Los cambios en el texto preliminar de la COP26 y su significado
El acuerdo para detener la deforestación contó con el apoyo de 105 países. Foto: Jonne Roriz / EFE.

Se publicó un segundo borrador de los acuerdos de la cumbre climática COP26. Se someterá a muchas otras revisiones antes de que se publique el resultado final, probablemente el sábado o incluso el domingo.

Todavía se incluyen disposiciones clave, como la que pide a los países que regresen a la mesa de negociaciones el próximo año debido a que los objetivos actuales de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero son inadecuados para limitar el calentamiento global a 1.5°C por encima de los niveles preindustriales, el más difícil de los dos objetivos del Acuerdo climático de París de 2015.

También se incluye una referencia a la eliminación gradual de las subvenciones al carbón y a los combustibles fósiles, la cual no se ha visto sustancialmente atenuada, aunque algunos grupos de la sociedad civil han reclamado que debería ser más fuerte.

Estos son algunos de los puntos clave:

I. La ciencia y la urgencia

  1. Reconoce la importancia de los mejores conocimientos científicos disponibles para poder llevar a cabo una acción y formulación de políticas climáticas eficaces;

El primer borrador comenzaba únicamente con “ciencia”, pero en el segundo se ha añadido “y urgencia”, un refuerzo que podría pasar fácilmente desapercibido.

Se trata del primer párrafo después del preámbulo, y es fácil pasarlo por alto, pero realmente es muy importante. Los mejores conocimientos científicos disponibles constituyen el núcleo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 1992 y del Acuerdo de París de 2015. Y los mejores conocimientos científicos disponibles han cambiado notablemente desde 1992, y desde 2015.

El acuerdo de París incluye dos objetivos clave: limitar el aumento de la temperatura global a un nivel “muy inferior” de 2°C por encima de los niveles preindustriales, y “continuar los esfuerzos” para limitar el calentamiento a 1.5°C.

En octubre de 2018, bajo el mandato de la cumbre climática de París de 2015, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, la autoridad mundial en materia de ciencia del clima, elaboró un informe especial sobre lo que implicaría un calentamiento de 1.5°C.

Dicho informe constató los graves daños que provocaría un calentamiento de 1.5°C, entre ellos la inundación de algunas zonas bajas debido al aumento del nivel del mar y a las mareas de tormenta; el incremento de las condiciones meteorológicas extremas, como olas de calor, sequías, inundaciones y la intensificación de las tormentas; un derretimiento acelerado del hielo que rápidamente podría volverse irreversible; y la desaparición de los arrecifes de coral.

En la actualidad, el mundo se encuentra a 1.1°C de calentamiento y el aumento de los fenómenos meteorológicos extremos en todo el mundo ya es evidente.

Así que la reafirmación de “los mejores conocimientos científicos disponibles” es uno de los medios clave para que los negociadores enfoquen su atención en el objetivo más exigente de 1.5°C, en lugar del límite superior “muy por debajo” de 2°C, sin que se les acuse de intentar reabrir el Acuerdo de París. Christiana Figueres y Laurence Tubiana, dos de los tres artífices del

Acuerdo de París, comentaron a The Guardian que el guiarse por la ciencia constituyó el núcleo del Acuerdo de París y debe ser el núcleo de cualquier resultado de Glasgow.

3. Expresa su alarma y máxima preocupación ante el hecho de que las actividades humanas han provocado hasta la fecha un calentamiento de aproximadamente 1.1°C, que sus efectos ya se perciben en todas las regiones y que los presupuestos de carbono compatibles con el cumplimiento del objetivo de temperatura del Acuerdo de París ahora están reducidos y se están agotando rápidamente;

Nuevamente, un pequeño cambio, pero interesante: el borrador anterior señalaba “alarma y preocupación”; eso era bastante fuerte, pero se ha actualizado a “máxima preocupación”. Y se añade una referencia a que los presupuestos de carbono son “reducidos”, algo que no aparecía antes.

