China advierte sobre “graves consecuencias” a EU tras rastrear un buque de guerra en el Mar de China Meridional
El USS Benfold. La Armada de Estados Unidos señaló que su misión en el Mar de China Meridional estaba en consonancia con el derecho internacional. Foto: US Navy/Reuters

El ejército chino informó que rastreó un barco de guerra estadounidense que navegó por aguas en disputa en el Mar de China Meridional, acusándolo de “acciones provocativas” y advirtiendo sobre “graves consecuencias“.

La Armada de Estados Unidos indicó que su misión estaba en conformidad con el derecho internacional y en consonancia con su compromiso de defender “el derecho de toda nación a volar, navegar y operar dondequiera que el derecho internacional lo permita”.

En la tarde del jueves, un vocero del Comando del Teatro Sur del Ejército de Liberación Popular señaló que el USS Benfold, un destructor de misiles guiados, “entró ilegalmente a las aguas territoriales chinas de Xisha sin la autorización del gobierno chino“.

El vocero, el coronel Tian Junli, dijo que las fuerzas navales y aéreas de China se comprometieron a rastrear y vigilar el barco y a emitir una advertencia de “desalojo”.

“Exigimos solemnemente que la parte estadounidense ponga fin de forma inmediata a estas acciones provocadoras, de lo contrario, asumirá las graves consecuencias de los acontecimientos imprevistos”, señaló un comunicado procedente del mando del teatro de operaciones.

En un comunicado de respuesta, la Armada de Estados Unidos indicó que la declaración de China era “falsa“.

Las islas Xisha, también conocidas como Paracelso, son islas disputadas en el Mar de China Meridional. China, Vietnam y Taiwán reclaman su soberanía, sin embargo, China tiene el control práctico.

China creó una infraestructura militar en la cadena de islas, la cual “desempeña un papel clave en el objetivo de China de establecer una capacidad de vigilancia y proyección de poder en todo el Mar de China Meridional”, según la Iniciativa de Transparencia Marítima de Asia.

El Mar de China Meridional, por el que circulan rutas marítimas vitales y en el que también se encuentran yacimientos de gas y ricas zonas de pesca, constituye un importante punto de tensión entre China y sus vecinos regionales, así como con Estados Unidos.

Con frecuencia, Estados Unidos lleva a cabo lo que denomina misiones de “libertad de navegación” en el Mar de China Meridional para desafiar las reclamaciones territoriales chinas. El jueves, el USS Benfold hizo valer “los derechos y libertades de navegación en los alrededores de las islas Paracelso, en consonancia con el derecho internacional”.

“Al concluir la operación, el USS Benfold salió de la reclamación excesiva y continuó sus operaciones en el Mar de China Meridional”, dijo, en una aparente referencia a la reclamación china de la existencia de una frontera marítima directa alrededor de las islas, por lo que Estados Unidos acusó a China de declararla en un intento de reclamar más aguas y territorio de los que le corresponden según el derecho internacional.

“Estados Unidos defiende el derecho de toda nación a volar, navegar y operar donde el derecho internacional lo permita, como lo hizo el USS Benfold esta semana. Ninguna de las declaraciones de la RPC (República Popular China) contrarias nos va a disuadir“, indicó el comunicado.

“El comunicado del teatro del sur del PLA es la última de una larga serie de acciones de la RPC para tergiversar las operaciones marítimas legales de Estados Unidos y hacer valer sus excesivas e ilegítimas reclamaciones marítimas a expensas de sus vecinos del sudeste asiático en el Mar de China Meridional”.

Bill Hayton, autor de South China Sea: The Struggle for Power in Asia, señaló que la misión estadounidense formaba parte de un patrón de operaciones de libertad de navegación.

“Los estadounidenses no están haciendo nada que no hayan hecho antes, no obstante, por supuesto, China lo calificará como una provocación en vista de todo lo demás que ocurre en su relación”, dijo Hayton. “Irónicamente, cuanto más mantenga China estas ‘líneas divisorias’, más atraerá a los barcos de guerra estadounidenses e incluso británicos para que los desafíen”.