Fundador de Telegram aparece en la lista de objetivos de Pegasus
Pavel Durov ha despreciado públicamente los estándares de seguridad de los competidores de Telegram, incluyendo WhatsApp, sobre la cual ha dicho que es “peligroso” utilizarla. Foto: The Guardian/Getty Images

Entre el variado elenco de personas cuyos números telefónicos aparecen en la lista de los individuos elegidos por los clientes gubernamentales de NSO Group, un nombre destaca como una ironía en particular. Pavel Durov, el enigmático multimillonario tecnológico nacido en Rusia que ha construido su reputación al crear una aplicación de mensajería que no puede ser atacada, encuentra su propio número telefónico en la lista.

Durov, de 36 años, es el fundador de Telegram, que afirma tener más de 500 millones de usuarios. Telegram ofrece mensajería encriptada de extremo a extremo y los usuarios también pueden configurar “canales” para difundir información rápidamente a sus seguidores. Ha ganado popularidad entre quienes desean evadir la mirada espía de los gobiernos, ya sean criminales, terroristas o manifestantes que lucha contra regímenes autoritarios.

En años recientes, Durov ha desprestigiado públicamente los estándares de seguridad de los competidores, particularmente WhatsApp, que, según él, es “peligroso” de usar. En contraste, ha posicionado a Telegram como un advenedizo valiente decidido a salvaguardar la privacidad de sus usuarios a toda costa.

Lee también: Pegasus: la filtración del software espía sugiere que abogados y activistas están en riesgo en todo el mundo

Sin un análisis forense del celular de Durov, no es posible afirmar si hubo algún intento de instalación del programa malicioso en el dispositivo.

Una fuente de NSO indicó que Durov no era un objetivo, lo que significa que la fuente niega que fuera elegido como un blanco de vigilancia utilizando Pegasus, el software espía de NSO. La empresa insiste en que el hecho de que apareciera un número telefónico en la lista no indicaba de ninguna manera si ese número fue seleccionado para la vigilancia mediante Pegasus.

Cuando se le preguntó directamente si el celular de Durov fue un blanco de Pegasus o de alguna otra actividad relacionada con el programa de espionaje, un vocero de NSO no respondió de forma directa a la pregunta. Dijeron: “Cualquier afirmación de que un nombre en la lista esté necesariamente relacionado con un objetivo de Pegasus o un objetivo potencial es erróneo y falso”. Los abogados de NSO dijeron que su decisión de no responder a ciertas acusaciones no debe ser tratada como una confirmación de esas acusaciones.

Pero se cree que la lista, a la cual pudieron acceder The Guardian y otros medios de comunicación como parte del proyecto Pegasus, una colaboración internacional, es un indicativo de los individuos identificados como personas de interés por parte de clientes gubernamentales de NSO. Incluye a personas que luego fueron objeto de vigilancia, según el análisis forense de sus teléfonos.

Lee también: ¿Qué es el software espía Pegasus y cómo se infiltra en los celulares?

Los expertos en ciberseguridad que han estudiado cómo funciona el programa de espionaje Pegasus de NSO dicen que el software no discrimina entre aplicaciones de mensajes cifrados y que puede acceder a prácticamente todo en un teléfono infectado. Dicen que Telegram, así como WhatsApp, Signal y otras aplicaciones de mensajería que prometen cifrado de extremo a extremo, se vuelven impotentes si el dispositivo en el que están instalados está infectado por un software de piratería tan poderoso como Pegasus.

El número telefónico de Durov, que aparece en la lista a principios de 2018, fue el número de Reino Unido que se ha vinculado a su cuenta personal de Telegram durante años.

Ni Durov, reacio a la publicidad, ni la oficina de prensa de Telegram respondieron a las solicitudes de comentarios enviadas a sus cuentas de Telegram.

La lista de los gobiernos y los servicios de inteligencia que podrían estar felices de echar una mirada a los contenidos del celular de Durov es larga. Durov salió de Rusia en 2013 y ha tenido varios conflictos con los servicios de seguridad del país. Telegram también ha jugado un papel clave en el impulso de los movimientos de protestas en Bielorrusia, Hong Kong e Irán.

Sin embargo, el análisis de la lista filtrada sugiere que Durov pudo haber sido persona de interés para los Emiratos Árabes Unidos.

