No todos los narcisistas son grandiosos: el tipo ‘vulnerable’ puede ser igual de peligroso
‘Una vez en modo de víctima son emocionalmente persuasivos, mucho más allá de la capacidad de una persona neurotípica’. Ilustración: Eva Bee/The Observer

A estas alturas ya sabemos bastante sobre qué es el narcisismo. La descripción “narcisista” es una palabra de moda, un favorito de los analistas aficionados. Esos necesitados y carismáticos que llaman la atención atraviesan el escenario del mundo, usando y confundiendo a quienes caen en sus encantos. Tienen la plataforma perfecta en una cultura obsesionada tanto con las celebridades como con las redes sociales. Gobiernan países, hipnotizan, manipulan y causan estragos.

Pero más allá del tipo más llamativo y reconocible acecha una subespecie menos conocida y esencialmente más peligrosa. Donde el narcisista estándar es un lobo con piel de lobo, el narcisista encubierto es un lobo con piel de oveja. “La variación más silenciosa y sutil es a menudo más confusa y siniestra”, dice la Dra. Sarah Davies, psicóloga y autora de Never Again – Moving on from Narcissistic Abuse and Other Toxic Relationships (Nunca más: Superando el abuso narcisista y otras relaciones tóxicas).

Esta variación en el tipo de personalidad narcisista es “una evolución más reciente en nuestra comprensión sobre el tema del narcisismo“, de acuerdo con la Dra. Ramani Durvasula, una profesora de psicología. Un estudio del Departamento de Psicología de la Universidad de Nueva York confirmó que el narcisismo está mayormente impulsado por la inseguridad en lugar de por una genuina autoimagen genuina y exagerada y se refiere a los dos subtipos, abiertos y vulnerables (o encubierto), relacionándolos con el hábito de publicar constantemente fotos de sí mismos. Como dice la psicoanalista Maxine Mei-Fung Chung: “La máscara de los heridos narcisistas esconde una profunda tristeza“.

Pero esa máscara es fascinante. Como alguien que fue arrastrado a lo largo de los años por sus adictivas intoxicaciones, he escrito sobre un narcisista cuyos encantos aumentaron gradualmente en mi última novela. En la vida real, fue alguien que poseía las cualidades más discretas del narcisista encubierto quien me atrajo en lo más profundo, incluso cuando pensé que estaba prevenida e inmune después de que me atrajeran personalidades más brillantes. Fue lento, fue insidioso, me tomó un gran examen de conciencia para entender que con lo que estaba interactuando era una serie de personajes construidos tan convincentes que enmascaraban un vacío esencial.

Lee también: Mi voz interior crítica me está llevando a la distracción, ¿puedo hacer que se calle?

El narcisista clásico llena el mundo con una sensación de destello e intriga similar a las drogas, aspirando la atención y la admiración y, al menos aparentemente, viviendo una existencia emocionante. El problema es cómo detectar al tipo encubierto cuando no son el narcisista estándar grandioso, y por lo tanto pueden infiltrarse bajo el radar, pero causar la misma cantidad de daño. O más.

Lorna Slade es una psicoterapeuta que se especializa en la sanación del abuso narcisista. “Los narcisistas encubiertos o ‘vulnerables’ tienden a ser más introvertidos que los narcisistas grandiosos“, dice. “Pero comparten los mismos rasgos clásicos. Simplemente se manifiestan a un nivel mucho más sutil y a nivel cotidiano. La suya es una venganza mucho más apuntada con láser. Pero son portadores de máscaras: otras personas dirán: ‘¿A qué te refieres? Son encantadores‘”.

Un poco de conocimiento puede ser peligroso. “Aprender a detectar el narcisismo encubierto puede ser más difícil y requiere un cierto nivel de conciencia específica“, explica Davies. “Con los tipos más abiertos, es casi una presentación sin remordimientos de ‘este soy yo’. Con los narcisistas encubiertos, su enfoque en satisfacer sus propias necesidades está enmascarado con técnicas de manipulación y control más sutiles. Pueden parecer dulces e inocentes, incluso tímidos e introvertidos, y también pueden parecer muy cariñosos y serviciales. Pueden ser el hombro en el que se puede llorar, pero usarán lo que compartas con ellos en tu contra más adelante en el camino, y en última instancia, con el objetivo de manipularte para que te sientas en deuda y agradecido. De este modo, se les proporciona admiración y gratitud, los cuales son los suministros narcisistas“.

Entonces, ¿qué otras características distinguen a estos tipos sutilmente atractivos con sus armas silenciosas? Aunque los psicólogos están de acuerdo en que la patología subyacente es la misma, la diferente representación puede incluir otros aspectos: sentimientos de culpa, generosidad como medio para controlar y fingir estar enfermo para ganar simpatía. Como dice Davies, el narcisista encubierto puede ser un “intruso silencioso y un seductor silencioso”.