Es posible que algunas de estas palabras no se incluyan en el texto final, pero la táctica de reforzar la ciencia y la preocupación corresponde al deseo de muchos países de enfocar la atención en el 1.5°C y el sentido de urgencia necesario para reforzar su insistencia en que los negociadores deben regresar el próximo año con planes nacionales reforzados sobre las emisiones (conocidos como contribuciones determinadas a nivel nacional o NDC).

II. Adaptación

6. Señala con grave preocupación las conclusiones de la contribución del Grupo de Trabajo I al Sexto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, incluyendo que los fenómenos climáticos y meteorológicos extremos y los impactos adversos sobre las personas y la naturaleza seguirán aumentando con cada incremento adicional de las temperaturas;

7. Hace hincapié en la urgencia de intensificar la acción y el apoyo, incluyendo el financiamiento, la creación de capacidad y la transferencia de tecnología, para mejorar la capacidad de adaptación, fortalecer la resiliencia y reducir la vulnerabilidad al cambio climático en consonancia con los principales datos científicos disponibles, considerando las prioridades y necesidades de las Partes que son países en desarrollo;

8. Valora positivamente los comunicados de adaptación y los planes nacionales de adaptación presentados hasta la fecha, que mejoran la comprensión y la aplicación de las acciones y prioridades de adaptación;

9. Insta a las Partes a que continúen integrando la adaptación en la planificación local, nacional y regional;

10. Solicita a las Partes que aún no lo han hecho que presenten sus comunicados de adaptación conforme a la decisión 9/CMA.1 antes del cuarto período de sesiones de la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes del Acuerdo de París, con el fin de aportar una contribución oportuna al balance mundial;

11. Reconoce la importancia del objetivo mundial sobre la adaptación para la aplicación efectiva del Acuerdo de París, y acepta el lanzamiento del programa de trabajo bienal integral sobre el objetivo mundial sobre la adaptación;

Se amplió notablemente la sección sobre la adaptación con respecto al texto inicial. Esto es bueno para los países en desarrollo, cuyas principales preocupaciones son la adaptación y el financiamiento. Siguen considerando que este pasaje es insuficiente, pero el “balance” crucial, el peso que se da a las preocupaciones sobre la adaptación y el financiamiento, en comparación con las obligaciones de reducción de las emisiones (conocidas como mitigación), mejora en este borrador.

Establecer un plan de trabajo puede parecer insignificante y un “retraso”, pero en el contexto de la CMNUCC y del Acuerdo de París significa que la cuestión se convierte en un centro de atención, con la debida responsabilidad por el progreso dentro del proceso, y la garantía de que todas las partes podrán expresar su opinión.

18. Exhorta a las Partes que son países desarrollados a que dupliquen, como mínimo, su prestación colectiva de financiamiento climático para la adaptación para las Partes que son países en desarrollo con respecto al nivel actual para el año 2025, como un paso hacia el logro de un equilibrio entre la mitigación y la adaptación en la prestación de recursos financieros incrementados, reiterando el artículo 9, párrafo 4, del Acuerdo de París;

The Guardian tiene entendido que algunos países desarrollados desean eliminar la referencia sobre la duplicación del financiamiento climático para la adaptación. Pero para los países en desarrollo esto representa una gran preocupación. La mayor parte del financiamiento climático actual, que incluso es inferior a los 100 mil millones de dólares anuales prometidos para el año 2020, está destinado a proyectos que reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, como las energías renovables, y se destina a los países de ingresos medianos y no a los más pobres.

Enfocarse en la adaptación dirigiría más dinero a los países más pobres, y les permitiría seguir adelante con proyectos de resiliencia vitales que resultan esenciales para protegerlos contra el empeoramiento de los efectos de los fenómenos meteorológicos extremos.