Lee también: Emmanuel Macron, presidente de Francia, aparece en la lista de objetivos de Pegasus

Durov tiene un pasaporte expedido por el país caribeño de San Cristóbal y Nieves y ha vivido una existencia itinerante desde que dejó Rusia. Pero los documentos presentados a Companies House en Londres muestran que en febrero de 2018 Durov cambió su dirección oficial de Finlandia a los Emiratos Árabes Unidos. El momento coincide con la aparición del número telefónico de Durov en la información filtrada, y sugiere que puede haber sido un caso en que sus anfitriones intentaron realizar controles sobre su controvertido nuevo residente.

A pesar de su desprecio declarado por el concepto de estados naciones, Durov se ha aferrado a los gobernantes de su nuevo país de origen desde que se mudó. En febrero de este año, conoció al jeque Hamdan bin Mohammed bin Rashid al-Maktoum, el príncipe heredero de Dubái. “Seguimos dando la bienvenida a grandes talentos e ideas en Dubái, que ofrece un ecosistema enriquecedor para su desarrollo”, dijo Sheikh Hamdan después de la reunión, de acuerdo con un comunicado de prensa por parte de las autoridades de Dubái.

Los Emiratos Árabes Unidos y Dubái no respondieron a las solicitudes de comentarios sobre las acusaciones respecto a Durov. The Guardian entiende que Dubái es un antiguo cliente de NSO, pero que se le canceló su acceso a Pegasus después de una investigación sobre acusaciones de uso indebido.

Durov en raras ocasiones hace declaraciones públicas a través de su cuenta de Telegram, en las que regularmente ofrece consejos de un estilo de vida –siempre vivir solo y seguir una dieta “pescetariana” de peces en estado salvaje y nada más, son dos ejemplos– o exalta las virtudes de Telegram.

Algunos han dudado de la autodefinición de Telegram como un devoto defensor de la privacidad que no se doblegará ante ningún gobierno, señalando que los chats de Telegram no están cifrados de extremo a extremo de forma predeterminada, solo lo están los “chats secretos” de la aplicación. “Estoy a favor de aconsejar a las personas que eviten usar Telegram por completo porque hay alternativas que tienen el cifrado de extremo a extremo todo el tiempo”, dijo Eva Galperin, de Electronic Frontier Foundation.

Lee también: 50 personas cercanas a AMLO, entre los blancos potenciales de Pegasus

Galperin dijo que era importante tener en cuenta que el cifrado de extremo a extremo aún ofrecía una protección importante a la mayoría de los usuarios, muchos de los cuales, si fueran blancos de vigilancia probablemente serían atacados por programas menos avanzados en comparación con Pegasus.

En Bielorrusia, donde los mensajes y canales de Telegram han estado impulsando un sentimiento revolucionario durante el año pasado, las autoridades han tenido que recurrir a tácticas crudas para acceder a los teléfonos de los activistas, exigiendo a los manifestantes arrestados que desbloqueen sus celulares y, en mayo, forzando a un avión de Ryanair a transitar por el espacio aéreo bielorruso con el administrador de un importante canal de protesta Telegram abordo para aterrizar en Minsk, donde fue arrestado.

De acuerdo con toda la información que tenemos, sin el acceso físico al dispositivo, las autoridades de Bielorrusia no pueden acceder a nuestros mensajes de Telegram”, dijo el administrador de otro canal de protesta bielorruso, hablando a través de una llamada de voz por Telegram.

Lee también: Telegram, rival de WhatsApp, buscaría salir a Bolsa en dos años

Pero esta ecuación cambia drásticamente cuando las autoridades en cuestión tienen acceso a Pegasus. No se sabe si Bielorrusia se encuentre entre los clientes de NSO, y no hay nada que lo sugiera. Pero varios otros regímenes represivos en países donde activistas de derechos humanos y periodistas usan con regularidad aplicaciones de mensajería con cifrado han comprado Pegasus. Además, las revelaciones de esta semana del consorcio de medios sobre Pegasus sugieren que en varios países una gran variedad de personas, y en ocasiones sus familiares y asociados, pueden convertirse en blancos del programa de espionaje.

Serguei Beloussov, un empresario tecnológico de Singapur quien maneja la protección de la información de la empresa Acronis, dijo que un programa como Pegasus dificultaba recomendar determinados servicios de mensajería. “No es posible proteger una sola aplicación; la principal vulnerabilidad es tu dispositivo”, explicó. “El único dispositivo completamente seguro es aquel que está apagado.