Aguacates y vainilla, entre las docenas de parientes silvestres de cultivos en peligro de extinción
Un mural de 1950 de la civilización totonaca pintado por Diego Rivera muestra las ofrendas al emperador (izquierda) de fruta, tabaco, cacao y vainilla. Foto: Marica van der Meer/Arterra/Universal Images Group/Getty Images

Los parientes silvestres de algunos de los cultivos más importantes del mundo, como las papas, los aguacates y la vainilla, están en peligro de extinción, de acuerdo con un estudio.

La vainilla, una orquídea originaria de América del Sur y Central, es la que corre mayor riesgo de extinción, ya que las ocho especies silvestres que se encuentran en la región están clasificadas como en peligro o en peligro crítico en la lista roja de plantas y animales amenazados de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por sus siglas en inglés).

El algodón silvestre es la segunda especie más amenazada, con un 92% de sus especies en riesgo de desaparecer, según el estudio. Tres de cada cinco especies de aguacates están en riesgo, mientras que el 23% de las especies de papas silvestres se enfrentan a la extinción.

Los parientes silvestres de los 224 cultivos analizados en México, Guatemala, El Salvador y Honduras se han convertido en alimentos básicos en todo el mundo, cruciales para la dieta humana y la producción de ropa, y fueron domesticados por primera vez por los aztecas, los mayas y otras civilizaciones hace aproximadamente 5,000 y 10,000 años.

Las especies de frijoles silvestres, calabazas, chiles y tomates de cáscara también aparecen en el estudio, publicado en la revista Plants, People, Planet, que descubrió que el 35% de todas las especies estudiadas están en peligro de extinción, en gran parte debido a la agricultura y el uso de pesticidas.

Se prevé que se reducirá el rendimiento de los cultivos en todo el mundo a medida que aumente la temperatura promedio, amenazando la seguridad alimentaria conforme la población humana se acerque a los 10,000 millones de personas. Se espera que los programas de cultivo con especies silvestres ayuden a los cultivos a adaptarse.

La Dra. Bárbara Goettsch, autora principal de la investigación, explicó que si la crisis climática dificulta los rendimientos y si no se encuentran los parientes silvestres en el lugar para ayudar a los cultivos básicos a adaptarse, las comidas favoritas como las tostadas con aguacate y los helados de vainilla podrían correr el riesgo de desaparecer.

“El riesgo de extinción actual recae sobre los parientes silvestres de cultivos”, señaló Goettsch. “La salinidad del suelo está cambiando, y estas plantas no tienen capacidad para adaptarse. Las temperaturas están aumentando. Debido al cambio climático, las plagas y enfermedades también se modificarán y esto puede repercutir enormemente en las plantas cultivadas. Podríamos tener escasez de estos alimentos“.

De las docenas de los parientes silvestres estudiados, se han utilizado al menos 16 para obtener cultivos más resistentes a las condiciones meteorológicas extremas y otras amenazas. Entre ellos se encuentran calabazas que soportan mejor el frío y las plagas, y papas resistentes a la sequía, así como maíz que produce un mayor rendimiento.

Goettsch comentó que las especies invasoras, la contaminación de los cultivos modificados genéticamente, las cosechas y la tala de árboles insostenibles suponen otras amenazas para los parientes silvestres, además de la conversión del hábitat. La diversidad genética de los parientes silvestres de cultivos se debe representar mejor en los bancos de genes, añadió.

El sur de Madagascar sufre una sequía extrema, en la que más de un millón de personas se enfrentan a la escasez de alimentos. Foto: MSF

Goettsch señaló: “La hambruna que observamos en Madagascar en estos momentos se debe a la falta de lluvias. Es una sequía prolongada, por lo que los cultivos simplemente murieron y no pueden cultivar nada. En algunos casos tenemos plagas de chapulines en cantidades muy grandes porque las condiciones climáticas son favorables para que migren más lejos de lo que suelen hacerlo. Esa es la amenaza que el cambio climático supone para los cultivos“.

Madagascar se enfrenta a su peor sequía en 40 años, con más de un millón de personas que sufren escasez de alimentos debido a la falta de lluvias durante las temporadas de siembra.

El Dr. José Sarukhán, coordinador de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) en México, comentó que es necesario proteger en mayor medida a los parientes silvestres de cultivos.

“Puesto que Mesoamérica es un centro de origen y domesticación de los principales cultivos, es de importancia mundial en el contexto del calentamiento global que preservemos los parientes silvestres de cultivos de la región y su diversidad genética“, señaló. “La población autóctona utiliza tradicionalmente estas diversas especies como alimento y medicina, y numerosos grupos culturales desempeñan un papel clave en su conservación”.

Los parientes silvestres de cultivos alimenticios, como el plátano, la manzana, las ciruelas pasas y el jengibre, también se encuentran en la lista roja de especies amenazadas.