‘Los nurdles están en todas partes’: cómo los pellets de plástico asolan el paraíso de Sri Lanka
El hundimiento del buque de carga X-Press Pearl en la costa occidental de Sri Lanka el pasado mes de mayo provocó una ola tras otra de nurdles, los diminutos pellets que componen la materia prima de la industria del plástico, que llegaron a la costa. Foto: Xinhua/Rex/Shutterstock

Cuando Adnan Sheikh viajó con su familia a Sri Lanka el pasado mes de octubre, reservó una habitación de hotel para pasar dos semanas en la playa de Sarakkuwa, justo frente a la costa donde el buque de carga X-Press Pearl se incendió y hundió cinco meses antes.

Las fotos en internet de las playas de arena dorada cautivaron a Sheikh. Pero cuando llegó la familia, la situación era diferente.

“Mis hijos querían jugar en las playas y nadar, pero la playa estaba negra y parecía que ni siquiera era seguro caminar [por ella]”, cuenta Sheikh.

'Los nurdles están en todas partes': cómo los pellets de plástico asolan el paraíso de Sri Lanka - xpress
En mayo del año pasado, el X-Press Pearl se incendió y finalmente se hundió, derramando su carga -que incluía productos químicos y pellets de plástico- en el mar. Foto: Xinhua/Rex/Shutterstock

La gasolina carbonizada y los escombros quemados procedían de los restos del portacontenedores, y entre los restos se encontraba quizás el peor peligro de todos: unos diminutos pellets (bolitas) de plástico llamadas “nurdles”.

“A veces, nuestros pies quedaban enterrados en diminutos pellets. Los tocamos todos los días. Ahora forman parte de nuestra vida”. Veerapalli Shiva, pescador

A lo largo de cientos de kilómetros de la costa de la isla, desde Mannar, en el norte, hasta Kirinda, en el sur, han aparecido millones o incluso miles de millones de nurdles. Un informe de la ONU calificó el incidente de mayo de 2021 como el “vertido más grande de plástico” de la historia, con alrededor de mil 680 toneladas de nurdles liberados en el océano.

La mayoría de ellos estaban parcialmente quemados y contaminados con productos químicos y restos del vertido del barco, lo cual suponía una amenaza todavía mayor para la vida marina… y para la comunidad local.

La catástrofe generó un gran esfuerzo de limpieza. La Armada de Sri Lanka y la Autoridad de Protección del Medio Ambiente Marino (MEPA) organizaron a cerca de 50 mil personas de la localidad, principalmente mujeres, para que recolectaran los nurdles y otros desechos, hasta el momento se han recolectado 60 mil bolsas. Cada bolsa contiene 50 kg.

Las mujeres retiran los nurdles con máquinas tromel, unos coladores giratorios en forma de tambor que filtran los pellets de plástico de la arena. Asimismo, utilizan otros métodos como colarlos de forma manual o simplemente recogerlos. Solo en la playa de Sarakkuwa, los lugareños juntan un promedio diario de 80 a 100 kg de nurdles y desechos, que cambian por 3 mil rupias (11 libras) al día con el gobierno.

Aunque se han retirado los montones más grandes y visibles de nurdles, esto no es más que la punta del iceberg, comenta Hemantha Withanage, director y ecologista del Centro para la Justicia Ambiental de Sri Lanka.

“Concluyeron la limpieza superficial de los nurdles, pero ahora los nurdles se encuentran enterrados bajo la arena, a unos dos metros de profundidad en algunos lugares. La mayoría de los nurdles quemados son partículas diminutas que no podemos eliminar colándolos o con tromels”.

'Los nurdles están en todas partes': cómo los pellets de plástico asolan el paraíso de Sri Lanka - derrame
El vertido condujo a un gran esfuerzo de limpieza, pero no se extrajeron todos los nurdles, dicen los ecologistas. Foto: Xinhua/Rex

Una empresa de Sri Lanka desarrolló una nueva máquina que puede extraer los pellets más pequeños, sin embargo, MEPA la rechazó debido a su costo, dice Withanage, aunque sostiene que el gobierno de Sri Lanka podría intentar recuperar el gasto de la compañía naviera. Hasta el momento, Sri Lanka presentó dos reclamaciones intermedias.

En este caso, existe un amplio enojo por la percepción del papel que tuvo la empresa en el vertido de nurdles. “Los nurdles estaban almacenados en bolsas de polietileno en lugar de en contenedores duros, lo que facilitó el vertido”, señala Withanage.