Lee también: Sin metas: ¿por qué es tan difícil hacer algo por placer?

En mi experiencia, el encubierto es mucho más peligroso que un grandioso“, considera Slade. “No solo porque son más difíciles de detectar, sino que, fundamentalmente, dado que se encuentran más en el lado de la vergüenza, se desencadenan más fácilmente en lo que se conoce como ‘rabia narcisista’, lo que los impulsa a tomar una venganza espectacular“.

Un sentido de victimización parece ser primordial, en el que el narcisista perseguirá desde la posición de víctima, a menudo denigrándose a sí mismo y, por lo tanto, buscando consuelo. “Dado que son malos solucionadores de problemas, observo que los narcisistas encubiertos recurren al papel de ‘víctima’ como una herramienta semiconsciente y muy oscura en su equipo de herramientas”, describe Slade. “Una vez en modo víctima son emocionalmente persuasivos mucho más allá de la capacidad de una persona neurotípica. El poder efectivo de la capacidad de los narcisistas encubiertos para manipular a otras personas nunca deja de sorprenderme“.

El narcisismo encubierto es en realidad una manipulación a través del victimismo“, enfatiza la Dra. Ramani Durvasula, quien, en sus propias palabras, está “en una misión para desmitificar y desmantelar la influencia tóxica del narcisismo en todas nuestras vidas” y dirige un canal de YouTube dedicado al tema. Ella utiliza los términos “vulnerable” así como “encubierto” para estos narcisistas. “Puedes sentirte atraído porque sientes un poco de pena por ellos, te sientes mal por ellos. Puede ser muy empoderador para ti pensar que quieres rescatarlos… La mayoría de las personas no los verán inicialmente a través de la lente del narcisismo, su idea se centra únicamente en el narcisista grandioso tradicional, ese narcisista brillante, carismático, confiado, encantador, ingenioso, atractivo, narcisista por definición. Esto ignora a aquellos, que de hecho, a menudo se presentan como algo deprimidos, victimizados o incluso necesitados… Sin embargo, tienen los mismos objetivos que sus amigos clásicos y grandiosos”.

Davies recomienda estudiar el triángulo dramático de Karpman, el cual demuestra los roles de perseguidor, víctima y salvador en el drama. “Checa si puedes reconocer cuando la ‘víctima’ intenta llevarlo a un papel de ‘rescatador'”, sugiere. “La conciencia es clave. Les aconsejo a los clientes que se armen con tanta información como sea necesaria, para que puedan ser capaces de reconocer a los narcisistas antes de que estén en una relación abusiva con uno“.

Así que el narcisista encubierto seguirá buscando estatus y validación, descartará a otras personas, se sentirá privilegiado y carecerá de empatía, pero sus métodos están más ocultos. Incluso pueden decirte lo introvertidos y sensibles que son. Es demasiado fácil encajar en el papel útil de defensor cuando alguien parece tan encantador, tan silenciosamente brillante, pero vulnerable.

“Tienden a confiar en el miedo y la culpa como medios para manipular”, dice Davies.

Pero, mientras ejercemos una cautela extrema, también deberíamos tener simpatía: los narcisistas no nacen. Son creados por sus primeros entornos, entendiendo el mensaje de que su verdadera persona no es aceptable, tras lo cual crean una persona falsa, o una máscara. Si ese brillante caparazón exterior se ve amenazado, atacarán a medida en que se sientan destruidos.

Como aprendí a mi propio costo, los narcisistas vienen en tantas formas, y se necesitan dos para entrar en este juego. Soolo al contemplar mi propio papel también podría llegar a una comprensión real de la dinámica. ¿Hay un guión subconsciente en juego? La teoría general es que los narcisistas atraen a los empáticos y a los codependientes. El narcisista encubierto “irá por un facilitador, alguien que tiene sus propias necesidades psicológicas, baja autoestima y está un poco ciego respecto a lo que está pasando”, explica Slade. “Pueden tener una sospecha de que la persona no está bien, pero todavía siguen en la secta. Estas son relaciones de daño inevitable“.

Como dice Davies, “casi todos los clientes con los que trabajo han declarado que, en retrospectiva, tenían una ‘corazonada’ de que el narcisista que conocieron representaba problemas, antes de que lo ignoraran y se dejaran llevar por los encantos y la intensidad de una dinámica narcisista. Si tienes la sensación de que una persona podría ser perjudicial de alguna manera, confía en ella“.

Aquí es donde tan a menudo caemos. No confiamos en nuestros instintos. Los románticos entre nosotros son arrastrados a algún lugar nuevo y emocionante; justificamos las señales de alerta; nos encontramos desempeñando un papel que nunca supimos que habíamos asumido. Por muy sutilmente que esto se logre, el narcisista innegablemente hace del mundo un lugar más multifacético y fascinante. Pero es, sin duda alguna, uno más peligroso.