Los taxis aéreos eléctricos debutarán en la ciudad más congestionada de Brasil
En esta imagen, obtenida por Reuters, se ve una ilustración del avión VA-X4 de Vertical Aerospace. Foto: Vertical Aerospace/Reuters

Los cielos de la ciudad más grande de América Latina serán testigos de una revolución aeroespacial futurista, después de que la aerolínea brasileña de bajo costo Gol llegó a un acuerdo que le permitirá transportar a los viajeros por São Paulo en cientos de taxis aéreos eléctricos de bajo costo y cero emisiones.

“Será un cambio absoluto. Vamos a democratizar el transporte aéreo”, señaló Dómhnal Slattery, director ejecutivo del grupo que proporcionará los aviones a Gol, en una entrevista con el Financial Times.

Slattery, de la empresa con sede en Dublín, Avolon, que recientemente realizó un pedido de 500 aviones a su fabricante británico, admitió que los helicópteros eran el “dominio de los ultrarricos“. En ningún lugar resulta más cierto que en la capital económica de Brasil, donde los superricos de Sudamérica los han utilizado durante mucho tiempo para desplazarse entre lujosas propiedades en la playa, ranchos y complejos estrictamente vigilados.

Sin embargo, el responsable de Avolon señaló que la implementación de las aeronaves VA-X4 eVTOL (de despegue y aterrizaje vertical eléctrico) en São Paulo supondría un cambio para los viajeros una vez que los taxis, que se asemejan a un híbrido futurista entre un helicóptero y un planeador, se entregarán a finales de 2024 o 2025.

“Nuestro cálculo básico en este momento es que el costo de operación en este lugar para esta aeronave será el equivalente a un dólar por pasajero en un viaje de 40 kilómetros”, comentó Slattery al FT. “Consideramos que podemos reducir sus costos al equivalente de un viaje en Uber, correspondiente al centro de Manhattan hasta el aeropuerto JFK”.

Pocas ciudades claman más por una revolución como esta que São Paulo, una metrópolis en expansión con más de 12 millones de habitantes y asfixiada por una flota de 8.6 millones de vehículos.

A finales de la década de 1990, la aglomeración de vehículos en la que ahora es la quinta ciudad más grande del mundo, después de Tokio, Delhi, Seúl y Shanghái, fue tan grave que las autoridades se vieron obligadas a establecer un sistema de rotación de matrículas vehiculares.

Stephen Fitzpatrick, director del fabricante aeroespacial británico que produce la aeronave, Vertical Aerospace, comentó que los taxis voladores serían ideales para la ciudad más grande de Brasil y “transformarán la forma en que nos desplazamos por las ciudades con gran densidad de población que están saturadas de tráfico“.

“Después de São Paulo, nos dirigiremos a Asia”, comentó a Reuters el director comercial de Avolon, Paul Geaney.
En 2016 se fundó la empresa Vertical Aerospace, con sede en Bristol, la cual promete ser pionera de “una nueva era en el transporte vertical”.

“En regiones muy pobladas, ni los autos ni el transporte público pueden hacer frente a la demanda. El VA-X4 transformará la forma en que la gente se desplaza”, asegura su página web.