PayPal permitirá que los usuarios británicos compren y vendan criptomonedas
Paypal ha lanzado un servicio de transferencia de criptomonedas en Reino Unido. Foto: Herwin Bahar/Zuma Press Wire/Rex/Shutterstock

PayPal permitirá a los usuarios de Reino Unido comprar, conservar y vender criptomonedas a través de la plataforma de pago por primera vez.

La empresa informó que permitirá a los clientes elegir entre cuatro tipos de criptomonedas (bitcoin, ethereum, litecoin y bitcoin cash) y que el servicio estará disponible a través de la aplicación de PayPal y su sitio web.

Se añadirá una pestaña de criptomonedas a la plataforma, que mostrará los precios de las divisas en tiempo real y ofrecerá contenido educativo para ayudar a responder las preguntas más comunes y aprender más sobre las criptomonedas, incluyendo los riesgos potenciales, señaló PayPal.

La empresa de pagos manifestó que espera que la incorporación de la moneda ayude a aumentar el conocimiento y la comprensión de la misma.

Las criptomonedas siguen siendo polémicas debido a su falta de regulación y a la volatilidad de su valor, y algunos críticos han expresado su preocupación por el anonimato que se ofrece a los usuarios durante las transacciones, argumentando que las monedas son utilizadas por los ciberdelincuentes para ocultar sus actividades.

José Fernández da Ponte, vicepresidente y director general de blockchain, criptomonedas y divisas digitales de PayPal, comentó que el servicio de la empresa podría ayudar a que más personas conozcan la tecnología y su funcionamiento, ayudando a determinar mejor el papel que podrían desempeñar dichas divisas en el futuro.

“La pandemia ha acelerado el cambio digital y la innovación en todos los aspectos de nuestras vidas, incluyendo la digitalización del dinero y una mayor aceptación por parte de los consumidores de los servicios financieros digitales“, señaló.

“Nuestro alcance global, nuestra experiencia en pagos digitales y nuestro conocimiento sobre los consumidores y las empresas, combinados con rigurosos controles de seguridad y cumplimiento, nos proporcionan la oportunidad única, y la responsabilidad, de ayudar a la gente en Reino Unido a explorar las criptomonedas”.

“Nos comprometemos a seguir trabajando estrechamente con los organismos reguladores de Reino Unido, y de todo el mundo, para ofrecer nuestro apoyo y contribuir de forma significativa en la determinación del papel que desempeñarán las monedas digitales en el futuro de las finanzas y el comercio mundial“.

PayPal confirmó que esta semana comenzará a funcionar el servicio y que estará disponible para todos los clientes elegibles en las próximas semanas.

La empresa ha lanzado un servicio similar en Estados Unidos, el cual permite que los usuarios realicen compras en los comercios participantes utilizando criptomonedas, una función que aún no ha sido confirmada para su lanzamiento en Reino Unido.

Laith Khalaf, jefe de análisis de inversiones de la empresa financiera AJ Bell, comentó que prevé que dicho servicio se incorpore en Reino Unido en un futuro próximo.

Khalaf indicó que había indicios de que los inversores estaban “dejando de lado las formas tradicionales de ahorro y aventurándose a invertir en criptomonedas“, y que el regulador de la City estaba preocupado sobre el posible daño que la volatilidad de los precios puede causar a los consumidores.

“Una estadística alarmante es que el 14% de los compradores de criptomonedas de Reino Unido financiaron sus compras utilizando créditos, de acuerdo con las cifras publicadas por la Financial Conduct Authority en junio. Aunque no cabe duda de que muchas personas utilizan las criptomonedas como una diversión inofensiva con pequeñas cantidades de dinero que pueden permitirse perder, algunos consumidores corren el riesgo de ser absorbidos y expulsados por la fiebre de las criptomonedas”, comentó.

“La presencia de PayPal es positiva en el sentido de que es una empresa de alto perfil que cotiza en Bolsa la cual ya está sujeta al control reglamentario. Pero, en general, la fiebre por las criptomonedas sigue siendo una preocupación para los defensores de los consumidores y los reguladores.