III. Mitigación

20. Reafirma el objetivo de la temperatura del Acuerdo de París de mantener el aumento de la temperatura promedio global muy por debajo de 2°C por encima de los niveles preindustriales y de continuar los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1.5°C por encima de los niveles preindustriales;

21. Reconoce que los efectos del cambio climático serán mucho menores con un aumento de la temperatura de 1.5°C en comparación con 2°C y decide continuar los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1.5°C;

22. También reconoce que para limitar el calentamiento global a 1.5°C se requieren reducciones rápidas, profundas y constantes de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, incluida la reducción de las emisiones mundiales de dióxido de carbono en un 45% para el año 2030 con respecto a los niveles de 2010 y hasta llegar a un nivel neto cero a mediados de siglo, así como reducciones profundas de los gases de efecto invernadero distintos al dióxido de carbono;

23. Además, reconoce que esto requiere una acción acelerada en esta década crítica
The Guardian tiene entendido que algunos países deseaban eliminar toda la sección sobre mitigación.

Es esencial reafirmar los objetivos de París, y estas palabras concuerdan con los países que desean enfocar la atención en el 1.5°C. Este texto mantiene el lenguaje clave sobre el grado en el que se deben reducir las emisiones en esta década y destaca una vez más por qué es crucial actuar en esta década.

Esto reforzará a aquellos que desean “mantener vivo el 1.5°C”.

28. Exhorta a las Partes que aún no han comunicado sus contribuciones determinadas a nivel nacional nuevas o actualizadas a que lo hagan lo antes posible con antelación al cuarto período de sesiones de la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes del Acuerdo de París;

29. Invoca los artículos 3 y 4, párrafos 3, 4, 5 y 11, del Acuerdo de París y solicita a las Partes que revisen y refuercen los objetivos para el año 2030 en sus contribuciones determinadas a nivel nacional, según sea necesario, para ajustarlos al objetivo de temperatura del Acuerdo de París para finales del año 2022, tomando en cuenta las diferentes circunstancias nacionales;

30. Asimismo, solicita a la secretaría que actualice anualmente el informe de síntesis sobre las contribuciones determinadas a nivel nacional en el marco del Acuerdo de París, el cual se pondrá a disposición para cada período de sesiones de la Conferencia de las Partes actuando como la reunión de las Partes del Acuerdo de París;

31. Decide convocar una mesa redonda ministerial anual de alto nivel en relación con el objetivo previo al año 2030, que comenzará en el cuarto período de sesiones de la Conferencia de las Partes actuando como reunión de las Partes del Acuerdo de París;

32. Exhorta a las Partes que aún no lo han hecho a que comuniquen, a más tardar en el cuarto período de sesiones de la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes del Acuerdo de París, las estrategias de desarrollo a largo plazo de bajas emisiones de gases de efecto invernadero mencionadas en el párrafo 19 del artículo 4 del Acuerdo de París encaminadas a lograr una transición justa hacia el objetivo de cero neto de emisiones para mediados de siglo o en torno a esa fecha, considerando las diferentes circunstancias de cada país;

33. Invita a las Partes a que actualicen periódicamente las estrategias mencionadas en el párrafo 32 antes mencionado, según proceda, en consonancia con los mejores conocimientos científicos disponibles;

Se sigue solicitando a los países que regresen el próximo año para reforzar sus NDC. Este es el núcleo de esta conferencia, y el ligero cambio en el lenguaje, de “exhortar” a los países a regresar a “solicitar”, no supone un gran cambio en el contexto de la jerga jurídica utilizada en el Acuerdo de París.

El punto crucial aquí es que los países tendrán que regresar el próximo año para analizar los NDCs nuevamente, y existe suficiente lenguaje alrededor y sobre ello para asegurar que dicho análisis se ajuste al objetivo de 1.5°C.

Revisar los objetivos de los países el próximo año resulta absolutamente imprescindible, dijeron en exclusiva a The Guardian los tres artífices del Acuerdo original de París.

