a su madre, dice: “De hecho, siento una sensación de asombro. Qué hermoso que tuve la experiencia de amar tanto a alguien que realmente la amaré así para siempre. Ese anhelo se ha convertido en un regalo”.

¿Podemos dejar de anhelar?

Para cambiar un comportamiento, tendríamos que salir de nuestras cabezas y entrar en nuestros cuerpos. Más allá de la emoción (el golpe de dopamina) que obtenemos al anticiparnos, debemos considerar el efecto acumulativo que tiene en nosotros: la disminución posterior de la dopamina, la energía emocional y el tiempo perdido, así como el impacto en quienes nos rodean.

El Dr. Nirit Soffer-Dudek, investigador de la conciencia en la Universidad Ben-Gurion del Negev, sugiere que la psicoterapia para los pacientes con MDD debería ayudarlos a ser más conscientes en el presente, menos críticos de sí mismos y más conscientes de lo que desencadena el comportamiento que desean cambiar. “Mucha gente escapa a estas otras realidades porque no se gustan a sí mismos en la vida real. La autoaceptación debe ser una parte importante del tratamiento, además de cambiar lo que podemos cambiar”.

No te pierdas: Nostalgia por los 70: la moda que se mantiene viva

La pregunta clave es: ¿cuál es la emoción detrás de la necesidad de desear algo, alguien o algún otro lugar que no sea lo que tienes ahora?

Personalmente, me di cuenta de que muy por dentro de mis entrañas me sentía indigna de amor. Me sentí ansiosa por el fracaso y culpable por las relaciones que no habían funcionado. El anhelo de la pareja ideal en el lugar ideal en el momento ideal me mantuvo distraída a la hora de abordar este autodesprecio. E, irónicamente, significaba que buscaba hombres que no me amaban o no podían amarme. Durante 2019, rompí con el anhelo cuando le di una oportunidad a una relación saludable con un hombre que me amaba.

Después de tres aplazamientos pandémicos, celebraré mi matrimonio con este hombre y nuestra hija este verano en una boda que he anhelado durante años.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Género

¿Alguna vez te has preguntado si algo te sucedió en una relación es una actitud violenta o abusiva? ¿No estás segura? Consulta esta lista...

Publicidad