Ucrania es afectada por un ciberataque ‘masivo’ contra los sitios web del gobierno
Ucrania ha sido el objetivo de los ciberatacantes en repetidas ocasiones desde 2014. Foto: Screengrabs

Ucrania sufrió un ciberataque “masivo” que dejó fuera de servicio los sitios web de varios departamentos gubernamentales, como el Ministerio de Relaciones Exteriores y el de Educación.

Las autoridades indicaron que era demasiado pronto para sacar conclusiones, aunque señalaron un “largo historial” de ciberataques rusos contra Ucrania. El ataque ocurrió después de que las conversaciones sobre seguridad entre Moscú y Estados Unidos y sus aliados terminaran esta semana en un punto muerto.

Según la información, presuntos hackers rusos dejaron un mensaje en el sitio web del Ministerio de Relaciones Exteriores. El mensaje indicaba: “¡Ucranianos!… Toda la información sobre ustedes se hizo pública. Teman y esperen lo peor. Es su pasado, presente y futuro“.

El mensaje mostraba la bandera ucraniana y su territorio tachado. Asimismo, mencionó al ejército insurgente ucraniano, o UPA, el cual luchó contra la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial. También hizo referencia a la “tierra histórica”.

En un mensaje enviado a The Guardian, el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, Oleg Nikolenko, expresó: “Como consecuencia de un ciberataque masivo, el sitio web del Ministerio de Relaciones Exteriores y otras agencias gubernamentales se encuentran temporalmente fuera de servicio“.

Y añadió: “Nuestros especialistas ya comenzaron a restablecer el funcionamiento de los sistemas informáticos y la ciberpolicía inició una investigación“.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y Josep Borrell, principal diplomático de la Unión Europea (UE), condenaron los ataques. Borrell señaló que el Comité Político y de Seguridad y las unidades cibernéticas de la UE se reunirían para determinar cómo responder y apoyar a Kiev.

“Movilizaremos todos nuestros recursos para ayudar a Ucrania en su lucha contra esto. Lamentablemente, sabíamos que podía ocurrir”, dijo. Y añadió: “Es difícil decir (quién es el responsable). No puedo culpar a nadie ya que no tengo pruebas. Pero podemos suponerlo“.

Stoltenberg indicó que en los próximos días la OTAN y Ucrania firmarán un acuerdo de cooperación cibernética reforzada. Además, dijo que Kiev tendría acceso a la plataforma de intercambio de información especializada en malware de la OTAN.

La ministra de Relaciones Exteriores de Suecia, Ann Linde, comentó que Occidente debe hacer frente a cualquier agresión rusa. “Tenemos que ser muy firmes en nuestros mensajes para Rusia, que si se producen ataques contra Ucrania, seremos muy severos y muy fuertes y contundentes en nuestra respuesta”, dijo. “Suecia se solidariza con Kiev”.

El jueves, los enviados rusos emitieron una nota pesimista después de las conversaciones que se llevaron a cabo esta semana con la OSCE en Viena, así como con la OTAN y Estados Unidos. Sergei Ryabkov, quien dirigió la delegación rusa, señaló que las conversaciones se encontraban en un punto muerto.

El Kremlin exigió la garantía de que Ucrania y Georgia nunca se unirán a la OTAN. Asimismo, pide que la OTAN retire las tropas y el equipo de sus Estados miembros en Europa del Este y que restablezca el despliegue a los niveles de 1997, antes de que se expandiera la OTAN.

El viernes, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, señaló que Moscú no esperará indefinidamente una respuesta. “Se nos acabó la paciencia“, dijo en una conferencia de prensa. “Occidente se deja llevar por la arrogancia y agrava las tensiones violando sus obligaciones y el sentido común”.

Rusia movilizó 100 mil soldados en su frontera con Ucrania y envió equipo militar. Su Ministerio de Defensa anunció que enviarían más equipos desde el este del país como parte de lo que calificó como un “ejercicio”.

Por otra parte, Moscú informó que llevó a cabo una operación especial contra el grupo de ransomware REvil a petición de Estados Unidos. La agencia de espionaje FSB, que dirigió Vladimir Putin, señaló que había detenido y denunciado a los miembros del grupo.

La embajada de Estados Unidos en Moscú no realizó comentarios inmediatos. Sin embargo, la medida parece formar parte de una operación de recompensa y castigo tras el último ciberataque contra Ucrania, diseñada para confundir a los estadounidenses. Hasta ahora, el Kremlin no ha realizado grandes esfuerzos para frenar los hackeos contra objetivos occidentales por parte de ciberdelincuentes establecidos en Rusia.

Ucrania ha sido el objetivo de los ataques en repetidas ocasiones desde 2014, cuando Moscú anexó Crimea a su territorio e inició la guerra en la región oriental de Donbás. De acuerdo con las cifras oficiales, en los 10 primeros meses de 2021 se produjeron alrededor de 288 mil ciberataques, mientras que en 2020 fueron 397 mil.

También han dirigido los ataques a las infraestructuras más importantes. Durante el invierno de 2015, presuntos hackers rusos cortaron parte de la red eléctrica del país, lo que provocó que casi un cuarto de millón de ucranianos se quedara sin electricidad ni calefacción. En 2016 se repitió el ataque.

En 2017, presuntos hackers rusos desataron el virus NotPetya, generando el caos. Los objetivos del ataque fueron los bancos, los periódicos y las empresas más importantes.