36. Apela a las Partes a acelerar el desarrollo, el despliegue y la difusión de tecnologías y la adopción de políticas para la transición hacia sistemas energéticos de bajas emisiones, entre otras cosas, incrementando rápidamente la generación de energía limpia y acelerando la eliminación gradual de la energía de carbón sin reducir y de las subvenciones ineficientes para los combustibles fósiles;

Algunos activistas han manifestado su enojo por el hecho de que se atenuó el lenguaje sobre el carbón y los combustibles fósiles. El texto anterior simplemente decía: “Apela a las Partes a acelerar la eliminación gradual del carbón y de las subvenciones a los combustibles fósiles;”

Sin embargo, la adición de una referencia al carbón “sin disminuir” no supone una sorpresa. Ese es el término estándar que utilizan, con el fin de permitir que los países mantengan abierta la posibilidad de utilizar la tecnología de captura y almacenamiento de carbono para reducir las emisiones de las centrales eléctricas de carbón. De hecho, es sorprendente que no figurara en el original.

En cuanto a los subsidios “ineficientes”, algunos países argumentan que es necesario que se les permita seguir protegiendo a sus ciudadanos pobres y más vulnerables contra los altos precios del combustible, y que el no poder hacerlo podría causar graves dificultades. Algunas ONG consideran que esto constituye un pretexto, aunque estos países tienen razón.

Es importante señalar que ningún texto de decisión de la COP ha mencionado anteriormente de forma explícita la eliminación gradual de las subvenciones para el carbón o los combustibles fósiles, por lo que a muchos les resulta sorprendente que se mantenga esta referencia. Los productores de combustibles fósiles se muestran ávidos por proteger sus intereses, y las COP se rigen por el consenso, por lo que en el pasado el acuerdo se ha visto frenado en muchas ocasiones por el trabajo de los productores de combustibles fósiles detrás de las cámaras.

V. Financiamiento, transferencia de tecnología y creación de capacidad para la mitigación y la adaptación

40. Exhorta a las Partes que son países desarrollados a proporcionar un mayor apoyo, inclusive mediante recursos financieros, transferencia de tecnología y creación de capacidad, para ayudar a las Partes que son países en desarrollo con respecto tanto a la mitigación como a la adaptación, como continuación de sus obligaciones actuales en virtud de la Convención y el Acuerdo de París, y alienta a otras Partes a proporcionar o seguir proporcionando dicho apoyo de forma voluntaria;

El financiamiento es el principal punto de fricción de los países en desarrollo en estas negociaciones, y aún esperan que se tomen más medidas al respecto.

Hay una pequeña pero significativa adición a este texto: la referencia a la necesidad de que los países desarrollados proporcionen apoyo a los países en desarrollo es habitual, aunque “otras partes proporcionen o continúen proporcionando dicho apoyo de forma voluntaria”.
Esto significa que se anima a las grandes economías que aún se clasifican como en desarrollo, como China, a proporcionar financiamiento para el clima junto con los países históricamente industrializados.

VI. Pérdidas y daños

61. Reconoce que el cambio climático ya ha causado y causará cada vez más pérdidas y daños y que, a medida que aumente la temperatura, los efectos de los fenómenos climáticos y meteorológicos extremos, así como los fenómenos de lenta manifestación, supondrán una amenaza social, económica y medioambiental cada vez mayor;

Las pérdidas y los daños se refieren a los estragos derivados de la alteración del clima que son tan graves que no es posible protegerse ni adaptarse a ellos; por ejemplo, la devastación causada por un huracán o un ciclón. Para los países pobres, se trata de una cuestión independiente de la necesidad de financiamiento para la adaptación. Pero hasta ahora, aunque en las conversaciones se ha reconocido que las pérdidas y los daños son un problema, apenas se destinaron fondos para ello.

La COP26 sigue dando pasos de bebé en esta cuestión clave para los países en desarrollo, y los países pobres querrán ver más detalles al respecto antes de que se produzca un texto que puedan apoyar plenamente.