El equipo de la película de Baldwin expresó su preocupación por las armas de utilería antes del disparo fatal
La directora de fotografía Halyna Hutchins murió en el set. Foto: Fred Hayes/Getty Images para SAGindie

Una imagen de caos y preocupación en el set de rodaje del nuevo western de Alec Baldwin, Rust, surgió a partir de nuevos relatos sobre las circunstancias que condujeron al fatal disparo durante la filmación del jueves.

A pocos días de comenzar el programa de producción de tres semanas, los nuevos informes sugieren que un trabajador estaba tan preocupado por la seguridad de las armas que le envió un mensaje de texto a su gerente advirtiéndole sobre las condiciones “súper inseguras”.

Esta afirmación surge a raíz de la noticia de que seis horas antes de que se produjera el disparo que causó la muerte de la directora de fotografía Halyna Hutchins, media docena de miembros del equipo de rodaje abandonaron el set de rodaje en el rancho Bonanza Creek, en Santa Fe, en protesta por el ambiente laboral de la película de bajo presupuesto. Las quejas iban desde largas jornadas de trabajo, retrasos en los cheques de pago y un viaje diario de 80 kilómetros hasta el alojamiento en Albuquerque.

El mensaje de texto que envió un trabajador anónimo alarmado al director de producción de la unidad, y que fue visto por el equipo de Los Angeles Times, dice lo siguiente: “Ya hemos tenido 3 descargas accidentales. Esto es súper inseguro“.

Fuentes de Rust también dijeron al LA Times que no se siguieron estrictamente los protocolos de seguridad esenciales, incluidas las inspecciones periódicas de las armas, y que al menos un operador de cámara que trabajaba junto a Hutchins alega que se produjeron dos descargas accidentales de armas de utilería en el set días antes.

“Se debería haber investigado lo que ocurrió”, dijo un miembro del equipo al periódico. “No hubo reuniones de seguridad. No había ninguna garantía de que no volvería a ocurrir. Todo lo que querían era rapidez, rapidez, rapidez“.

La directora de armamento de la película, Hannah Gutierrez Reed, expresó anteriormente sus dudas sobre su nivel de experiencia. En un podcast grabado hace un mes comentó que casi había rechazado su último trabajo “porque no estaba segura de que estuviera preparada“.

Un comunicado de Rust Productions señaló: “Aunque no se nos comunicó ninguna queja oficial en relación con la seguridad de las armas o los objetos de utilería en el set, llevaremos a cabo una revisión interna de nuestros procedimientos“.

A lo largo de los años, el rancho ha sido el escenario de decenas de clásicos fronterizos, incluyendo The Man from Laramie, protagonizada por James Stewart, hasta Cowboy, con Glenn Ford. También se rodó en este lugar The Ballad of Buster Scruggs, de los hermanos Coen.

Pero el jueves, después de que un asistente de dirección entregó una de las tres armas que se encontraban en una carretilla a Alec Baldwin, al parecer gritando “pistola fría” para indicar que estaba cargada con balas de salva, el último drama que se ha desarrollado bajo el amparo occidental de las montañas Sangre de Cristo dio un giro trágico.

Una declaración jurada de una orden de registro de Santa Fe contiene nuevos detalles del accidente que confirman que Baldwin, uno de los actores más conocidos de Hollywood, disparó una pistola de utilería, matando a Hutchins e hiriendo al director Joel Souza, agachado detrás de ella.

Souza comentó el sábado que agradecía el apoyo que estaba recibiendo y que estaba “destrozado” por la pérdida de Hutchins. “Era amable, llena de vida, increíblemente talentosa, luchaba por conseguir todo y siempre me impulsaba a ser mejor”.

La actriz Frances Fisher, protagonista de la película, dijo que el viernes dieron de alta a Souza tras recibir tratamiento para su herida en el hombro.

Las autoridades de Nuevo México obtuvieron la orden para que los investigadores pudieran registrar la escena y examinar el traje manchado de sangre de Baldwin, el arma que se disparó, otras armas de utilería y municiones, y cualquier filmación que pudiera existir del incidente, según el Santa Fe New Mexican.

Los acontecimientos se produjeron mientras Baldwin hablaba de su angustia. “No existen palabras para transmitir mi conmoción y tristeza en relación con el trágico accidente que se cobró la vida de Halyna Hutchins, una esposa, madre y colega nuestra profundamente admirada”, expresó, añadiendo que estaba “cooperando plenamente con la investigación policial”.

De acuerdo con la solicitud de orden de registro, la pistola que se utilizó era una de las tres que Gutiérrez Reed colocó afuera de la estructura de madera donde se estaba filmando una escena. El asistente del director, Dave Halls, sacó la pistola de la carretilla y se la llevó al interior a Baldwin, aparentemente sin tener conocimiento de que estaba cargada con balas reales.

Todavía se desconoce cuántos disparos se realizaron o cómo llegó a colocarse un cartucho real en el revólver. El asistente del director “no sabía que había balas reales en la pistola de utilería”, señaló la declaración jurada.

Muchos actores llevan su propio cargador de armas a las producciones para evitar accidentes.

Gutiérrez Reed, la directora de armamento de Rust, es la hija de un veterano del western, Thell Reed. Al parecer, expresó sus dudas sobre su competencia mientras trabajaba en el puesto de armero principal por primera vez en la película de Nicolas Cage The Old Way.

“Ya sabes, al principio estaba muy nerviosa por ello, y casi no acepté el trabajo porque no estaba segura de estar preparada… pero, al hacerlo, todo salió muy bien”, comentó el mes pasado en un podcast, Voices of the West.

En una grabación del servicio de emergencias 911 obtenida por el tabloide digital TMZ, se puede escuchar a una mujer que se identifica como la supervisora del guion, Mamie Mitchell, culpando a otro trabajador del set.

“Bien, este maldito (censurado) que me gritó en el almuerzo preguntándome sobre las inspecciones, este hijo de la chingada”, dice ella. “¿Lo viste acercarse a mi escritorio y gritarme? Se supone que él debe revisar las armas. Él es el responsable de lo que pasó“.

Los precedentes de accidentes fatales en el set de filmación son variados. En 2015, el director de Midnight Rider, Randall Miller, y el productor ejecutivo, Jay Sedrish, se declararon culpables de homicidio involuntario después de que la asistente de cámara Sarah Jones falleció en un caballete ferroviario.

Pero tras el rodaje de The Crow en 1993, durante el cual el actor Brandon Lee, hijo de Bruce Lee, murió por la descarga de una pistola de utilería, los fiscales decidieron no acusar a la productora de homicidio por negligencia.

La fiscal del distrito, Mary Carmack-Altwies, señaló que la investigación todavía se encontraba en su fase inicial y que era demasiado pronto para determinar si se presentarían cargos penales.