Kazajistán: El bloque militar liderado por Rusia comenzará a retirar las tropas
Soldados de las fuerzas de mantenimiento de la paz de la OTSC protegiendo una central eléctrica en Kazajistán, país que se ha visto envuelto en disturbios. Foto: Ministerio de Defensa ruso/TASS

El presidente de Kazajistán, Kassym-Jomart Tokayev, informó que las tropas de un bloque militar liderado por Rusia comenzarán a retirarse del país en dos días.

Tokayev solicitó la semana pasada la ayuda de la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva (OTSC) para que le ayudara a recuperar el control, tras los disturbios que dejaron al menos 164 muertos.

El despliegue, rápidamente acordado por la alianza, suscitó especulaciones sobre la posibilidad de que fuera utilizado para crear un punto de apoyo ruso permanente en Kazajistán. Sin embargo, Tokayev insistió en que la retirada comenzaría esta semana y finalizaría en 10 días.

La misión principal de las fuerzas de mantenimiento de la paz de la OTSC ha concluido con éxito“, indicó, en un discurso pronunciado ante el Parlamento de Kazajistán.

Dmitry Peskov, vocero del presidente ruso, Vladimir Putin, señaló que las tropas se retirarán de acuerdo con el plazo solicitado. “Es una prerrogativa plena y absoluta del país que presentó esta solicitud a la OTSC… Es su propio análisis, y no tenemos derecho a intervenir en él”, dijo a los periodistas.

La semana pasada, Tokayev ordenó una represión implacable después de que las protestas por el aumento de los precios del combustible fueran dominadas por grupos violentos que atacaron edificios gubernamentales y tomaron por poco tiempo el aeropuerto de Almaty, la ciudad más grande de Kazajistán. El presidente calificó a los implicados como “terroristas” con sospechosos patrocinadores extranjeros.

El Ministerio del Interior informó el martes que 9 mil 900 personas fueron detenidas como consecuencia de la violencia.

Una vez que las autoridades recuperaron el control del país, Tokayev formuló una serie de anuncios en un discurso pronunciado el martes ante el Parlamento de Kazajistán, con el propósito de calmar el descontento de la población hacia las élites gobernantes.

Tokayev señaló que durante el reinado de su predecesor, Nursultan Nazarbayev, que gobernó el país de 1991 a 2019 y eligió a Tokayev como sucesor, apareció en Kazajistán “una capa de gente rica, incluso para los estándares internacionales“.

Nazarbayev, de 81 años, se ha mantenido ausente de la vista pública desde que comenzaron las protestas, y la semana pasada Tokayev lo destituyó de su cargo como jefe del consejo de seguridad nacional. La extrema riqueza acumulada por muchos de sus familiares y aliados ha contribuido al ánimo de protesta en el país.

Tokayev señaló que estas personas adineradas, así como las empresas lucrativas, tendrían que contribuir a un nuevo fondo nacional, denominado “Para el pueblo de Kazajistán“, que tenía previsto crear.

“Creo que ha llegado el momento de que entreguen lo que le corresponde al pueblo de Kazajistán y ayuden al pueblo de forma sistemática y regular”, dijo al Parlamento. Tokayev ordenó al gobierno que elaborara una lista de las empresas que tendrían que contribuir.

Asimismo, el martes, Tokayev nombró a Alikhan Smailov como primer ministro. Anteriormente, Smailov fue primer viceprimer ministro del gabinete, el cual destituyó Tokayev la semana pasada.

Además de los cambios de personal, la semana pasada las autoridades detuvieron al jefe de los servicios de seguridad, Karim Masimov, un antiguo infiltrado del régimen y exprimer ministro. Su detención, por sospecha de traición, aumentó las conjeturas de que las luchas internas del régimen fueron, al menos en parte, las responsables de la violencia desatada la semana pasada.