Sin embargo, Shmuel Yoskovitz, director general de X -Press Feeders, sostiene que su empresa no es la culpable. “El transportista es el responsable de embalar el contenedor, y cada día se embalan miles de contenedores según las normas internacionales establecidas por la Organización Marítima Internacional (OMI), un organismo de las Naciones Unidas. Nuestra empresa transporta contenedores en nuestros buques; no somos un cargador y no operamos las cajas. Por lo tanto, no controlamos el embalaje de los contenedores. Por otra parte, confiamos en la precisión de las declaraciones de carga de los transportistas para conocer el contenido del contenedor. Todos los contenedores están sellados y, por ley, no los podemos abrir ni inspeccionar. Como empresa, apoyamos una normativa internacional más estricta sobre el transporte de nurdles de plástico”.

Hace unas semanas, un equipo de MEPA encontró un gran saco de polietileno lleno de nurdles enterrado un metro bajo la arena. Sri Lanka desea que los nurdles sean declarados como residuos tóxicos, y para ello presentó una propuesta para regular el transporte marítimo de pellets de plástico ante la OMI, que se debatirá este año.

'Los nurdles están en todas partes': cómo los pellets de plástico asolan el paraíso de Sri Lanka - cangrejo-1280x768
Los restos del barco siguen amenazando la vida marina. Foto: Eranga Jayawardena/AP

Pero dicha medida no mejorará la situación actual de Sri Lanka. En 2019, antes de que apareciera la pandemia, el turismo representaba el 12.6% del PIB de Sri Lanka, y representa aproximadamente la tercera fuente más grande de divisas.

Para Naleen Chathuranga, repostero del hotel de cinco estrellas Goldi Sands, que está ubicado a 16 kilómetros al norte de Sarakkuwa, en una inmensa playa de arena bordeada por cocoteros y con vistas al océano azulado, el daño es profundo.

'Los nurdles están en todas partes': cómo los pellets de plástico asolan el paraíso de Sri Lanka - niño-pescador
Veerapalli Shiva comenta que desde hace meses no ha tenido un “solo día lucrativo” de pesca. Foto: Neshan M/Zinara Rathnayake.

“Los nurdles ahora están por todas partes”, dice Chathuranga, hundiendo los dedos de sus pies en la arena húmeda para desenterrar docenas de diminutos pellets. Cerca de ahí, mientras nadan dos adolescentes, cada ola deja una franja de nurdles a lo largo de la orilla.

Pero el turismo se puede recuperar, comenta. “Los turistas saben más que nosotros sobre el desastre del barco, pero siguen viniendo aquí”. Los turistas regresan poco a poco gracias a que la zona se encuentra cerca del aeropuerto internacional del país; para muchos turistas, Negombo es una parada antes de volar. Los hoteles de lujo también invierten dinero en sus propios esfuerzos de limpieza para mantener limpias sus playas locales.

Sin embargo, la comunidad de pescadores teme que sus repercusiones perduren durante mucho tiempo. “En estos días, la pesca es muy mala”, dice Veerapalli Shiva, un pescador de 51 años originario de Kochchikade, en Colombo.

Todos los días, Shiva sale al mar junto con otras 17 personas que trabajan para el propietario de su barco. Hoy solo ganó 250 rupias, que es todo lo que tiene para mantener a su esposa y a sus tres hijos en edad escolar.

“Hemos estado pescando aquí desde noviembre, y ni un solo día ha sido lucrativo”, comenta. “Ahora solo encontramos pequeños peces. Los peces grandes, que tienen mejor precio en el mercado, están desaparecidos. Esto nunca había ocurrido”.

Withanage señala que la mayoría de los pescadores se quedaron sin trabajo durante varios meses después del vertido de nurdles, y que el gobierno prestó poca ayuda: Shiva solo recibió 15 mil rupias como indemnización; otros solo recibieron 5 mil.

“Las autoridades también olvidaron que estamos pescando en aguas contaminadas”, dice Withanage. “Se deberían añadir estos efectos nocivos a la reclamación de indemnización para que el gobierno pueda utilizar los fondos para ayudarlos”.

Mientras tanto, los nurdles siguen llegando, amontonándose en las cubiertas de los barcos de pesca.

“A veces nuestros pies quedaban enterrados en los diminutos pellets”, dice Shiva. “No tenemos elección. Los tocamos todos los días. Ahora forman parte de nuestra vida”.

'Los nurdles están en todas partes': cómo los pellets de plástico asolan el paraíso de Sri Lanka - pescadores-1280x853
Las personas que dependen de la pesca dicen que aún no se han recuperado del desastre. Foto: Zinara Rathnayake