Aulas de Inglaterra contarán con monitores de calidad del aire para ayudar a combatir el Covid-19
El Departamento de Educación señaló que los monitores de calidad del aire permitirán que el personal actúe rápidamente cuando la ventilación sea deficiente. Foto: Alamy

Las aulas en Inglaterra estarán equipadas con monitores de calidad del aire cuando las escuelas y colegios estatales reabran después de las vacaciones de verano, como medida para mejorar la ventilación y combatir la propagación del Covid-19.

La decisión anunciada por el secretario de Educación, Gavin Williamson, se realiza después de una enérgica campaña por parte de los sindicatos del personal escolar para mejorar la ventilación, debido a que las investigaciones sugieren que el virus SARS-CoV-2 se transmite principalmente a través de partículas en el aire, lo que convierte a los espacios cerrados en posibles focos de infección.

A partir de septiembre, el Departamento de Educación invertirá 25 millones de libras (unos 694 millones de pesos) para proveer 300 mil monitores de CO2 que alertarán al personal y a los alumnos cuando aumenten los niveles de CO2, lo cual implica la falta de circulación de aire fresco.

El Departamento de Educación indicó que los monitores “permitirán al personal actuar rápidamente cuando la ventilación sea deficiente y garantizarán que las medidas de ventilación existentes estén funcionando“.

Williamson comentó: “Proveer monitores de CO2 a todas las escuelas les ayudará a asegurarse de que cuentan con el equilibrio apropiado de las medidas, minimizando cualquier posible disrupción en la educación y permitiéndoles enfocarse en clases de primera calidad y en la regularización de los niños que la necesitan“.

Esta semana, los siete sindicatos que representan al personal que labora en las escuelas escribieron a Williamson para solicitar al gobierno que provea “urgentemente” equipos de monitoreo del aire y de ventilación para el inicio del nuevo ciclo escolar.

Geoff Barton, secretario general de la Asociación de Líderes Escolares y Universitarios, comentó: “Hemos solicitado en repetidas ocasiones que el gobierno invierta en sistemas de ventilación para las escuelas y colegios para ayudar a controlar el riesgo de transmisión del coronavirus, por lo que nos sentimos complacidos de que finalmente  exista un plan para hacer algo práctico sobre este tema al proveer monitores de dióxido de carbono”.

“En realidad, este equipo debería estar listo para el inicio del curso de otoño, y podría decirse que desde mucho antes de la crisis, pero se trata de un asunto de más vale tarde que nunca”.

Kevin Courtney, secretario general del Sindicato Nacional de Educación, comentó que el gobierno debería estar dispuesto a apoyar a las escuelas para solucionar cualquier problema relacionado con la ventilación que sea identificado por los nuevos monitores.

“Esperamos que esta decisión sea una señal de que el gobierno considera seriamente la importancia de la ventilación en relación con el Covid-19 y la financiación es una clara indicación para las escuelas y universidades que deben dar prioridad al mantenimiento del aire fresco. Es un reconocimiento positivo por parte del gobierno de que es necesario aplicar algunas medidas de control”, dijo Courtney.

Los beneficios educativos de una buena ventilación son muy claros. No solo aumentará las probabilidades de que los jóvenes puedan seguir aprendiendo en las instalaciones, sino que una buena ventilación también favorecerá su concentración”.

Kate Green, la secretaria de Educación paralela, señaló: “Identificar las áreas con mala ventilación es solo el primer paso; el gobierno sigue sin hacer nada para mejorar realmente la ventilación a pesar de las peticiones de los laboristas, los profesionales de la educación y los padres. El enfoque caótico y apresurado de los conservadores ha generado confusión entre las escuelas, padres y alumnos durante toda la pandemia. Siguen sin aprender de sus errores y sin planificar con antelación, arriesgándose a provocar más disrupciones en la educación de los niños“.

Se priorizará la entrega de unidades de monitoreo a las escuelas de educación especial y a las unidades de enseñanza alternativa, y el Departamento de Educación afirma que se espera que todas las guarderías, escuelas y colegios reciban al menos unidades parciales durante el trimestre de otoño. De este modo, todos los centros educativos podrían monitorear las áreas en las que creen que el flujo de aire podría ser más débil.

El gobierno también ha iniciado una prueba de purificadores de aire en 30 escuelas en Bradford para evaluar su uso y si podrían reducir el riesgo de transmisión.

Otras medidas que se aplicarán a partir del inicio del ciclo escolar, el cual será la próxima semana en algunas partes de Inglaterra, incluirán que a los estudiantes se les sigan haciendo pruebas de Covid-19 dos veces por semana, comenzando con dos pruebas que se realizaran in situ a estudiantes de secundaria y de universidad durante o antes del inicio del trimestre.