El nuevo tratamiento inyectable para el VIH que se administra cada dos meses es un gran paso adelante
Alrededor de 100 mil personas tienen VIH en Gran Bretaña. Foto: Getty Images/iStockphoto

Miles de personas que viven con VIH en Gran Bretaña serán liberadas de la carga de tomar pastillas diarias, después de que los jefes de salud aprobaron un revolucionario tratamiento vía inyección cada dos meses.

El proyecto de guías del Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica (NICE) recomienda administrar los antirretrovirales cabotegravir y rilpivirina en Inglaterra y Gales, después de que los ensayos demostraron que son tan eficaces como las tabletas diarias.

El Consorcio Escocés de Medicamentos también aprobó las inyecciones para los adultos que viven con VIH en Escocia.

Aunque el VIH, que ataca al sistema inmunológico, sigue siendo incurable, los investigadores descubrieron que los pacientes que recibieron el nuevo tratamiento pudieron alcanzar un punto en el que las partículas del virus en su sangre (la carga viral) eran tan bajas que no se podían detectar ni transmitir entre personas.

“Todavía tenemos un largo camino que recorrer en cuanto a la educación sobre el VIH, sin embargo, el anuncio demuestra lo mucho que hemos avanzado desde la epidemia de los años 80”, dijo Garry Brough, de Positively UK.

“Es un gran avance. Para algunas personas, tener que tomar pastillas todos los días puede ser una carga física, emocional y social. Esta decisión refleja la legítima necesidad de que las personas que viven con VIH tengan la libertad de controlar su VIH de la forma que mejor les convenga, ayudándolas a vivir su vida con plenitud“.

Debbie Laycock, directora de política de Terrence Higgins Trust, describió el avance como una “noticia increíble”. El tratamiento es el primero inyectable de acción prolongada para adultos con VIH. También es la primera recomendación que realiza NICE sobre el uso de los tratamientos contra el VIH desde que entraron en su competencia hace dos años.

En la actualidad se recomienda cabotegravir con rilpivirina como opción para los adultos con VIH cuando los medicamentos antirretrovirales que ya están tomando han mantenido el virus en un nivel bajo, y cuando no hay indicios que permitan sospechar que existe una resistencia viral y no se han registrado fracasos previos con otros medicamentos contra el VIH.

Alrededor de 100 mil personas tienen VIH en Gran Bretaña. Se calcula que, inicialmente, al menos 13 mil personas podrán acceder a la nueva inyección solo en Inglaterra.

En la actualidad, el tratamiento del VIH consiste en terapias antirretrovirales de por vida en forma de tabletas diarias. Los resultados de los ensayos clínicos indican que cabotegravir con rilpivirina es tan eficaz como los medicamentos orales para mantener una carga viral baja. Los antirretrovirales se administran en dos inyecciones distintas cada dos meses.

Chloe Orkin, profesora de medicina para el VIH en la Universidad Queen Mary de Londres, dijo: “Se trata de un momento de cambio de paradigma en Reino Unido en el que, por primera vez, es posible liberar a las personas con VIH de la carga de la terapia oral diaria y ofrecerles en su lugar solo seis tratamientos al año”.

Deborah Gold, directora ejecutiva del National AIDS Trust, comentó: “Se ha demostrado que los inyectables de acción prolongada son un método seguro y eficaz para administrar el tratamiento del VIH, por lo que estamos encantados de que NICE haya aprobado el uso de cabotegravir con rilpivirina para los adultos que viven con VIH”.

“No será adecuado para todas las personas, pero en el caso de algunas, las inyecciones mensuales son más preferibles que las pastillas diarias. Las innovaciones que pueden facilitar que las personas cumplan sus esquemas de tratamiento mejoran el bienestar de las personas que viven con VIH y nos acercan al objetivo de erradicar su transmisión para el año 2030“.

Un tratamiento que solo es necesario seis veces al año permitirá que algunas personas tomen sus medicinas con más facilidad y será más discreto para quienes no se sientan capaces de hablar abiertamente de su condición de portadores de VIH. Los expertos señalan que eliminar la necesidad de tomar pastillas todos los días también puede reducir la carga emocional que supone vivir con el VIH, y mejorar el número de personas que cumplen su régimen de tratamiento.

Meindert Boysen, director general adjunto y director del Centro de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de NICE, comentó: “A pesar de los avances científicos, el VIH sigue siendo incurable, pero es posible controlar el virus con un tratamiento moderno. Sin embargo, para algunas personas, tener que tomar regímenes diarios de varias tabletas puede resultar difícil debido a los efectos secundarios relacionados con los medicamentos, la toxicidad y otras cuestiones psicosociales como el estigma o los cambios en el estilo de vida. El comité escuchó que el estigma sigue siendo un problema para las personas que viven con VIH y puede tener un impacto negativo en la salud y las relaciones de las personas”.

“Por lo tanto, nos complace poder recomendar cabotegravir con rilpivirina como una valiosa opción de tratamiento para las personas que ya presentan buenos niveles de adhesión a las tabletas diarias, pero que podrían preferir un régimen inyectable con una dosificación menos frecuente”.